Lunes, 22 Enero 2018 00:00

Buenos Aires, en construcción: las obras que transformarán la ciudad

Escrito por  Mauricio Giambartolomei
Valora este artículo
(4 votos)

Los proyectos más grandes

 

Villa olímpica

Se construyeron 1100 departamentos en 31 edificios que alojarán a 7000 personas en los JJ.OO. de la Juventud y luego se convertirán en viviendas. Tiene una superficie total de construcción de 125.000 metros cuadrados.


Urbanización de la villa 31

La mudanza de 118 familias a nuevas viviendas, construidas en el predio La Containera fue el hecho más relevante. Las mejoras de calles, tendido de servicios y la instalación de la sede del Ministerio de Educación forman parte del proyecto.


Paseo del Bajo

La traza conectará la autopista Buenos Aires-La Plata con la Illia. Tendrá carriles exclusivos para camiones y micros de larga distancia, con acceso directo al Puerto y la terminal de Retiro, con circulación en trinchera. La obra generará 60.000 m2 de espacio verde


Soterramiento del tren Sarmiento

Se trata de un túnel de 18 kilómetros de extensión entre las estaciones Castelar y Caballito por donde circulará el tren, que transporta 200.000 pasajeros por día. Se eliminarán 51 pasos a nivel y se construirán 15 cruces a distintos niveles y ocho estaciones subterráneas


Red de Expresos Regionales (RER)

Conectará las líneas ferroviarias Roca, Belgrano Sur, San Martín, Mitre, Belgrano Norte y Sarmiento a través de una red de túneles. En una estación central debajo del Obelisco se integrarán la red de subte (A, B, C, D), el metrobús, una terminal de combis y el sistema de Ecobici.


Autopista Illia

La obra comprende el traslado de la traza de la Illia, de 1,9 km, entre el peaje de Retiro y la 9 de Julio. En la estructura


vieja se instalará un parque verde en altura


Ampliación del Aeroparque Jorge Newbery

Se ganarán al Río de la Plata unas 19 hectáreas que se utilizarán para la renovada estación y para anexar espacio verde a la cuidad. El proyecto contempla hacer un relleno sobre el río, en la parte Norte de la estación, frente a la zona que hoy ocupa el servicio de cargas aéreas

Distrito joven

Será un corredor ribereño entre la reserva ecológica de Ciudad Universitaria hasta el complejo Costa Salguero donde se instalarán boliches y espacios recreativos en tierras ganadas al Río de la Plata. En la misma zona se produciría la ampliación del aeropuerto local

Subte F

El ramal F unirá Constitución con Palermo por las avenidas Garay, Entre Ríos-Callao y Las Heras. Tendrá una extensión de 8,6 km. Se espera que tenga una cantidad de pasajeros diarios de 500.000 y tendrá 11 estaciones


La ciudad está en plena etapa de transformación. Hay cientos de obras en las calles y megaproyectos sobre movilidad e inclusión que cambiarán la dinámica porteña. En una Buenos Aires que ya se expandió hasta los límites posibles, las generaciones del futuro vivirán en otra configuración urbana. Son procesos de cambio que se repitieron pocas veces en la historia. Al menos eso es lo que opinan arquitectos, urbanistas y especialistas en transporte en su diagnóstico sobre lo que están observando y lo que se verá en los próximos años: una ciudad con proyectos terminados que saldarán demandas históricas nunca resueltas, con menor cantidad de bienes del Estado y aún con deudas en transporte público.

Hay proyectos gigantes relacionados con la movilidad, como el Paseo del Bajo, una traza de siete kilómetros que unirá las autopistas Buenos Aires-La Plata con la Illia; la Red de Expresos Regionales (RER), que conectará todas las líneas ferroviarias mediante una red de túneles; o el soterramiento del tren Sarmiento, un conducto subterráneo de 18 kilómetros, entre Caballito y Castelar. También obras pensadas para reducir el déficit habitacional, que en la ciudad alcanza a 130.000 familias. Como la urbanización de las villas 31 y 20, por citar dos ejemplos, y la construcción de la Villa Olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que, luego de albergar a deportistas y entrenadores, se convertirá en módulos habitacionales con 1100 unidades destinadas a los vecinos del sur porteño.

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, el que mayor injerencia tiene en las obras, cuenta con 95 proyectos en ejecución y otros 74 terminados. Además hay otras áreas de gobierno involucradas en la transformación, como el Instituto de Vivienda o la Secretaría de Integración Social y Urbana, ligados a la urbanización de villas y construcción de viviendas. Al mismo tiempo que avanzan los proyectos surgen preguntas: ¿el diseño de la ciudad del futuro es el correcto? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de tener una urbe tan intervenida? ¿Es peligroso o no que el Estado se desprenda de los bienes públicos para generar recursos y volcarlos a las megaobras?

La posibilidad de empezar a saldar viejas demandas de una sociedad que se transformó en las últimas décadas es la principal coincidencia entre los especialistas consultados por LA NACION para realizar un diagnóstico de cuál será la ciudad que les quedará a las próximas generaciones. La deuda pendiente, según las mismas voces, es la ampliación del transporte público, principalmente de la red de subte.

"Se están poniendo en debate cuestiones de fondo, temas que no se discutieron durante 70 u 80 años. Todo lo que le pasó a Buenos Aires fue entre 1890 y 1940, cuando se reconfiguró la ciudad. Los cambios actuales no tendrán la magnitud de hace 100 años, pero impactarán dentro de nuestra forma de vida actual", opina el arquitecto y urbanista Emiliano Espasandin.

El crecimiento de la población y la expansión de toda el área metropolitana marcan una diferencia entre la Buenos Aires de esos tiempos y la actual. Cerca de tres millones de personas viven en la Capital y un número similar, o quizá mayor, ingresan todos los días desde el conurbano; lo hacen en 1.200.000 autos, trenes y colectivos. Se trata de una dinámica que plantea nuevos desafíos.

"Se ve una planificación, con un modelo de ciudad deseado, en las obras que intentan saldar viejas discusiones", plantea Guillermo Tella, del Consejo de Planeamiento Estratégico de la Ciudad. "En ese escenario, Buenos Aires está pensando cómo crecer, una meta atinada porque en cierta forma se está promoviendo un crecimiento orientado a las zonas con mayor densificación", agrega Tella, arquitecto y doctor en Urbanismo, profesor de las universidades de Buenos Aires y de General Sarmiento.

Equilibrio

Si se pretende que el crecimiento sea equilibrado y, sobre todo, ordenado, se necesita generar alternativas de movilidad para que el flujo de tránsito y peatones no colapse. El metrobús, en algún punto, generó un ordenamiento vehicular en las principales avenidas y ayudó a mejorar el tiempo de viaje de los usuarios de colectivos. Pero ¿es esa la solución de fondo?

El Paseo del Bajo y en mayor medida la RER, que incluye la elevación de parte de la traza ferroviaria de las líneas San Martín y Mitre, aparecen como las apuestas para generar una solución profunda. "Son proyectos que deberían funcionar de manera articulada. Existen estudios que ponen en debate la capacidad de las autopistas en el medio de la ciudad. Hay una mirada crítica sobre eso", dispara Andrés Borthagaray, director para América Latina del Instituto para la Ciudad en Movimiento. El experto considera que gran parte de la solución es expandir la red de subte. "Para entenderlo vale una comparación: en un carril pueden circular 1500 personas por hora en vehículos; en metrobús, 10.000, y en subte, 20.000. Construirlo es caro, pero aporta ventajas que se amortizan con el tiempo", agrega.

Las dudas en los proyectos ligados al transporte y movilidad se repiten. "¿Buenos Aires necesita una RER o debe repensar otra opción de transporte masivo?", se pregunta Inés Schmidt, investigadora del Instituto Superior de Urbanismo y del Centro de Estudios de Transporte Área Metropolitana. "Además el puerto debería encontrar otro rol en la región. El Paseo del Bajo resuelve la circulación de camiones en la zona de mayor concentración de la ciudad, pero no se ve el puerto como un nodo de integración metropolitano", opina.

Schmidt también plantea la importancia del subte. "Se debería avanzar en la ampliación de la red para que se integre al área metropolitana. Decir que es caro es una tontera porque se trata de un beneficio social absoluto", explica. Hoy, solo avanza el estudio de factibilidad de la línea F, que unirá Constitución con Palermo sin transbordos.

Entre los grandes desarrollos que cambiarán la configuración de la ciudad está la construcción de la Villa Olímpica. El proyecto se articula con la urbanización de la villa 20, en Villa Lugano, donde se construyen complejos habitacionales para relocalizar a los habitantes de la zona. La urbanización de las villas es un objetivo que, de concretarse, modificará la fisonomía porteña.

Entre tanta obra también aparecen preguntas sobre el uso de los inmuebles del Estado. En los últimos años se remataron bienes con el fin de generar ingresos. ¿Es esa una decisión peligrosa? "Los espacios públicos o verdes, vacíos de contenidos o dinámica social, no tienen mucho sentido", responde el arquitecto y urbanista Roberto Converti. "Si en algunos casos aparece un conflicto evidente que choca con el deseo de los vecinos, se debe tratar especialmente en audiencia pública", sostiene. Tella brinda su aporte sobre el tema: "Los constructores privados querrán poner torres en todos lados y los vecinos, planta baja y espacio verde. Hay que articular disensos, pero es un lindo desafío".

La ciudad del futuro tendrá, entonces, menor cantidad de bienes del Estado, pero mayor cantidad de obras al servicio de los ciudadanos. Al menos eso se deduce de la planificación. Habrá que esperar a que culminen los proyectos para hacer otro tipo de análisis.

Mauricio Giambartolomei

Visto 307 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…