Domingo, 26 Febrero 2017 09:17

Disparen sobre Trump*

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Es difícil de creer, pero los medios locales e internacionales, se ha puesto de acuerdo: hay que criticar a Trump. Y no es que Trump no sea pasible de muchas críticas. Insiste en tomar medidas chocantes, de esas que producen escándalos y temores de todo tipo.

 

 

Con Trump subsiste la duda, ¿podrá el sistema de los Estados Unidos meterlo en el brete de lo constitucionalmente correcto, o deberá recurrir al juicio político? ¿Será Trump un presidente “normal” o desencadenará una guerra generalizada? Nadie lo sabe.

 

Eso de que, por primera vez en los EEUU, en una reunión con el secretario de prensa, no se dejó entrar a los medios anti Trump y se le permitió la entrada sólo a los medios afines; no es digno de una administración norteamericana. No había sucedido nunca.

 

La relación directa de Trump con la gente, vía tuits, cuestión de eliminar al intermediario que es el rol de la prensa, sumado a la mayoría de las medidas que toma, despiertan el odio de gran parte de la prensa a la que él le responde con el mismo  odio. Ese odio es una avenida de doble mano.

 

Pero más allá de los cuestionamientos que despierta Trump en la gente  y en el periodismo en particular, pensemos en un hecho puntual: las medidas que ha tomado Trump con respecto a los ilegales indocumentados. Al César lo que es del César. ¿Qué país del mundo quiere recibir ilegales? Ninguno.

 

No estamos en tiempos decimonónicos en los que América necesitaba poblarse, ya lo está. Y en esas épocas los inmigrantes tenían cupos establecidos estrictos, eran recibidos por las autoridades y se los censaba antes de dejarlos entrar. Hoy pretende ser igual y eso está bien.

 

No me refiero a los que ya están establecidos en los EEUU desde hace años, aunque deberían haber tomado ellos mismos precauciones para ser regularizados. El tema no son los inmigrantes, son los medios.

 

Nadie abandona su país, su familia, sus amigos, su idioma, sus costumbres, su comida, si no es por una necesidad imperiosa. Irse a vivir a otro país es una decisión desesperada. Y lo hacen para ser perseguidos por ser ilegales,  trabajando por sueldos muy menores a los de sus pares legales.

 

¿Qué va a hacer California sin niñeras, jardineros, pileteros, cocineros que ganan menos de la mitad de lo que ganarían si tuvieran la famosa “green card”, o la soñada y esquiva ciudadanía? Son explotados y lo saben. Aun así  abandonan sus países, porque en ellos se vive mucho peor.

 

Sería fantástico que el 10% de las críticas que recibe Trump al respecto, se dirigieran hacia los países expulsores de esos miles de personas obligadas a emigrar. México reconoce que por su territorio pasan gentes de otros países hacia los EEUU. También pasan mexicanos corridos por la violencia de los cárteles de la droga, que su gobierno no consigue controlar.

 

A México hay que sumarle algunos países de América Central que no son ricos en recursos naturales y tienen malos gobiernos que echan a sus ciudadanos, ¿por qué ningún medio los cuestiona?

 

Finlandia es un país pobre en recursos naturales y tiene una población rica. Gobiernos con creatividad lo han conseguido a través de un teléfono, bosques y papeleras. Y una espectacular educación que llega a todos sus ciudadanos. Suiza vive de sus bancos y su eterna neutralidad. Israel era un desierto, hoy es un país deslumbrante y eso que vive en estado de guerra. Los buenos gobiernos son creativos para mejorar la vida de su gente.

 

Pero nadie se ocupa de estos malos gobiernos, de estos países expulsores de su propia gente, por la que no tienen ningún respeto. Pero de eso no se habla, la culpa es de Trump. Con la monserga de que son países pobres, nadie escribe o habla de que son países mal gobernados.

 

Sería maravilloso y refrescante que las culpas, cuando las hubiere, se pusieran donde debieren estar. Se sabe que no hay consecuencia sin causa previa. Entonces hablen, aunque sea un poquito, sobre las causas previas, antes de dogmatizar sobre las consecuencias.

 

*”Disparen sobre el pianista”, filme icónico de Francois Truffault, 1960.

 

Malú Kikuchi 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza de www.lacajadepandoraonline.com para 

Visto 316 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Marzo 2017 16:22

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…