Jueves, 29 Diciembre 2016 08:19

Culmina la primera cosecha, comienza la siembra

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Con toda la fuerza, esperanzas fallidas, errores políticamente evitables, excesos de tozudez, honestidad moral e intelectual, firmeza en el horizonte y fuertes convicciones, culmina el primer año de gobierno de Cambiemos presidido por Mauricio Macri.

 

 

Un año mucho más difícil del que todo el arco político imaginaba. Tanto el oficialismo como la oposición creían en un cambio de rumbo pero con un plan económico estratégico y conducente desde su inicio.

 

El acuerdo con los bonistas impagos por la asociación ilícita kirchnerista (término que utilizamos desde hace años cuando eran gobierno), la liberalización del mercado cambiario y el cumplimiento de pago del dólar futuro –que a nuestro criterio a pesar de lo dictaminado por el Juez Claudio Bonadío no configura delito- no ilusionó con una política económica plenamente abierta sin las trabas que constantemente planteaba el ex Ministro de Hacienda Alfonso de Prat Gay.

 

Su lucha con Federico Sturzenegger, Presidente del Banco Central fue desgastante. Mientras desde el B.C.R.A., a través de las LEBACS contenían el 7% de la inflación mensual de abril con tasas del 38% anual, desde Hacienda el grifo del gasto público no dejaba de abrirse superando los mejores momentos del kirchnerato.

 

A pesar de ese daño que el gobierno de Macri y todos los argentinos sufrimos en la caída de nuestro poder adquisitivo y en todos los niveles de actividad, diciembre culminará con un 1,2% de inflación que, ponderado anualmente no superará el 17% anual presupuestado.

 

De todas formas, nuestra economía requiere de una reforma monetaria “a la peruana”, que con una simple reforma de la Carta Orgánica del B.C.R.A. permita la libre circulación con poder cancelatorio del dólar al igual que el peso, que quien lo desee contrate préstamos en la moneda que lo desee, especialmente por el éxito del blanqueo de capitales que alcanza los U$S 90.000 millones y 220.000 aperturas de cuentas bancarias al efecto. Es decir que los bancos actualmente se encuentran abarrotados de dólares sin capacidad prestable por carecer de normativa que lo autorice.

 

Imaginar simplemente que esos dólares se incorporaran legalmente al circuito financiero para préstamos hipotecarios a tasas del 7% anual e inyectaran movimiento a la industria madre de todas las industrias abre el camino a un crecimiento natural de la economía–no inducido ni subsidiado- que produciría un shock de confianza similar al comienzo de la convertibilidad en 1991.

 

Quizás la materia pendiente que más nos duele a todos, comenzando por el propio Macri, es la inseguridad.

 

Al comienzo de su gobierno el Presidente nombró a Patricia Bullrich a cargo de la cartera en cuestión quien, con tal de tener poder- algo que nunca dejó desde sus albores menemistas- aceptaría cualquier ministerio, secretaría, senaduría, diputación, concejalía o hasta la dirección técnica de Boca Juniors para quedar bien con el Presidente, quien hasta ahora parece no haberse dado cuenta del rotundo fracaso de la multi-poli-funcionaria.

 

Mucho se ha hecho pero mucho más queda por corregir y realizar.

 

Macri tiene dos virtudes “in péctore” entre otras tantas ocultas: es un buen jugador de ajedrez –parece estar distraído pero en dos movidas da jaque mate- y es calabrés: junta calentura y cuando parece calmado se venga.

 

Tiene memoria: premia y castiga.

 

Humberto Bonanata

www.humbertobonanata.com.ar

www.sancernigimenez.com.ar

Twitter: @hbonanata 

Buenos Aires, Diciembre 29 de 2016

Visto 850 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Febrero 2017 21:34

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…