Miércoles, 20 Julio 2016 09:04

Disparos a mansalva

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Muchos observadores de la realidad nos preguntamos con verdadera preocupación si las medidas económicas necesarias para enderezar a una sociedad diezmada y acorralada como la nuestra, son hoy políticamente posibles.

 

 

Resulta difícil de responder, habida cuenta de la magnitud de los problemas que nos acosan en diversos frentes: una economía en terapia intensiva, una corrupción integral del Estado heredada del gobierno del FPV y la ausencia de liderazgos aceptados por todos sin cortapisas.

 

Si la manera de reconstruir el tejido social consistiese en “barajar y dar nuevamente” como sugieren algunos apresurados, sospechamos que no quedaría nada en pie y esto podría constituirse en la mayor debilidad del proceso de cambio que se inició el 10 de diciembre próximo pasado.

 

Hasta el Papa Francisco urge al gobierno para que tenga “misericordia con los que menos tienen” (sic), como si Cambiemos estuviera constituido por malabaristas.

 

Ya se sabe que no hay nada peor que aquellos que tienen compromisos abstractos con la realidad cuando la misma no depende de sus atribuciones específicas, lo que nos trae a la memoria una temible frase de La Rochefoucauld: “las promesas (de cambio) siempre se hicieron en la extensión en que los hombres esperaban y se mantuvieron en la extensión en que ellos temían”.

 

En este escenario, los empresarios, que podrían comprometerse con más firmeza con el nuevo “despegue” de la economía, están demostrando una vez más que piensan con el bolsillo y se muestran reticentes a invertir.

 

Por otro lado, se ha probado históricamente que las gestiones de mayorías parlamentarias apoyadas en consensos transitorios como los actuales, deben apostar al éxito a muy corto plazo por estar normalmente prendidas con alfileres, por lo que vemos con preocupación el peligro que encierra un fuego cruzado de demandas y acusaciones que podrían sumergir a la sociedad en un escenario de severa intolerancia antidemocrática.

 

Resulta claro que si no contribuimos entre todos a apuntalar la gobernabilidad en el “mientras tanto”, se paralizaría cualquier plan correctivo de largo alcance (ya ha ocurrido con el tema del gas y la electricidad, en donde los aumentos rechazados no cubren ni 2/3 del costo del combustible), y terminaríamos sumergidos en la judicialización permanente de las medidas tomadas por el gobierno en ejercicio de sus legítimas atribuciones.

 

Y ya sabemos de sobra cuáles son los tiempos de la justicia, que continúa en manos de quienes hicieron “la vista gorda” durante doce años mirando para otro lado mientras se consumaban las tropelías que salieron finalmente a la luz.

 

Mientras tanto, nos desayunamos casi todos los días con denuncias que amplían las ya existentes y exponen ante la vista una podredumbre heredada de magnitud difícil de digerir, como el hecho de que una adolescente sin antecedentes laborales como Florencia Kirchner mantenga 4 millones y medio de dólares en efectivo no declarados en una caja de seguridad.

 

El FPV, que sigue resistiendo torpemente las evidencias de una realidad que lo ha puesto contra la pared, intenta agregar al mismo tiempo una cuota de suspenso extra y mantiene conciliábulos en las sombras para explorar la reunificación del peronismo con el fin de organizar una eventual “resistencia”,  mientras Cristina Fernández hace oír su lenguaje vulgar contra quienes la denuncian, afirmando cínicamente que se considera una “perseguida”.

 

Es necesario tener presente que el ingeniero Macri fue elegido para gobernar hasta 2019, por lo que quienes lo acosan desde la oposición como si hubieran vivido estos años en la isla de Pascua tomando sol, deberían ofrecer soluciones alternativas viables -si es que las tienen-, en vez de quejarse por disposiciones tomadas que resultan inevitables frente a la magnitud de la crisis heredada.

 

El actor estadounidense John Barrymore solía decir humorísticamente: ¿por qué será que sentimos que falta tanto para llegar a fin de mes cuando nos queda poco dinero en el bolsillo?”

 

La reflexión vale para todos: gobierno, oposición y ciudadanía.

 

Carlos Berro Madero

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para 

Visto 335 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:13

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…