Miércoles, 31 Agosto 2016 09:15

Un exceso de información tóxica

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

No existe valor más preciado en esta época que la capacidad de las personas para evaluar correctamente la abrumadora información incierta y contradictoria, debida al progreso de penetración ideológica en los medios de comunicación.

 

 

Todo parece estar a mano y ser manipulable para imponer falsedades que la sociedad suele consumir con mayor avidez según sea la truculencia de las mismas, lo que contribuye a una gran perplejidad social, por los mecanismos de “exposición psicológica” de millones de personas que tienen severas  dificultades para rastrear su verosimilitud.

 

En nuestro país, la disposición pasiva con que solemos reaccionar frente a la manipulación de la verdad, nos ha sumergido finalmente en un bosque de contradicciones, contribuyendo a extender una creciente anomia cultural.

 

Puede observarse así que muchas “novedades”, embadurnadas de oscuridad, enigma y misterio, suelen gozar de ciertas preferencias como parte de un mecanismo del comportamiento psicológico de los seres humanos, que luchamos siempre por descubrir a quienes son, supuestamente, peores que nosotros.

 

Se ha hecho visible pues un aumento tóxico de transgresiones informativas, defendidas por quienes practican el arte del embuste y ante cualquier requerimiento de veracidad sobre sus dichos, sacuden con cinismo la archiconocida frase: “vaya Ud. a la justicia y pruebe que no es verdad lo que digo”.

 

Algo fatal para nuestro país, donde los movimientos de dicha justicia tienen una lentitud paquidérmica que permite convertir sus fallos en algo que carece de repercusión pública por el tiempo transcurrido, ya que es sabido lo difícil que resulta habitualmente retener en la memoria un pasado remoto.

 

Por otro lado, hemos probado ser incapaces de vivir sin el deseo subyacente de experimentar una porción de fantasía que nos permita “hallarnos” a nosotros mismos en un mundo que se presenta cada día más complejo y contribuye al crecimiento de innumerables abstracciones conceptuales falsas.

 

La información cumple así la función de “envolver” nuestras interpretaciones personales contribuyendo a propiciar una confusión cuyo punto de partida está basada en datos de una realidad que no existe y que solo logra ser aceptada temporalmente por la presión asfixiante de la moderna tecnología mediática.

 

LA NECESIDAD DE CREER Q UE TODOS EXPERIMENTAMOS ES MÁS FUERTE ENTONCES QUE EL DESEO DE SABER, y la mala fe con la que muchos “informadores” toman la decisión de disimular -o simplemente ocultar-, la verdad, es para estar más seguros de manifestar firmeza al ser interpelados cuando sus mentiras queden al descubierto.

 

Vemos de tal manera a sociólogos que “arreglan” los resultados de ciertas encuestas de opinión pública con el objeto de demostrar con cifras falsas lo que conviene a los intereses de sus “padrinos”, tratando de acreditar ante la conciencia popular un escenario inexistente al usar datos favorables a los intereses que los guían. Saben muy bien que si se puede controlar la información a través de estas falsedades, se logra “dirigir” el comportamiento social de mucha gente.

 

Dicho escenario ha sido el eje fundamental del discurso político del kirchnerismo, y corresponde a la gran mentira organizada por un gobierno a cargo del Estado, que trató de evitar con verdadero cinismo que una información variada y relativamente exacta llegara a todos como un hecho natural.

 

Sin embargo, existen evidencias que cuando dicha información satura la atmósfera por su persistencia, termina hartando, al morir la ilusión de una realidad que con el transcurso del tiempo se percibe que no existe y contraría la evidencia de la naturaleza de las cosas, como ya hemos señalado en alguna otra oportunidad.

 

En el caso del kirchnerismo, sus funcionarios pretendieron disimular con este método su evidente incapacidad para gobernar la sociedad y la información falsa fue parte de una lucha sistémica que les permitiese afirmar todo lo contrario de lo que la gente podía percibir por sí misma.

 

Esto terminó contribuyendo a su derrota, porque cuando el desvío entre ficción y realidad comienza a tener la magnitud que llegamos a vivir durante los últimos doce años, el “sistema” se descompone y un gobierno mentiroso queda sin herramientas útiles para sostener sus chapucerías, comprobándose así que todo exceso termina intoxicando a la opinión pública y produciendo finalmente un efecto contrario al deseado.

 

La “resistencia” que hoy propone el kirchnerismo residual, utilizando las caras más desagradables de su historia política, tiene como estrategia central el uso de las mismas herramientas falsas que los encumbraron, sin darse cuenta que en el camino que medió entre la caída de su gobierno y las dificultades de Cambiemos para desarmar la trampa que recibieron, la gente ha podido confirmar instintivamente que “algo huele a podrido en Dinamarca”.

 

Quizá el mayor acierto del actual gobierno, consista en su lucha denodada por la transparencia (que algunos denominan injustamente como “ingenuidad”). Ello ha permitido que la Justicia haya recobrado sus funciones profesionales para juzgar los actos ilícitos cometidos, recreando así el valor de las instituciones de la república para que la gente perciba finalmente, en su gran mayoría, que las dificultades que se viven hoy son en realidad el fruto de la gran mentira informativa K.

 

Al respecto de esta actitud, nunca como hoy adquieren mayor relevancia los elocuentes dichos de Platón: “siempre hay que tener el valor de decir la verdad, SOBRE TODO CUANDO SE HABLA DE LA VERDAD”.

 

Quizá gracias a este rasgo distintivo de Cambiemos pueda consolidarse con el tiempo su fortaleza política, teniendo en cuenta que verdad y libertad constituyen las bases esenciales de una auténtica democracia.

 

Carlos Berro Madero

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para 

Visto 1236 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 23:38

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…