Martes, 10 Mayo 2016 10:00

Insertarnos en el mundo, crear tecnología, exportar inteligencia

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Las giras del Ministro de Ciencia y Tecnología a Estados Unidos y a Italia conforman pasos concretos de una marcha que, a pesar de no ocupar el escenario comunicacional atrapado por el chisporroteo “de entrecasa” que no logra levantar vuelo hacia temas decisivos, se va imponiendo como una característica genética de la gestión de Cambiemos.

Hace algunas semanas llegó hasta Silicon Valley, en la costa Oeste de Estados Unidos, acompañado de emprendedores argentinos del sector tecnológico, buscando fortalecer los vínculos personales que algunos tecnólogos que han desafiado el aislamiento a que había condenado el kirchnerismo al país durante el período anterior lograron gestar con importantes entidades y personalidades del dinámico sector tecnológico norteamericano.


Ahora nos informa La Nación que ha logrado la firma de un Memorando de Entendimiento con Confindustria, en Italia, para constituir un Fideicomiso de Cien millones de Euros destinado al desarrollo de la agroindustria argentina.


Una y otra gestión han cabalgado sobre dos soportes: la continuidad del esfuerzo en el desarrollo científico y tecnológico del país –fue el único Ministro de la anterior gestión que continúa a cargo de su área- y el cambio copernicano en la lógica de relación con el mundo, especialmente en las áreas económica, tecnológica y financiera.


Formar parte de los encadenamientos productivos globales requiere, en efecto, la integración tecnológica, la apertura económica inteligente y la relación pacífica y ordenada con el sector financiero internacional. Las tres áreas forman parte del núcleo propositivo de la nueva administración.


Decíamos hace algunos meses, cuando el cambio aún parecía una utopía, que todo esfuerzo científico técnico que no fuera acompañado de una nueva mirada sobre el relacionamiento del país con el mundo corría el riesgo de convertirse en un mero gasto desperdiciado, algo así como subsidiar al mundo formando científicos que no encontrarían lugar en el país y deberían emigrar.


Hoy, debemos ratificar aquella convicción. Existe aún un hiato que cubrir: que los empresarios argentinos asuman la nueva realidad apostando a inversiones que modernicen procesos y productos, se lancen a la maravillosa aventura de integrarse en el sistema económico encadenado globalmente y abandonen de una vez y para siempre la mentalidad rentística que privilegiaba –porque a eso eran obligados por el populismo clientelar vigente hasta hace poco tiempo- a preservar los cotos de caza exclusivamente “mercadointernistas” cuya variable de ajuste era el alto costo y la baja calidad de los productos a que los argentinos estaban obligados a consumir.


En esta tarea, la articulación virtuosa con la ciencia y la tecnología es central. Lo reconocía el propio Ministro Barañao en su nota en La Nación: “Su misión hubiera sido imposible si no se hubiera superado antes el problema con los holdouts, que le permitió a la Argentina reinsertarse en los mercados internacionales”. Agregamos nosotros: no sólo el problema con los holdouts, sino la libre circulación de divisas, la desarticulación del “cepo”, el castigo a los exportadores por los diabólicos mecanismos de las retenciones y las coimas institucionalizadas y el desinterés por la marcha racional de una economía equilibrada.


Todo que ver con todo. Afortunadamente el apotegma es válido para la ciencia y la tecnología, que –justo a tiempo- podrá contar con una economía que rompe el corralito nacional para atreverse a lanzarse al mundo, buscando crecer aprovechando el mercado global y vendiendo sus conocimientos incorporados a las etapas productivas efectuadas en el país.


Ricardo Lafferriere 
ricardo-lafferriere.blogspot.com.ar 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para 

Visto 406 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:31

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…