Martes, 14 Marzo 2017 00:00

Y un día, volvieron - Por Fernando Iglesias

Escrito por 
Valora este artículo
(10 votos)

La repetida frase “¡Oh! Vamos a volver” es prueba contundente de que el único objetivo de la unidad de menemistas, duhaldistas, kirchneristas y recicladores fue, es y será la conquista del poder.

 

“¡Oh! Vamos a volver”, corearon los muchachos por más de un año, en medio de una crisis de abstinencia por el poder y sus beneficios que reíte de un borracho en una fábrica de agua mineral. “¡Oh! Vamos a volver”, repitieron con esa fe en la voluntad política movedora de montañas que suele causar, más bien, terremotos. “¡Oh! Vamos a volver”, atronaron la paciencia de quienes creemos que más que volver deberían devolver, la que se llevaron. “¡Oh! Vamos a volver”, insistieron, sin sospechar que denotaban así el único objetivo que siempre mantuvo juntos a menemistas, duhaldistas, kirchneristas y recicladores: la conquista del poder. Y un día, volvieron.

Volvieron los paros docentes, primero. Veintidós de veinticuatro provincias con escuelas públicas paralizadas. Casi todos los argentinitos con padres que pueden pagar la cuota tuvieron clases. Casi todos los argentinitos con padres que no pueden pagar la cuota, no. Hablame de la grieta ahora. Y todo en nombre de la defensa de la educación pública y la inclusión. Nadie discute que los maestros ganan poco, que hay que mejorarles el sueldo y las condiciones de trabajo.

Lo que se discute es cómo. Con el método aplicado durante doce años de populismo económico, huelgas docentes y ausencia total de evaluaciones para alumnos y maestros, no funcionó. ¿Tiene derecho un gobierno democráticamente elegido bajo la sigla de “Cambiemos” a intentar otro camino; el de levantar el cepo, salir del default, bajar la inflación y evaluar a todos los componentes del sistema educativo, o no lo tiene? Esa es la cuestión.

Baradel dice que no. Baradel dice que hay que seguir con el modelo escuela-aguantadero de la crisis, que todos deben seguir pasando de grado, que no hay que evaluar a los docentes y que tienen derecho a recuperar los diez puntos de inflación que perdieron el año pasado. Y que el paro no es partidario... Diecisiete días de clase perdidos por los chicos bonaerenses en 2012. Diecinueve, en 2013. Veinte, en 2014. Ni uno solo, en el año electoral del Señor de 2015. No hay nada que agregar. En cuanto a los “diez puntos perdidos”, los muchachos andan tan flojos de números como siempre.

Hablan de una inflación de 40% contra una paritaria de 30%. Pero las paritarias del año pasado fueron del 30% al 40%. Treinta fue el piso no el techo. El gremio de Baradel cerró en 34.6% (en Mendoza, 32%). Además, la inflación fue del 40% de enero a enero, pero la paritaria docente es de marzo a marzo.

Si se toma marzo 2016 como inicio de las responsabilidades de Cambiemos, hay que sacar de la cuenta a enero y febrero de 2016, determinados por la emisión K de 2015, que midieron más del 10% de inflación, e incluir enero y febrero de 2017, que gracias a la política antiinflacionaria de Cambiemos miden alrededor de 3,5%. Computando los datos del Indec existentes (mayo-enero) más los del IPH de la CABA, tradicionalmente más altos, para los tres meses en que no los hubo, la cuenta da 33,3% de inflación marzo2016-marzo 2017. Y adiós los diez puntos de Baradel.

¿A nadie le llama la atención, tampoco, que los gremialistas docentes insistan tanto en discutir sus salarios con el gobierno nacional neoliberal en vez de hacerlo con sus solidarios compañeros peronistas gobernadores de las provincias? ¿No querrán repetir el truquito del año pasado, cuando el gobierno comechicos de Cambiemos tuvo que fijar un valor mínimo de actualización y correr a socorrer a los generosos gobiernos provinciales peronistas que -luego de haberla repartido entre los muchachos- no tenían forma de pagar?

Es cierto, la movilización docente fue grande, y están en todo su derecho. Mientras la miraba, pensaba que detrás de cada docente en marcha había al menos veinte pibes que se habían perdido el primer día de clases; pibes cuyos padres eran más pobres que los pobres docentes que nos dejaron doce años de populismo K.

Y al otro día, volvió la CGT. Que es la CGT de todos los trabajadores, ya se sabe, pero sigue entonando en sus actos la Marcha Peronista y no el Himno Nacional. Volvió la CGT porque el neoliberalismo volvió al poder y está en marcha una campaña para destruir el trabajo argentino y la industria nacional. Una avalancha de importaciones se abate sobre ellos y miles de obreros son arrojados a la calle cada día. No hay militante de La Cámpora, por ejemplo, que no tenga un primo que votó a Macri y se arrepintió.

Ahora, los datos: durante los doce años de gobierno de los que no querían importar ni un clavo las exportaciones se duplicaron (de u$s 25.649 a 56.788 millones) mientras que las importaciones se sextuplicaron (de u$s 8.988 a 59.756 millones), con lo que el saldo de la balanza comercial pasó de un superávit de u$s 16.661 millones en 2002 a un déficit de u$s 2.968 en 2015. En el terrible 2016 agroimportador y proimperialista de Cambiemos volvimos a tener superávit (u$s 2.128 millones) debido, principalmente, a una reducción de las importaciones: de los u$s 59.756 millones de 2015 a los u$s 55.610 millones de 2016. Una disminución más de u$s 4.000 millones y no un aumento, como clama el populismo que destruyó todo lo que tocó, incluyendo la industria nacional.

¿Y el empleo? Copio del último informe del Ministerio de Trabajo: “En diciembre de 2016 se contabilizaron 12,1 millones de trabajadores registrados en el total país. Este número implica un crecimiento de 0,7% con respecto a la cantidad de ocupados formales que había en diciembre de 2015 (alrededor de 81.000 trabajadores más)...

Luego de la contracción verificada en los meses de noviembre de 2015 y enero de 2016 (63.000 trabajadores menos), el trabajo registrado muestra un comportamiento entre estable y levemente expansivo. Entre febrero y diciembre de 2016, 107.000 trabajadores se incorporaron a la economía formal (un crecimiento acumulado del 0,9%)”. Resumo: a pesar del costo de salir de un default de 15 años y del cepo cambiario, con su inevitable impacto negativo en el consumo, los datos muestran que durante 2016 hubo un aumento de los puestos de trabajo formales. Pequeña, pero real.

Nada importa. Basta poner la cámara a un despedido, que siempre los hubo y siempre los habrá, o el cierre de una fábrica o un negocito, que siempre los hubo y siempre los habrá, y ya está. La parte sacada del contexto y usada como demostración del todo. A cantarle a Gardel. ¿Insensibilidad? Insensibilidad es la del kirchnerismo, que después de doce años de huracán de cola y precios de las exportaciones triplicados dejó en diciembre de 2015 a diez millones de argentinos en edad laboral sin trabajo (43 millones de habitantes / dos tercios -28 millones- en edad laboral / 18 millones de puestos de trabajo formales e informales, datos IndeK).

Insensibilidad es la del peronismo, que registra las tres peores performances en términos de pérdida de puestos de trabajo de la Historia: 413.057 puestos perdidos en 1995; 274.763, en 2002, y 259.166, en 2014. Insisto: Menem, Duhalde y Cristina destruyeron en un solo año más empleos cada uno que el horrendo 2001 de la Alianza.

Del peronismo es también el récord histórico de desocupación (21,5%), de mayo de 2002 y el segundo récord histórico: 18,4% en mayo de 1995. Además, en plena hiperinflación alfonsinista la desocupación nunca llegó a los dos dígitos. Después gobernó, durante 24 sobre 26 años, el Partido del Primer Trabajador, cuya CGT hace marchas y amenaza paros hoy... Pero Menem, Duhalde y los Kirchner, ya se sabe, no eran peronistas. Peronista era Cassius Clay.

Después nos asombramos. El periodista, el intelectual, el progre argento se asombra de que una movilización pacífica de los trabajadores peronistas termine en violencia. Debe ser porque nunca sucedió. “Nos coparon el acto unos energúmenos”, “Fueron los infiltrados”, claman los muchachos de la cúpula CGT, tradicionalista y recicladora. Faltaba sólo el General en el balcón, diciéndole “imberbes” a los kirchneristas y echándolos de la Plaza para completar el cuadro de lo que siempre pasa y sigue pasando porque no queremos recordar que pasó.

A nadie se le ocurre que el copamiento de un palco no es un elemento ajeno a la lógica del acto sino parte de esa misma lógica, por la cual el peronismo sigue apostando a dirimir el poder en la calle y no en las urnas. Populismo de manual.

Si empezás por la idea de que el pueblo en las calles es la verdadera fuente de poder (transfiriendo al lenguaje populista la estrategia del Partido Militar del control de la calle como determinante de la gobernabilidad democrática); si volteás dos gobiernos aplicando el Manual de Saqueos y Desestabilización Peronista denunciado en diciembre de 2012 por una presidente peronista; si desde que recuperamos la democracia le hacés un promedio de medio paro nacional anual a los gobiernos peronistas y casi tres por año  a los que no lo son; si tardaste nueve meses en pararle a Alfonsín, dos meses a De la Rúa, cuarenta meses a Menem y cinco años a Cristina, no te podés quejar después de que unos energúmenos te copen el palco porque esos energúmenos fueron tus socios demasiado tiempo y son demasiado parecidos a vos.

Mientras la economía comienza a reactivarse (+80% de compras inmobiliarias en enero, +60% en la venta de autos y motos, cosecha récord, recuperación del empleo, etc) porque pagamos el precio para sentar las bases de un crecimiento a largo plazo, el peronismo se juega la última oportunidad de volver rápidamente al poder. Pero sus acciones de erosión pueden ser las cadenas nacionales de Cristina en 2015; la foto que revela lo que no pueden ocultar.

Y un día, volvieron. No sé ustedes; yo les daría otros siete años para que recapaciten, mejoren sus ideas, cambien sus dirigentes y comprendan que en un país que quiere salir al siglo XXI la estrategia populista no va más. 

Fernando Iglesias

Visto 2942 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…