Domingo, 26 Marzo 2017 00:00

¡Ay mamá Hebe!

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde que se hizo una mujer pública al aparecer desaparecidos sus dos hijos varones,  Jorge Omar Bonafini el 8/2/77 y Raúl Alfredo el 6/12/77, Hebe Pastor pasó a simbolizar la defensa de los Derechos Humanos en Argentina. Eran los tiempos del Proceso y ellos formaban parte de “los maravillosos muchachos idealistas”, que luchaban con armas, contra un gobierno electo, legal y legítimo.

 

Con el correr de los años esa interpretación de liderazgo de los DDHH se hizo casi universal. Fue un personaje conocido, encumbrado en la desgracia (¿real?), en su  “permanente lucha”, su decir grosero y su lengua mordaz opinando sobre cuanto personaje famoso existía y no le gustaba.

Mamá Hebe se convirtió ella misma en un personaje, temido por muchos y adorado por otros muchos. En 1986 consiguió separar al grupo de Madres, ella se quedó con la parte mayoritaria y el nombre de Madres de Plaza de Mayo; el resto pasó a llamarse: Madres de Plaza de Mayo, línea Fundadora.

Apoyó cuanta dictadura de izquierda apareció en el mundo, defendió todos los movimientos terroristas, insultó presidentes democráticos, elegidos por sus pueblos, al Papa, hoy San Juan Pablo II, y reconoció como hijo a  Sergio Shocklender. Ahora lo desconoce.

Nació en Ensenada el 4/12/1928, se casó con Humberto Bonafini, y además de los hijos “desaparecidos”, tiene una hija, María Alejandra, quien a su vez tiene un hijo con Sergio Shocklender, condenado con su hermano Pablo por parricidio.  “Una familia ideal”. Mamá Hebe cumplirá en diciembre 89 años.

El 23/3/2017, “la nona” Estela de Carlotto, se reunió con la gobernadora Vidal, para firmar algo que le asegurara dinero para seguir con la búsqueda de posibles bisnietos de desaparecidos, algo problemático después de tantos años. Pero el dinero siempre viene bien.

Mamá Hebe la calificó de traidora a “la nona” por acercarse a Vidal, a la que adjetivó de “asesina” por hambrear a los jóvenes, dar de comer productos podridos a los niños y algunos disparates más. Y, en plan de confesiones, aclaró que su organización no lo es más de DDHH, sino que son un partido político que adhiere al Kirchnerismo. ¡Bingo!

Se sabía, pero que lo blanqueara pone las cosas en su lugar. Siempre hizo política, militante y activa a favor del terrorismo local e internacional. No bastaba con saberlo, era necesario que lo dijera. Puede que así, aunque sea algunos de sus admiradores, vean la luz. Cristina le dio a Mamá Hebe $1295 millones del pueblo argentino, para sus locos “sueños compartidos”.

Es decir pesadillas, estafas, que Mamá Hebe le achaca a Shocklender y este le achaca a ella. La realidad es que las construcciones en su mayoría no se hicieron y la plata desapareció. En medio de sospechas serias, es bueno que Mamá Hebe, se reconozca K, gente que se robó un país rico y lo dejó pobre.

Es racional: sin pobres no hay necesidad de redentores que militen, maten, torturen y pongan bombas en nombre de erradicar esa pobreza. Mientras, lo que hacen es aumentarla. Un gran negocio de la izquierda en todo el mundo. Mamá Hebe lo ha reconocido, abandona los DDHH por el partido K.

En 1948, tratando de dejar atrás el horror de la 2° guerra mundial, el holocausto y todas las tragedias vividos, la Asamblea General de las Naciones Unidas, estableció la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Son los derechos que nos involucran a todos los seres,  por el simple hecho de existir.

“Todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad. Nadie será sometido a la esclavitud ni a servidumbre. Nadie será sometido a penas, torturas ni tratos crueles o inhumanos.” Le siguen 30 artículos que describen esos derechos. Finalmente, Mamá Hebe se saca la careta, abandona la supuesta lucha por los DDHH a los que ha bastardeado, para asumir abiertamente su condición de política militante, y como era lógico, de militante K.

¡Ay Mamá Hebe, por qué tardaste tanto! Demasiados jóvenes te creyeron y compraron tu violencia verbal (y de la otra, la que se ejerce a escondidas), demasiadas buenas personas creyeron tus mentiras. Ojalá no sea demasiado tarde y estemos a tiempo para que algunos vean la verdad.

Mamá Hebe en el acto de ayer dijo: “basta de ser democráticos para ser buenitos, yo no soy buena”. A confesión de partes, relevo de pruebas. De todos modos, gracias por decirlo, hay personas que todavía no lo saben. 

Malú Kikuchi 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza de www.lacajadepandoraonline.com para 

Visto 1627 veces Modificado por última vez en Domingo, 26 Marzo 2017 12:29

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…