Domingo, 16 Abril 2017 00:00

Agitadores suman más votos a Cambiemos - Por Pablo Sirvén

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

No son trolls o ilustres desconocidos que con tal de sumar seguidores escriben provocaciones de manera compulsiva. Los casos a los que aludirá esta columna son bastante más que eso y no las rubrican NN o adolescentes ofuscados sino adultos con trayectoria y libros publicados que, incluso, han desempeñado cargos públicos.

 

Con pocos días de diferencia, en sus respectivas redes sociales, la ex legisladora Gabriela Cerruti y el periodista Hernán Brienza hicieron flamear la bandera del "enfrentamiento civil", una forma apenas un milímetro más cauta que hablar directamente de "guerra civil", tal vez para cubrirse de que algún fiscal pudiese llamarlos a declarar por si lo que dicen no fuese sólo una irresponsable bravata disparada porque no se bancan que gobierne una fuerza distinta de la suya, sino por si contaran con elementos concretos que, en tal caso, convendría investigar con urgencia para neutralizarlos en defensa de la democracia.

Como comunicadores, tanto Brienza como Cerruti saben que hablar de "enfrentamiento civil" induce, en su rebote más amplio en medios de comunicación de mayor llegada, a la idea mucho más grave de la "guerra civil".

Tarea cumplida: lo lograron y sumaron un nuevo peldaño -sin duda, el más peligroso- como contribución a los intentos de desestabilización institucional, ya desembozados, que se vienen registrando desde la ocupación extenuante de la calle, por sus compañeros ideológicos en los más variados rubros; los extravíos incendiarios de Hebe de Bonafini y la reivindicación de la violencia armada de los 70. Sin olvidar los cánticos y merchandising cristinistas que ponen años luz entre la mucha más ecuménica Carpa Blanca contra el menemismo (que durante sus tres años de existencia no por ello interrumpió las clases) y la actual "escuela itinerante", frente al Congreso, donde conviven en armonía troskos y cristinistas, que ya ni siquiera disimulan sus militancias. Los vendedores ambulantes, que saben olfatear a sus eventuales compradores, hacen su agosto vendiendo a los concurrentes afines sus símbolos más preciados (remeras y pines de Cristina y del Che).

Los que contribuyeron con sus propios fervorosos aportes a los doce años y medio de un áspero kirchnerismo que desde lo más alto del poder no se caracterizó por ser precisamente dialoguista y consensuador, sino que, por el contrario, atizó la grieta, difamó desde la cadena nacional y los medios del Estado a cuanta persona expresara disidencias con ese régimen, ahora se rasgan las vestiduras y, cual jinetes del Apocalipsis, vienen a anunciarnos que se está gestando "un caldo de cultivo para nuevas violencias".

Quien lo suscribe, Brienza, es el mismo que no osó hacerle la más mínima pregunta incómoda a Cristina Kirchner cuando fue seleccionado por su docilidad y admiración extrema hacia la entonces presidenta de la Nación para que la entrevistara en la residencia de Olivos para la TV Pública, en 2013.

"Necesitan violencia porque sólo generando terror en la población pueden legitimar su permanencia en el Gobierno", suscribe Cerruti, quien "vivía" en 6,7,8, de tanto que la invitaban, y a la que habría que recordarle que la "permanencia en el Gobierno" está legitimada, hasta el 10 de diciembre de 2019 por una razón muy simple: mayoría de votos en la segunda vuelta del 22 de noviembre de 2015.

Le preguntaron a Mona Moncalvillo, invitada el jueves a Intratables, si pensaba que estaban dadas las condiciones para que hubiese un enfrentamiento de ese calibre. Su respuesta fue sorprendente: "Todavía no...no sé si será una guerra civil, pero la democracia está debilitada". Se trata de la misma periodista que, a cargo de Radio Nacional, despojó de su programa a Pepe Eliaschev, a fines de 2005, a pedido de los "altos mandos" K.

En la revista La Tecla, Jorge Alemán pide aplicar un "freno de mano al poder neoliberal" y en el sitio de Cerruti, Nuestras Voces, Agustín Fernández define a Mauricio Macri como "el dictador de la Argentina blanca".

Todo lo relatado hasta aquí, y lo que sigue sucediendo con la misma sintonía en las usinas kirchneristas, es ganancia pura para Cambiemos, ya que, una vez más, volverá a potenciar el voto en contra. De lo que sí tiene que cuidarse mucho el Gobierno es en no concederles la "profecía autocumplida" de confundir firmeza, que la debe tener, con volverse autoritario en la administración de la conflictividad social. En tal sentido, nunca debe perder de vista la asistencia de los que menos tienen, hasta tanto la economía doméstica no reaccione con mayor vigor.

Se están cumpliendo en estos días 30 años de la tensa Semana Santa de 1987 en la que la joven democracia argentina tuvo su más grave amenaza cuando un grupo de militares se amotinó en Campo de Mayo. En el balcón de la Casa Rosada, el presidente Raúl Alfonsín estuvo rodeado de la dirigencia peronista encabezada por Antonio Cafiero. Da escalofríos pensar cuál sería, en un caso similar, la actitud de la actual conducción pejotista, que en febrero último hasta se entusiasmó en firmar un pedido de juicio político contra Macri que, por supuesto, no prosperó.

Que el cabecilla de aquel levantamiento militar, Aldo Rico, luego hiciera la parte más sustanciosa de su carrera política en el peronismo, debería ser tomado como una ilustrativa alegoría de los tiempos que corren.

Pablo Sirvén

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @psirven

Visto 1949 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…