Lunes, 11 Diciembre 2017 00:00

Diciembre, el mes que interpela al poder - Por Pablo Sirvén

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Capear diciembre es una de las especialidades de Cambiemos.

 

Lo transita por tercera vez desde que asumió el poder, a años luz de aquellas luctuosas jornadas de fines de 2013 cuando en medio de revueltas policiales y saqueos morían 14 argentinos mientras la entonces presidenta de la Nación tocaba el tambor festiva y despreocupada en la Plaza de Mayo, sin mayores reclamos de las entidades de derechos humanos ni de la progresía, como sí sucedió este año con Santiago Maldonado, al que se lo trató de hacer pasar como víctima de una "desaparición forzada" y que se ahogó al intentar cruzar el río Chubut, en el contexto de un operativo de la Gendarmería para despejar la ruta 40. En cambio, hubo menos reacción con la muerte de Rafael Nahuel, mucho más grave que la otra por las condiciones en que sucedió. Rarezas espasmódicas de los sectores que protestan.

Desde el diciembre negro de 2001, en que cayó el gobierno de la Alianza, y en el que también hubo que lamentar 39 muertos en medio de los disturbios de ese trágico fin de época, el último mes del año se convirtió en una temible amenaza para el poder de turno. El actual oficialismo lo superó sin mayores problemas en 2015, en pleno recambio presidencial -de Cristina Kirchner a Mauricio Macri, aunque sin la habitual transmisión del mando- y luego dieron sus frutos los distintos planes de contención puestos en marcha desde el Ministerio de Desarrollo Social para rematar en paz un año difícil como 2016, a pesar del trago amargo que significó el giro económico (sinceramiento de la inflación y del dólar; sucesivos tarifazos en los servicios, que repercutieron en el consumo popular; pérdida de puestos de trabajo). En efecto, más allá de algunas protestas callejeras con incidentes menores, 2016 terminó en paz, pero la tensión se trasladó a febrero/marzo de este año cuando detrás de las masivas marchas docentes se colaron otros malestares sectoriales contra el Gobierno, que terminaron teniendo un efecto social contraproducente (máxime después del acto del 24 de marzo, reivindicatorio de las guerrillas de los 70).

El Gobierno llega a este presente mes de diciembre fortalecido por haber ganado dos importantes elecciones consecutivas (las PASO, en agosto, y las legislativas, en octubre, en las que sumó más votos y derrotó a Cristina Kirchner, un test electoral que debía superar para convencer a eventuales inversores y al arco político de que llegó para quedarse hasta 2019 y, tal vez, más). Pero al no contar con mayorías legislativas propias, como tenía el gobierno anterior, todo le resulta mucho más difícil y no por eso se amilana. El macrismo siempre se ufana de gobernar en minoría a través de trabajosos acuerdos con las oposiciones de turno. Lo viene haciendo desde fines de 2007 en el gobierno porteño y el mismo método lo llevó muy exitosamente adelante durante todo 2016 cuando las huestes de Sergio Massa todavía facilitaban el tratamiento y la aprobación de leyes cruciales.

El año que se está yendo, atravesado por los triunfos electorales mencionados, fue menos fructífero en ese sentido y más complejo. Aun así, la controvertida reforma previsional ya cuenta con la sanción del Senado, si bien los acuerdos con los gobernadores y la CGT se tornan más frágiles porque nadie quiere poner la cara y asumir los costos políticos, que conllevan cambios estructurales de mayor profundidad.

¿Y qué hay de los cortes callejeros de organizaciones sociales, que se intensifican también en este como en otros diciembres?

Más allá de marcar públicamente sus diferencias políticas con el Gobierno, en el oficialismo hay relativa tranquilidad en el sentido de que no toman a las actuales protestas como expresiones de situaciones sociales explosivas, sino más bien como la única manera que encuentran sus propulsores para no perder la vidriera mediática. De hecho, el corte del Polo Obrero, que empezó el lunes en la 9 de Julio, fue de un solo carril, no interrumpió el Metrobús, y el acampe "por tiempo indeterminado" se levantó 17 horas después por propia voluntad de los manifestantes y sin necesidad de intervención policial. El histrionismo para las cámaras de TV y el corte sobre la calle Lima no impidieron, sin embargo, el paso del auto de la ministra Carolina Stanley hacia su despacho, sin la más mínima agresión hacia ella, ya que mantiene diálogos fluidos con los principales referentes de las organizaciones sociales.

La "redada" inoportuna y sobreactuada de detenciones, en la madrugada del jueves, dispuesta por el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa del memorándum de entendimiento con Irán, al que se sumó el resonante pedido de desafuero y de prisión para la ex presidenta, sumó una cuota inesperada de malestar político que también se volcó a la calle y potenció a la ahora senadora justo cuando parecía marchar hacia un futuro de irremediable intrascendencia.

En la semana que comienza, el tránsito se volverá aún más crítico en el centro por las severas restricciones que sufrirá también en las zonas de Recoleta y Puerto Madero (ya muy complicada por las obras del Paseo del Bajo) por la cumbre de la OMC.

Al menos sin moros en la costa en materia de saqueos o de inestabilidades peores de otros diciembres, la Argentina se prepara para transitar un crucial 2018.

Pablo Sirvén  
Twitter:@psirven  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 477 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…