Lunes, 26 Diciembre 2016 10:16

Fase II del blanqueo: 70% de los argentinos que consulta elige entrar y en el mercado ya se habla de cifra récord

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El 31 de diciembre cierra otra etapa clave del régimen, que habilita a pagar sólo 10% de multa. Hay gran demanda del Bonar, ya que permite comprar tiempo hasta marzo congelando el impuesto. En la city prevén una cifra que le daría un gran espaldarazo al Ejecutivo. ¿Cómo funciona el efecto licuación?

 

El segundo tramo del sinceramiento fiscal se acerca a su fin.

 

Con más de u$s21.000 millones ya declarados entre bienes y activos, según datos oficiales del 21 de noviembre pasado, las estimaciones para el proceso completo rondan los u$s60.000 millones.

 

Aun si esta cifra terminara siendo exagerada, no quedan dudas de que el blanqueo habrá resultado exitoso.

 

Incluso, el plan de sinceramiento podría contar con un empujón adicional a partir del acuerdo alcanzado entre la Argentina y los Estados Unidos para intercambiar información tributaria.

 

Más allá de eso, el proceso ahora ingresa en una etapa clave. Esta semana concluye el plazo para declarar bienes registrables pagando la multa del 10%.

 

Todo lo que se sincere después del 31 de diciembre excepto los inmuebles (que mantienen el 5% de tributo), costará más caro ya que la tasa se elevará al 15%.

 

Es por eso que a lo largo de estas últimas semanas los especialistas han venido advirtiendo sobre un aluvión de clientes queriendo ingresar a último momento al plan oficial.

 

El Banco Nación, que canaliza el pago de la multa, se ha visto sobrepasado por la cantidad de operaciones que ha venido recibiendo. "Las últimas horas han sido una locura", admite un abogado que está virtualmente las 24 horas del día haciendo blanqueos.

 

Desde los grandes estudios de abogados reafirman el gran interés que hay por entrar al plan oficial. Calculan que:

 

- Siete de cada diez clientes que reciben para asesorar, terminan optando por sincerar sus tenencias

 

- Algo más del 90% de quienes finalmente deciden ingresar declaran el 100% del patrimonio que han ocultado al fisco.

 

- Son pocos los que optan por regularizar sólo una parte o, en otras palabras, efectuar un blanqueo parcial.

 

Este último dato no es menor, ya que inicialmente se especulaba con que mucha gente iba a sincerar un pedacito de su capital oculto pero no todo.

 

"El costo de pagar la multa un vez y después ganar en tranquilidad pesa más que dejar parte del patrimonio en negro", afirma un abogado.

 

Todo indica que el resultado final será una gran noticia para el Gobierno, en medio de la impaciencia generada por la ausencia de "brotes verdes" en la actividad económica.

 

Es que una cifra abultada que pueda lograr le impactará favorablemente en dos aspectos clave:

 

- En el plano fiscal, se obtendrían recursos adicionales por u$s11.000 millones, según estimaciones de la consultora Elypsis.

 

- En el terreno político, contribuirá a otorgarle más "credibilidad" al Ejecutivo justo en un año electoral.

 

"Todos los indicios apuntan a que la operación alcanzará una magnitud realmente masiva, convirtiéndose en una importante fuente de recursos fiscales", destacan desde la consultora Federico Muñoz & Asociados.

 

Afirman que el blanqueo será "una posible usina de impulsos reactivantes (por el gasto de los activos líquidos sincerados) y un espaldarazo para las expectativas de un mejor desempeño económico en 2017".

 

Activos a sincerar hasta el 31 de diciembre

 

A poco de que concluya la segunda etapa del régimen (31 de diciembre), se están declarando cuentas bancarias e inversiones tanto en el país como en el exterior, principalmente.

 

Esto incluye tenencia en acciones y títulos, como fondos de inversión y otras especies. Es lo que se denomina el "tramo internacional" del blanqueo ya que la mayoría de lo que se busca son activos fuera del país.

 

Allí radica gran parte de la fortuna de los argentinos que está en el exterior. Se cree que sus tenencias, fronteras afuera, son de entre u$s200.000 millones y u$s400.000 millones.

 

Lo que no funcionó demasiado fue el denominado "bono mágico", que si bien había despertado mucho interés cuando se anunció, quedó relegado.

 

¿Qué características tiene este título?

 

- Tiene un cupón del 1% y su plazo es de 7 años

 

- Es intransferible y no negociable en los primeros 4 (años).

 

- A modo de incentivo, quienes lo compran evitan la multa del 10%.

 

- Permite blanquear en una relación de "3 a 1" (u$s100.000 de este título posibilitan sincerar u$s300.000).

 

No obstante, estas "zanahorias" no fueron suficientes para captar una masa crítica de inversores.

 

Lo que explica el fracaso de este "bono mágico" es que pocas personas están dispuestas a inmovilizar su dinero tanto tiempo, con un título del Estado que pagará otro Gobierno.

 

Por otro lado, la renta ofrecida (1%) es catalogada como demasiado "amarreta".

 

Pocos expresaron el desinterés por este título con mayor claridad que un financista: "Si en las próximas elecciones presidenciales gana otro signo político y vuelven los problemas de la deuda, el primer bono que van a dejar de pagar es el de los que tenían la plata en negro. Políticamente nadie le dirá nada".

 

Perfiles de blanqueadores

 

Los expertos consultados por iProfesional aseguran que el universo de personas que deciden sincerar sus tenencias es de por sí muy variado y que cada una actúa de manera distinta.

 

Martín Litwak, CEO de Litwak & Partners, detalla los perfiles de los grandes grupos de blanqueadores, según su fortuna:

 

  1. Patrimonios millonarios

 

Los que más dinero tienen, por ejemplo arriba de u$s20 millones, suelen sincerar absolutamente todo su patrimonio.

 

Esto es así porque el incentivo a pagar la multa una sola vez, a pesar de que sea mucho dinero, gravita más que seguir "escapando" del fisco.

 

Además, abonar el 10% implica asumir una pérdida similar a tener un mal año en los mercados de capitales.

 

  1. Fortunas intermedias

 

Aquellos que tienen una fortuna "media", entre u$s2 millones y u$s6 millones, suelen ser renuentes a blanquear.

 

Esto sucede porque, para ellos, haber llegado a "su primer millón" es algo demasiado importante como para luego tener que pagarle al fisco una multa significativa.

 

En otras palabras, dejar en el camino varios cientos de miles de dólares tiene un significado muy grande y "les duele" demasiado afrontar esa pérdida.

 

  1. Los herederos

 

También hay diferencias muy notables entre aquellos que hicieron la fortuna y quienes la heredaron.

 

"A los que generaron los millones, les cuesta aceptar que tienen que pagar una multa. Van al estudio y me dicen 'hice la guita con estas manos'", grafica Litwak.

 

Claro que los hijos de esa persona que goza de un patrimonio millonario están pensando en cómo gastarlo y no en lo que le costó al padre generarlo.

 

"Ellos hacen una cuenta clara. Pagar un 10% y más adelante disponer libremente del dinero es la mejor opción. En definitiva, son los que más van a poder disfrutar de esa riqueza por una cuestión generacional", cuenta el especialista.

 

Para los grupos familiares, que por lo general suman mucho dinero, hay estructuras especiales para aprovechar el post blanqueo y resguardar su patrimonio.

 

Apostar al "efecto licuación"

 

Existe otro conjunto de ahorristas que, independientemente de todo, no entrarán en esta etapa del blanqueo.

 

Este grupo se compone de aquellos que todavía tienen tiempo hasta marzo para declarar inmuebles (5% de multa) y de los indecisos que prefieren pasar las vacaciones tranquilos y esperar hasta último momento.

 

En ambos casos, una de las apuestas que hacen es que el alza del tipo de cambio "licúe" la multa.

 

La cuestión es así: como el dólar estipulado para el blanqueo ya fue fijado en $14,81 (valor al que cotizada el 22 de julio), en la medida en que suba de precio, el ahorro del impuesto a pagar será cada vez mayor.

 

A modo de ejemplo, la situación de una persona que tiene que sincerar un inmueble de u$s200.000 es la siguiente:

 

- Al tipo de cambio que ya dejó establecido la AFIP en julio ($14,81), estaría declarando en moneda local $2.960.000.

 

- Como el dólar desde ese mes al día de hoy subió ($15,79), en realidad su inmueble en pesos ahora vale mucho más: $3.158.000

 

- En julio la multa hubiese sido del 5% ($148.000/$2.960.000), en cambio ahora pasó a ser del 4,6% ($148.000/$3.158.000).

 

- Hacia fines de marzo, la alícuota podría reducirse aun más, en la medida en que se incremente el billete verde.

 

Para quienes hayan decidido entrar tarde al sinceramiento fiscal, queda una alternativa que les permite abonar sólo el 10% de la multa aunque exterioricen en 2017.

 

Un artículo de la ley de blanqueo posibilita pagar con bonos que vencen el año que viene, a valor nominal (cada título tiene un valor de u$s100 nominales).

 

Esto es algo que al Gobierno le conviene porque le evita tener que cancelar tanta deuda en 2017.

 

Por lo pronto, quienes blanquean están reduciendo la cantidad de esos bonos disponibles en el mercado. Luego se lo entregan al Gobierno como pago de la multa.

 

Como resultado de este aluvión, el Bonar 2017 y el Global 2017 cotizan prácticamente "por encima de la par". Esto quiere decir que están por sobre su valor nominal o muy cerca, producto de la fuerte demanda.

 

Mills Capital Group explica perfectamente cómo se le gana a la multa con estos títulos:

 

-Quien blanquee u$s1 millón a partir del 1 de enero, podrá elegir entre pagar u$s150.000 en efectivo (15%) o u$s100.000 en Bonar o Global (10%)

 

-Al recibirlos, el Estado considerará cada título a valor nominal: u$s100.

 

-Con el precio actual del Bonar X (u$s103,49) al "blanqueador" le alcanzará con adquirir u$s103.450 de este papel

 

- De este modo, se evitará afrontar los u$s150.000 que le corresponderían en efectivo.

 

"La especulación hace que muchos prefieran comprar hoy el Bonar y pagar el 11% o 12% -en lugar del 10% de multa- pero pasar las vacaciones tranquilos y con tiempo para decidir", explica un abogado que tiene entre su clientela a varios ahorristas que razonan así.

 

El 31 de diciembre los funcionarios alzarán sus copas para brindar. Será el último día de un 2016 por demás vertiginoso.

 

Aquellos que repasen mentalmente los hechos políticos y económicos más relevantes, encontrarán en el blanqueo un motivo de alivio, mientras siguen a la espera de los ansiados "brotes verdes" que -al menos este año- no fueron de la partida. 

 

Leandro Gabin

 

Visto 428 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Febrero 2017 21:34

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…