Martes, 01 Noviembre 2016 15:15

Ahora van a la caza de u$s 400.000 m de activos en el exterior

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Cerrado el plazo para declarar efectivo, que en su mayoría era de personas con los dólares en el colchón o cajas de seguridad en el país, y luego del fracaso del bono a 3 años (que recolectó sólo U$S 66 millones), la etapa que se abre ahora es más que interesante para medir el real respaldo del contribuyente argentino al fisco local.

 

 

A partir de ahora viene la etapa de los bienes registrables, o sea los inmuebles en el exterior, las cuentas en los bancos de EE.UU. o cualquier parte del mundo, las inversiones en acciones y títulos, etcétera. O sea, la pata internacional a la que, según el discurso oficial, se la intenta forzar a tomar la opción del sinceramiento por el “cambio de paradigma mundial con los patrimonios no declarados” que tiene epicentro en los acuerdos de la OCDE. Sea como fuese, el universo de bienes de los argentinos en el exterior en todas sus formas llegaría a US$ 400.000 millones.

 

Se cree la mayor parte de ese monto son bienes líquidos mientras que los inmuebles resultan algo así como el 20%. Así, el stock de activos externos en manos del sector privado varía según quien lo mida. El dato más bajo lo tiene el Indec. Según lo que publicó en julio de este año con datos a diciembre de 2015, los argentinos tienen en el exterior bienes por US$ 232.411 millones. Pero hay estudios paralelos que muestran una subestimación. Por ejemplo, según Estudio Ferreres hay US$ 350.000 millones afuera mientras que el número más alto lo tiene la organización Tax Justice Network que estima en US$ 440.000 millones los bienes de los argentinos en el exterior.

 

Si los cálculos del mercado son correctos y la gran mayoría de lo que está afuera está bajo el rótulo de bienes líquidos (o sea cuentas, inversiones y demás) habrá que ver cuánto finalmente deciden blanquear. Para esa opción el ahorrista no está obligado a traer el dinero a Argentina, sólo declarar la existencia de esos activos, pagando obviamente la multa del 10% si lo hacen hasta fin de año. Sucede que la fecha hasta cuando rige la tasa del 10% para bienes superiores a $ 800.000 es el 31 de diciembre. Si el contribuyente tiene una casa y cuentas que declara tiene que ver el monto total de esos bienes para ver cuánto paga de multa. En el peor de los casos que se declaren bienes (los que sean por un monto mayor a $ 800.000) después de fin de año la multa subirá al 15%.

 

El tema de los inmuebles ha generado muchas críticas. Porque la reglamentación de la AFIP no tomó en cuenta algunas obviedades, como que muchos contribuyentes se compraron una casa en Miami, Punta del Este o Madrid, con crédito. O sea, al declarar su patrimonio debería restarle la deuda con el banco y no pagar la multa sobre el 100% del valor del inmueble. Para el ahorrista con cuentas las opciones tampoco son tan claras. Más que nada para EE.UU. Ese país no está en la lista de la OCDE y posiblemente nunca lo esté. Por lo tanto, la persecución por el intercambio de información no sería tan fácil. El Gobierno y la administración de Barack Obama dijeron públicamente que están trabajando en un acuerdo bilateral. Es dudosa la efectividad de esos tratados para dineros no declarados. “A lo sumo los casos muy notorios como narcotráfico o financiamiento al terrorismo, el ahorrista que evade impuestos no es molestado en EE.UU. Y esos tratados no sirven para cazar esa clase de gente”, decía un tributarista.

 

Lo que se cree que muchos argentinos harán, por lo menos los que no quieran declarar sus cuentas, es que dejarán de ser personas físicas y serán personas jurídicas para evitarse el potencial dolor de cabeza en un futuro si prospera el intercambio de información entre la AFIP y EE.UU. Serán una sociedad cuyo nombre del titular es sólo conocido con el banco pero que no puede ser revelado si no hay una causa judicial.

 

De todas formas, y más allá de esto, lo cierto es que el Gobierno apuesta a que este tramo de activos en el exterior sea la frutilla del postre. Sean los números del Indec o los de Tax Justice, que un porcentaje menor de eso ingrese será un éxito para el Gobierno. La meta de los US$ 20.000 millones teniendo en cuenta estos números es muy modesta y no cambiaría tanto el panorama de los activos no declarados de los argentinos. Más aún con una penalidad para sincerar baja teniendo en cuenta que en otros blanqueos a nivel mundial se llegaban a ver multas de 85%, como el caso de España. Un indicio habrá a fin de año pero el equipo económico confía en que marzo se verá la película completa y con buenos resultados. Ahora, a esperar. 

 

Leandro Gabin

Visto 462 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Marzo 2017 00:51

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…