Lunes, 09 Mayo 2016 14:10

Informe Económico Semanal del Banco Ciudad

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Esta semana desde el gobierno continuaron mostrándose avances en la ejecución de su programa financiero 2016.

Con 2/3 partes de las necesidades de financiamiento para este año ya aseguradas vía los fondos ya acordados con los organismos multilaterales de crédito, la reciente colocación de deuda en los mercados internacionales y los recursos que aportarán el BCRA y el FGS, el Tesoro comenzó a dar los pasos necesarios para cubrir el tercio  restante vía la captación de fondos a nivel local.


Este jueves, el Ministerio de Economía licitó tres nuevos títulos: uno en pesos, a un año de plazo y ajustable por la tasa de las Lebacs a 90 días, y otros dos denominados en dólares, a plazos de 3 y 6 meses. Por el primero de estos títulos, el gobierno logró captar $10.854 millones, en tanto que por las dos letras en dólares obtuvo un total de USD 441 millones (USD 221 millones a 91 días al 3,50% y USD 220 millones a 182 días al 3,89%). Tomada en conjunto, la deuda total emitida esta semana en el mercado local equivale a unos USD 1.200 millones, lo cual se suma al equivalente a otros USD 1.850 millones obtenidos en el primer trimestre a través de dos títulos en pesos ajustables por la tasa  Badlar, acumulando así, hasta el momento, cerca de un 40% de los USD 8.000 millones que el gobierno espera financiar en el mercado local.


En lo ateniente al frente fiscal, en los últimos días se conocieron también los datos de la recaudación tributaria de abril, que experimentó un aumento del 33,9% interanual, superior a la variación del 30,7% registrada en marzo. Esta aceleración se sostuvo fundamentalmente en el avance exhibido  por los tributos ligados al comercio exterior, que se vieron reforzados por el inicio  de la “temporada alta” de envíos al exterior del complejo sojero, a lo que se sumó el impacto de la gradual normalización de las importaciones y de la corrección cambiaria sobre otros impuestos aduaneros e internos. De esta manera, el desempeño de la recaudación tributaria en lo que va del año sigue mostrándose favorable, con un avance del 33% en los primeros cuatro meses  del año que compara con un incremento del gasto primario en el primer trimestre del 28%.


Esto, a pesar de que la recaudación medida en términos reales continúa retrocediendo, reflejando fundamentalmente los cambios implementados en la estructura impositiva en dirección a  una menor presión tributaria (sobre todo en el impuesto a las ganancias), como así también el impacto del enfriamiento del  nivel de actividad sobre tributos como el IVA, en función del previsible efecto inicial sobre la economía real de las correcciones macroeconómicas en marcha.


En este contexto, persisten los desafíos para consolidar una paulatina reducción del déficit fiscal, en la medida que la mejora reciente en las cuentas públicas se explicó por un virtual freno en partidas del gasto que lentamente deberían ir normalizándose (como los gastos de capital), situación que debería ser compensada por el recorte de los subsidios económicos y la contención de otras partidas del gasto, de manera de cumplir con el resultado objetivo y mantener acotadas las necesidades de financiamiento, ayudando a controlar las expectativas inflacionarias.


Esta semana también se registraron avances en la regularización de los servicios de la deuda pública, habiéndose perfeccionado el pago a los bonistas restructurados que habían dejado de cobrar sus cupones por las restricciones impuestas por la Justicia de Nueva York, previo al acuerdo alcanzado con los “holdouts”. El pago total a los tenedores de la deuda restructurada en los canjes de 2005 y 2010 ascendió a USD 2.695 millones, resultando en una caída equivalente de las reservas internacionales, que finalizaron la semana en USD 31.383 millones. En lo que respecta a la operatoria en el mercado de cambios, el BCRA se mantuvo en buena medida al margen, con leves intervenciones en la punta compradora, en un contexto en el que el tipo de cambio  registró movimientos muy tenues en la semana en torno a un promedio de $14,23, unos 20 centavos por debajo del promedio de abril ($14,41). Esta orientación a la baja del tipo de cambio estaría vinculada a una mayor presión vendedora de parte de las cerealeras, a medida que repunta el ritmo de avance de la cosecha de soja, el cual presentó una aceleración significativa en las últimas dos semanas, pasando de un 15% del total en la tercera semana de abril a un 41% esta última semana.


Finalmente, en la licitación de Lebacs de esta semana el BCRA  impulsó un leve cambio en las tasas de las Lebacs a 35 días, el instrumento de referencia para el manejo de la política monetaria. Después de haber mantenido el rendimiento de estos instrumentos en el 38% durante dos meses, la autoridad  monetaria decidió rebajarlo en 50 puntos básicos, hasta un 37,5%.


Se trata de un movimiento simbólico que podría ser el inicio de una baja gradual de tasas, que el BCRA justificó indicando que en abril la inflación subyacente habría registrado una baja respecto a marzo. Sin embargo, desde la autoridad monetaria también se  indicó que la actual evolución de los precios sigue recomendando prudencia, dando a entender que cualquier movimiento a la baja en la tasa de interés tenderá por el momento a ser muy pausado.


NUEVAS COLOCACIONES DE DEUDA E INCIPIENTE BAJA DE TASAS


La recaudación tributaria totalizó $150.810 millones en abril, con un aumento del 33,9% interanual. Esto marcó una aceleración respecto a su ritmo de crecimiento de marzo (30,7%), sostenida fundamentalmente en el avance exhibido por los tributos ligados al comercio exterior. Sin embargo, en un contexto en el que la inflación se mantiene aún en valores elevados, la recaudación mostró en abril un nuevo retroceso medido en términos reales (–4%), reflejo fundamentalmente de los cambios implementados en la estructura impositiva en dirección a una menor presión tributaria (sobre todo en el impuesto a las ganancias), como así también del impacto del enfriamiento del nivel de actividad sobre tributos como el IVA, en función del previsible efecto inicial sobre la economía real de las correcciones macroeconómicas en marcha.


En cuanto a los tributos ligados al comercio exterior, en abril los derechos de exportación se vieron reforzados por el inicio de la “temporada alta” de envíos al exterior del complejo sojero, a lo que se sumó el impacto de la gradual normalización de las importaciones y de la corrección cambiaria sobre otros impuestos aduaneros e internos. En efecto, si bien el incremento de los derechos de exportación de abril resultó menor al de marzo (38% vs 42%), la recaudación por retenciones a las exportaciones alcanzó los $12.787 millones, prácticamente el doble que el mes previo.


Esto se debe a que el mes de abril marca el comienzo de la temporada alta de envíos al exterior del complejo sojero, un período de entre 3 y 4 meses en el que se concentra poco más de la mitad de las exportaciones anuales de soja y sus derivados. De esta manera, el aporte de los derechos de exportación al crecimiento de la recaudación total se ubicó en 3,1 puntos porcentuales en abril, mientras que en el acumulado del primer trimestre su contribución había sido de sólo 0,8 puntos.


En lo que respecta a los tributos que gravan las importaciones, estos siguieron mostrando incrementos importantes, reflejando fundamentalmente la depreciación del peso, además del levantamiento de las restricciones a las importaciones tras la eliminación del “cepo cambiario”. Así, los derechos de importación ($4.608 millones) y el IVA-aduanero ($14.983 millones) mostraron alzas de 106% y 79%, respectivamente, que resultaron incluso mayores a las observadas durante el primer trimestre del año (59% y 61%). El impuesto a las ganancias, por el contrario, exhibe un ritmo de crecimiento cada vez más moderado.


Habiendo totalizado $23.186 millones en abril, la recaudación de este tributo experimentó un alza nominal
del 9%, lo cual constituye su primera variación interanual de un dígito en casi cuatro años. Tal como ocurriera en marzo, la desaceleración que muestra la recaudación del  impuesto a las ganancias obedece tanto a la eliminación de las percepciones vinculadas a la adquisición de dólares para turismo y atesoramiento, como al efecto del incremento en el mínimo no imponible. Con esto, su aporte al crecimiento de la recaudación total volvió a marcar un retroceso, habiéndose ubicado en abril en 1,7 puntos porcentuales, en comparación con 3,3 puntos en marzo y 9,8 en 2015.


Los impuestos ligados al nivel de actividad, en tanto, siguen reflejando el enfriamiento de la economía asociado a las correcciones macroeconómicas en marcha. En este sentido, la recaudación del IVA-DGI (por $33.181 millones) si bien alcanzó una suba de 32% en abril, presentando una aceleración significativa respecto al mes previo (24%), en términos reales siguió registrando un retroceso importante, que podría ubicarse en el orden del 6%. Del mismo modo, el impuesto a los créditos y débitos bancarios ($10.429 millones) experimentó un alza del 36%, pero que controlada por la cantidad de días hábiles se traduce en una variación del 23%. El impuesto a los combustibles, por su lado, siguió exhibiendo incrementos modestos (13% en abril), compensándose los incrementos de precios con el freno en los volúmenes comercializados de combustibles.


Por último, las contribuciones a la seguridad social se movieron en línea con el crecimiento de la recaudación total y al ritmo de las paritarias. Con una recaudación de $41.605 millones, éstas experimentaron un alza de 35%, marcando así cierta aceleración respecto al ritmo de crecimiento observado durante el primer trimestre (30%), a medida que van instrumentándose los nuevos acuerdos salariales en diferentes sectores.


Más allá del comportamiento que presenta en términos reales, en lo relativo a la evolución del frente fiscal, el desempeño de la recaudación tributaria en lo que va del año sigue mostrándose favorable. En los primeros cuatro meses del año la recaudación registró un avance del 33% que compara con un incremento del gasto primario en el primer trimestre del 28%. Aun así, persisten los desafíos para consolidar una paulatina reducción del déficit fiscal, en la medida que la mejora reciente en las cuentas públicas se explicó por un virtual freno en partidas del gasto que lentamente deberían ir normalizándose (como los gastos de capital), situación que debería ser compensada por el recorte de los subsidios económicos y la contención de otras partidas del gasto, de manera de cumplir con el resultado objetivo y mantener acotadas las necesidades de financiamiento, ayudando a controlar las expectativas inflacionarias.


En relación con esto, desde el gobierno continúan mostrándose avances en la ejecución del programa financiero para este año. Con 2/3 partes de las necesidades de financiamiento ya aseguradas vía los aportes previstos de los organismos multilaterales de crédito, la reciente colocación de deuda en los mercados internacionales y los fondos provenientes del BCRA y el FGS, el gobierno ha comenzado ahora a dar los pasos necesarios para cubrir el financiamiento restante vía la captación de fondos a nivel local.


Este jueves desde el Ministerio de Economía salieron a licitarse tres nuevos títulos: uno en pesos, a un año de plazo y ajustable por la tasa de las Lebacs a 90 días, y otros dos denominados en dólares, a plazos de 3 y 6 meses. Por el primero de estos títulos, el gobierno logró obtener $10.854 millones, en tanto que por las dos letras en dólares sumó un total de USD 441 millones (USD 221 millones a 91 días al 3,50% y USD 220 millones a 182 días al 3,89%). Tomado en conjunto, el total captado esta semana en el mercado local equivale a unos USD 1.200 millones, lo cual se suma al equivalente a otros USD 1.850 millones obtenidos entre febrero y marzo a través de dos títulos en pesos ajustables por la tasa Badlar, acumulando así, hasta el momento, cerca de un 40% de los USD 8.000 millones que el gobierno espera financiar en el mercado local.


Esta semana también se registraron avances en la regularización de los servicios de la deuda, habiéndose perfeccionado el pago a los bonistas restructurados que habían dejado de cobrar sus cupones por las restricciones impuestas por la Justicia de Nueva York, previo al acuerdo alcanzado con los “holdouts”. El pago total a los tenedores de la deuda restructurada en los canjes de 2005 y 2010 ascendió a USD 2.695 millones, resultando en una caída equivalente de las reservas internacionales, que finalizaron la semana en USD 31.383 millones. En lo que respecta a la operatoria en el mercado de cambios, el BCRA se mantuvo en buena medida al margen, con leves intervenciones en la punta compradora, en un contexto en el que el tipo de cambio registró movimientos muy tenues en la semana en torno a un promedio de $14,23, unos 20 centavos por debajo del promedio de abril ($14,41). Esta orientación a la baja del tipo de cambio estaría vinculada a una mayor presión vendedora de parte de las cerealeras a medida que repunta el ritmo de avance de la cosecha de soja, el cual presentó una aceleración significativa en las últimas dos semanas, pasando de un 15% del total en la tercera semana de abril a un 41% esta última semana.


Finalmente, en la licitación de Lebacs de esta semana el BCRA impulsó un leve cambio en las tasas de las Lebacs a 35 días, tomadas de referencia para el manejo de la política monetaria. Después de haber mantenido el rendimiento de estos instrumentos en el 38% durante dos meses, la autoridad monetaria decidió rebajarlo esta semana en 50 puntos básicos,
hasta un 37,5%. El BCRA justificó esta medida indicando que en abril la inflación subyacente habría registrado una baja respecto a marzo, lo cual de no mediar un ajuste en la tasa nominal de referencia habría implicado una suba en la tasa de interés real esperada y, por ende, una profundización del sesgo contractivo de la política monetaria.


Más allá de esto, desde la autoridad monetaria también se indicó que la actual evolución de los precios sigue recomendando prudencia, dando a entender que cualquier movimiento a la baja en la tasa de interés tenderá por el momento a ser muy pausado.


Javier Ortiz Batalla 

Presidente

Banco Ciudad de Buenos Aires 

(11) 4329-8717

Sarmiento 611 Piso 6 (C1005AAH) 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para 

Visto 1290 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:31

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…