Martes, 24 Mayo 2016 14:10

La obra pública sigue esperando turno

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Dos explicaciones entre otras han dado vueltas estos días alrededor del veto a la ley antidespidos y ambas confluyen en un mismo punto. Dicen que ha sido tanto una demostración de autoridad presidencial como un mensaje a los inversores.

Tampoco parece casual que la decisión haya precedido a una apuesta grande del Gobierno llamada blanqueo de capitales. O sea, la ventanilla que abrirá para que los argentinos declaren fondos que mantienen ocultos en el exterior e incorporen al menos una parte de ellos al circuito productivo.

Pero tal cual ocurre con muchas cosas, las dos explicaciones tienen valor relativo: el veto será una auténtica demostración de autoridad presidencial mientras no sea desgastado por el uso y si busca ser una señal a los inversores su peso compite con el de otros factores quizás más terrenales.

La ventanilla del blanqueo estará abierta durante este año y el que viene, lo cual equivale a imaginar que los inversores tendrán tiempo para decidirse o, mejor dicho, para esperar a ver cómo queda el reordenamiento de la macroeconomía.

Alfonso Prat-Gay apura a los empresarios argentinos con el argumento de que “si no se deciden a tomar riesgos, los extranjeros les van a pasar por encima”. Su premura es pariente directa de una necesidad de la Casa Rosada: mover ya la rueda de la actividad productiva y hacerlo a través de la pieza de mayor calidad: nuevamente, la inversión.

Es evidente que si de esto se trata más pronto que tarde el Gobierno deberá empezar a jugar la carta de la obra pública, prácticamente parada según marca el último informe de la Secretaría de Hacienda. Y ya no es asunto de los privados sino de acciones enteramente propias.

Cualquiera sabe que la construcción y el empleo en la construcción reaccionan con la misma rapidez ante la parálisis que ante la reactivación. Y si el objetivo previo fue el de pasar el rastrillo sobre contratos, adjudicaciones y sobreprecios heredados del kirchnerismo, lo cierto es que cuatro meses lucen a tiempo suficiente.

Aún así, por fuera del informe de Hacienda e incluso en cuentas de la misma Secretaría, asoman indicios de cambios en el enfoque oficial; empujados justamente por la necesidad.

Un relevamiento de Empiria Consultores dice que, entre Nación, provincias y municipios, en el bimestre marzo-abril se licitaron 110 obras consideradas importantes (viales, hidráulicas y civiles) contra un promedio mensual de 17 durante el semestre previo.

Hay allí un dato fuerte: las 16 adjudicaciones más potentes representan $ 23.000 millones.

De hecho, una de las cámaras del sector afirma que en abril hubo cierta mejoría en el empleo, luego que se perdieran 50.000 puestos desde que, hacia agosto del año pasado, Axel Kicillof ordenó frenar los pagos. Así, el parate ha consumido unos ocho meses.

Las cuentas de Hacienda revelan que no todo está quieto en el sector público. Para el caso, Vialidad Nacional dentro de la órbita del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich: hasta mediados de mayo, ahí se habían gastado $ 9.438 millones sobre un presupuesto anual de $ 25.693 millones, esto es, casi el 37%. Construcciones y mantenimiento de efecto inmediato.

Por lo mismo, alguna razón debería justificar el escaso uso de los recursos asignados al plan de viviendas “Techo Digno”: $ 2.068 millones, apenas el 16,5% de la partida anual. Esta no es área de Dietrich y probablemente allí venga demorada la revisión de la herencia K.

Tanto en el más como en el menos se trata de números concretos, no de anuncios que deben aguardar a los hechos concretos.

Ya es un dato de la realidad y perceptible cierta falta de coordinación entre las medidas de los ministerios.

Un ejemplo ha sido el tarifazo al gas y la convocatoria de urgencia a los gobernadores, porque en comercios e industrias de todo el país los aumentos dispuestos por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, promedian casi 700% y escalan al 1.245% en las provincias patagónicas.

Fue tal el impacto de la movida que Energía debió corregir dos veces su propia medida. Primero segmentó el incremento para comercios y pymes, pasando la mitad a meses de menor consumo, y ayer, por decisión del Presidente, le puso un techo del 400% a las boletas residenciales.

La pregunta de cajón es si nadie advirtió los efectos en cadena del ajuste, pese a que todo el mundo conocía el retraso de las tarifas y sobraba tiempo para armar un paquete más equilibrado. A veces se nota la ausencia de planes bien articulados o de gente que piense el todo como un todo.

No fue sólo por las tarifas y también por las tarifas que el jefe de Gabinete admitió ayer: “Estamos ahora en el peor momento. Somos concientes, pero estamos trabajando para que eso no se profundice”.

Está claro, como dijo Marcos Peña, que era necesario “arreglar una economía casi quebrada”. Pero en el “estamos trabajando para que eso no se profundice” asomó el reconocimiento quizás no querido de que existe una luz amarilla en el tablero de mando de la Rosada. Ni más ni menos que el cuadro social.

Especialistas al tanto de lo que pasa en el conurbano profundo advierten que con el corte de las “changas” muchas familias “están viviendo de los planes”. Por eso, aún con apriete fiscal en Desarrollo Social hay aire para el llamado plan trabajar, como lo muestran las cuentas de Hacienda.

De este mismo mundo habla alguien acostumbrado a recorrer el espinel industrial: “Puede ser que la economía haya dejado de caer, pero todavía ni el rebote ni el cambio de expectativas son perceptibles”.

Y si es verdad, como lo es, que los empresarios suelen esperar antes de arriesgar capitales en proyectos productivos, pareciera imprescindible que el Gobierno empiece a jugar la carta de la inversión pública.

Mientras tanto, el macrismo paga por los costos del ajuste sin que todavía se noten los beneficios del ajuste. Y ya estamos a las puertas del famoso segundo semestre. 

Alcadio Oña

Visto 193 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:58

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…