Domingo, 19 Marzo 2017 00:00

Reactivación sí, pero muy despareja

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El propio Mauricio Macri reconoció esta semana que la recuperación “no le llega a todos”, haciéndose cargo de algo bastante obvio a esta altura: los índices que marcan una recuperación económica aún no se sienten en la calle. El consumo volvió a tener un retroceso en el verano y los comerciantes se quejan que no venden y que además está peor la cadena de pagos.

 

Los datos de desempleo no hicieron otra cosa que confirmar este panorama. Si bien cayó la desocupación desde más de 9% a 7,6% a fin de año, en realidad hubo menos gente buscando trabajo por el “efecto desaliento”. En un contexto de baja de actividad, la gente prefiere no salir a buscar trabajo no sólo porque pierde tiempo, sino porque además le sale caro.

La frase del Presidente tiene de todas formas varias lecturas. Por un lado está la “sensación térmica” en la calle, que poco tiene que ver con los datos de reactivación. Pero luego están los contrastes entre los distintos tipos de actividad. La última feria del sector agropecuario en San Nicolás fue una verdadera fiesta, con récord de ventas y de otorgamiento de crédito. La industria en cambio está de luto. “Nosotros seguimos en recesión”, se quejan en la UIA. Y piden que al sector también lo beneficien con baja de impuestos como ya se hizo con la baja de retenciones al agro.

Las reuniones mantenidas en el ministerio de Trabajo con los sectores “sensibles”, como calzado, indumentaria, y siderurgia fueron la mejor muestra de este contraste. Se trata de industrias que vienen muy golpeadas sobre todo por la caída de la actividad, pero también por las mayores importaciones. Con bajo nivel de inversión en los últimos años se vuelve casi imposible competir sin un alto nivel de cierre de la economía, algo que va en contra de la dirección que quiere tomar el propio Macri.

En el cuarto trimestre ya hubo una mejora de 0,9% en la actividad económica respecto al trimestre anterior. Esta tendencia se mantendría en estos primeros tres meses del año, pero aún hay algunas dudas entre los economistas y el propio gobierno. El consumo se vio muy afectado desde febrero por los cambios instrumentados en la venta de cuotas sin interés de Precios Transparentes. Y por eso la expansión podría ser bastante menor, todo un síntoma de lo que le cuesta arrancar a la economía.

Dentro del gabinete hacen un mea culpa de cómo se fue dando la evolución de la economía y el enojo de la gente. “Por ahí no tendríamos que haber sido tan optimistas el año pasado y deberíamos haberle contado a la gente lo difícil que iba a ser salir de la crisis que heredamos del kirchnerismo. Fuimos demasiado optimistas”, explicaba un alto funcionario en un encuentro con empresarios.

Pero ahora toda la expectativa está puesta en que los primeros atisbos de brotes verdes florezcan a partir del segundo trimestre, históricamente el mejor para la economía.

El Gobierno mostró signos de reacción con el relanzamiento del Plan Procrear. Además de los 7.000 millones de pesos que pondrá el Tesoro como subsidio, el Estado a través de los bancos públicos saldría a prestar para acelerar el otorgamiento de créditos hipotecarios. Y se espera que los bancos privados también aceleren el otorgamiento de crédito.

Uno de los objetivos es que la baja de las tasas que consigue el gobierno con financiamiento a largo plazo en los mercados llegue a la gente y a las empresas. “Si los bonos en pesos a diez años rinden 13% anual, esa debería ser la tasa de financiamiento a PYMES y el público”, explicó el ministro de Finanzas, Hernán Lorenzino.

Además del crédito, la mayor actividad del campo por la cosecha récord será clave para traccionar la actividad, junto con la mayor inversión en la obra pública.

Por el lado de la demanda, las mejoras salariales que se darán entre abril y junio junto con un proceso de menor inflación también debería reactivar el consumo luego de la caída abrupta del 2016. Será una variable clave de este año. La mejora en el otorgamiento de préstamos personales es un buen síntoma de esta tendencia.

Los inversores, mientras tanto, mantienen su optimismo más allá de la mayor incertidumbre sobre todo política de las últimas semanas. Pero siguen mirando de cerca la evolución de la inflación y especialmente del déficit fiscal. Será fundamental cumplir con la reducción del rojo de las cuentas públicas que comprometió el ministro de Finanzas, Nicolás Dujovne.

Los vaivenes políticos por ahora continúan en un segundo plano para los extranjeros, pero pronto pondrán su mirada en el resultado de las elecciones legislativas. Aun cuando no se produzcan grandes cambios en la composición del Congreso, todas las miradas apuntan al resultado de la provincia de Buenos Aires y hasta qué punto saldrá fortalecido el gobierno para seguir adelante con su hoja de ruta en los dos años que le quedarán en el poder.

En los encuentros mantenidos con los principales gremialistas de sectores sensibles, las charlas derivaron en la preocupación central hoy: cómo conseguir que se reactive la economía. 

Pablo Wende

Visto 73 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…