Lunes, 20 Marzo 2017 00:00

Informe Económico Semanal del Banco Ciudad - Nº 413

Escrito por  Estudios Económicos Banco Ciudad de Buenos Aires
Valora este artículo
(1 Voto)

Durante esta semana se conocieron los indicadores oficiales del mercado de trabajo correspondientes al cuarto trimestre de 2016, los cuales arrojaron una nueva baja en la tasa de desempleo, hasta el 7,6% de la población económicamente activa (PEA).

 

Así, la desocupación se redujo por segundo trimestre consecutivo, después de alcanzar un pico de 9,3% en el segundo trimestre de 2016, para luego pasar a 8,5% en el tercero y 7,6% en el cuarto, con un recorte de 1,7 puntos porcentuales (p.p.) a lo largo del segundo semestre.

Considerando los 31 aglomerados relevados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), en el último trimestre de 2016 la caída de la desocupación implicó una reducción de alrededor de 132 mil personas desempleadas con respecto al trimestre anterior y de casi 230 mil en relación a los valores alcanzados a mediados del año pasado.

En particular, se destacó el caso del Gran Buenos Aires, que explicó casi el 90% de la disminución total (-114 mil desempleados), repartidos entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-38 mil) y los partidos del GBA (-76 mil).

Ahora bien, la caída de la tasa de desocupación del último trimestre respondió, primordialmente, a una menor cantidad de gente que busca trabajo. En el caso de la tasa de actividad laboral (que incluye tanto a las personas en edad de trabajar que se encuentran empleadas, como aquellas desocupadas que buscan activamente un empleo), ésta se redujo en 0,7 puntos porcentuales, explicando virtualmente la totalidad de la disminución de la tasa de desocupación.

De todos modos, es importante destacar que, según datos del Ministerio de Trabajo, la cantidad de trabajadores formales presenta una recuperación desde mediados del año pasado, situación que parece indicar que el empleo habría alcanzado un punto de inflexión, al igual que la actividad agregada. De acuerdo a esta fuente, el empleo registrado mostró en diciembre un crecimiento del 0,7% interanual, habiéndose incorporado al trabajo formal un total de 81 mil personas en el último año. En el caso particular del empleo privado asalariado, éste acumuló su quinta suba mensual consecutiva desde el piso verificado en julio, con un crecimiento acumulado de 67 mil ocupados, equivalente a la creación de 13.400 nuevos puestos de trabajo privados formales promedio por mes, recuperándose la mitad de los empleos perdidos en este segmento desde fines de 2015.

Abierto por rama de actividad, datos adelantados señalan que el empleo formal habría continuado en alza en enero, impulsado (en gran medida) por la construcción, uno de los sectores más castigados en 2016, especialmente en el primer semestre.

Adicionalmente, en cuanto a las expectativas de las empresas encuestadas por la cartera laboral, el resultado neto entre las expectativas de contratar personal o disminuirlo, es positivo, anticipando una tendencia al alza de cara a 2017. Si bien el 84% de las firmas encuestadas espera mantener estable su dotación durante los próximos tres meses, un 12% considera aumentarla, mientras que el restante 4% prevé disminuirla, arrojando un saldo de respuestas favorable de 7,5%.

Por otro lado, esta semana el INDEC completó la difusión de los datos de inflación correspondientes al mes de febrero, con la publicación de los precios mayoristas y los costos de la construcción. En ambos casos se estimó una variación mensual de 1,7%, la cual marca un ritmo de crecimiento ligeramente superior al de los meses previos.

Sin embargo, al igual que ocurriera con los precios minoristas, aquí también la aceleración (si bien más moderada) respondió al efecto de los incrementos en los precios regulados, destacándose el impacto del alza en las tarifas de la luz. En el caso de los precios mayoristas, el valor de la energía eléctrica registró una suba de 18,2% en el mes, con una incidencia de 0,2 puntos porcentuales a la variación total del índice, mientras que en los costos de la construcción, el rubro gastos generales subió 11% (en buena medida por los cambios tarifarios), explicando más de la mitad de la variación total de febrero.

Más allá del efecto puntual de los incrementos en los precios regulados, la tasa de variación interanual siguió desacelerándose, a medida que van quedando atrás en la comparación los primeros meses de 2016 en los que se sintió el impacto del levantamiento del “cepo” cambiario y los primeros ajustes en las tarifas de los servicios públicos. En febrero, los precios mayoristas crecieron un 21,6% con respecto a un año atrás, contra un alza del 25,5% en enero y 34,6% en diciembre, al tiempo que en los costos de la construcción este efecto se observó fundamentalmente en los precios de los materiales (más ligados a la evolución del tipo de cambio), con una variación de 21% versus un 38% en el pico de mediados del año pasado.

De esta forma, los datos de inflación de febrero dan cuenta de los efectos contrapuestos vinculados a la estabilidad que muestra el tipo de cambio por un lado, y por el  otro, a los ajustes tarifarios necesarios para recuperar el equilibrio en las cuentas públicas, escenario consistente con la visión del Banco Central que anticipa un salto transitorio de la inflación en el primer semestre, seguido por una moderación en la segunda mitad del año, que permitiría acercarse a las pautas previstas para 2017.

MERCADO DE TRABAJO: NUEVA BAJA DEL DESEMPLEO EN EL IV TRIMESTRE DE 2016

Durante esta semana, se conocieron los indicadores del mercado de trabajo del cuarto trimestre de 2016 informados por el INDEC, destacándose la baja en la tasa de desempleo, que alcanzó al 7,6% de la población económicamente activa (PEA). Si bien por la estacionalidad propia del período informado se esperaba una reducción en el desempleo, esta caída de 0,9 puntos porcentuales (p.p.) no deja de ser significativa y superó la esperada por las proyecciones de mercado (8,9% de acuerdo a Latin Focus). La desocupación se redujo por segundo trimestre consecutivo, después de alcanzar un pico de 9,3% en el segundo trimestre de 2016, para pasar luego a 8,5% en el tercero y a 7,6% en el cuarto con un recorte de 1,7 p.p. a lo largo del segundo semestre. Durante el último cuarto del año pasado, específicamente, la caída de la desocupación implicó una reducción de aproximadamente 132 mil personas desempleadas con respecto al trimestre anterior y casi 230 mil desocupados menos que a mediados del año pasado, considerando los 31 aglomerados participantes de la EPH. En particular, el Gran Buenos Aires explicó aproximadamente el 86% de la reducción total (-114 mil desempleados), repartidos entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-38 mil) y los partidos del GBA (-76 mil).

La disminución de la desocupación del último trimestre respondió, fundamentalmente, a una menor cantidad de gente que busca empleo. En el caso de la tasa de actividad laboral (que incluye tanto a las personas en edad de trabajar que se encuentran empleadas, como aquellas desocupadas que buscan activamente un empleo), esta suele contar con una menor proporción de trabajadores activos durante el último trimestre que en el resto del año, por motivos estacionales. En efecto, se redujo en 0,7 puntos, a 45,3% de la PEA, lo que se traduce a casi 150 mil personas que dejaron de buscar activamente un trabajo. Por otro lado, la tasa de empleo experimentó una leve baja respecto al tercer trimestre, totalizando el 41,9% de la población encuestada, dos décimas menos que en el trimestre previo (-0,2 p.p.).

Sin embargo, cabe destacar que el empleo de fines de 2016 se encontró por encima del promedio registrado en los tres trimestres medidos durante 2015 (41,7%), representando unos 11,5 millones de ocupados. En cuanto a la tasa de subocupación, esta registró una pequeña suba de 0,1 p.p. con respecto al tercer trimestre hasta un 10,3%, explicada principalmente por el alza en 0,2 puntos porcentuales de la tasa de subocupación “demandante”, indicando que aquellas personas que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias, están dispuestas a trabajar más horas.

En lo referido a la población subocupada “no demandante”, se observó una disminución de 0,1 p.p. durante el cuarto trimestre respecto al trimestre previo.

Ampliando el análisis con información del Ministerio de Trabajo, el año 2016 culminó con un incremento en la cantidad de trabajadores formales de la economía. El nivel de empleo registrado durante el mes de diciembre del año pasado, mostro un crecimiento de 0,7% en relación a un año atrás, habiéndose incorporado al trabajo formal un total de 81 mil ocupados. En cuanto al empleo del sector privado registrado en particular, éste se incrementó en un 0,3% interanual, advirtiéndose dos períodos claramente diferenciados durante el año 2016: un primer semestre de contracción, con una caída de 69 mil trabajadores privados formales, seguida de un segundo semestre expansivo, impulsado por el aumento en 94 mil trabajadores, lo que arrojó un saldo positivo de 24 mil nuevos empleados privados en blanco. En la dinámica mensual, los puestos de trabajo de asalariados privados registrados crecieron 0,1% en diciembre con respecto a noviembre, en lo que es su quinta suba mensual consecutiva desde el mes de julio de 2016, con un crecimiento acumulado de 67 mil ocupados, equivalente a un promedio de 13.400 nuevos empleos mensuales. Esta recuperación en el margen reafirma la idea de que el empleo habría dejado de caer, alcanzando un punto de inflexión.

Adicionalmente, en lo que es un adelanto de las estadísticas del mercado de trabajo, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del mes de enero de 2017, refleja una nueva mejora en el empleo registrado. El Índice de Evolución de Empleo registró una variación positiva de 0,4% con respecto a diciembre, gracias a un incremento en la tasa de entrada (2,6%) frente a una disminución de la tasa de salida (2,2%).

De acuerdo a esta encuesta, el nivel del empleo registrado del sector privado aún se encuentra 0,7 puntos por debajo del máximo alcanzado en noviembre de 2015 y registra una baja interanual de 0,5% frente a enero de 2016. Sin embargo, cabe destacar que la baja anual corresponde únicamente a los aglomerados del Gran Buenos Aires (-0,9%), mientras que en el interior del país, el empleo registrado habría crecido 0,7% interanual en enero.

Por rama de actividad, el alza del empleo formal del mes de enero se explicó en gran medida por la construcción, uno de los sectores más castigados en la primera mitad de 2016.

Esta actividad registró una suba mensual en su empleo registrado de 3,7%, mientras que en su comparación con un año atrás cae 2,9%. Otras ramas también crecieron, tanto en el mes como respecto a enero de 2016. Es el caso de los servicios financieros y el comercio, restaurantes y hoteles, que mostraron alzas de 0,5% y 0,3% respecto a diciembre de 2016 y subas de 0,8% y 2,4% interanuales, respectivamente.

Contrariamente, la única caída mensual en el empleo formal de enero se verificó dentro de la industria manufacturera, aunque de apenas 0,2%, conjuntamente con una baja frente a un año atrás de 4,8%.

En cuanto a las expectativas de las empresas encuestadas en la EIL, el resultado neto entre las expectativas de contratar personal o disminuirlo, es ligeramente positivo. En enero, el 84% de las empresas encuestadas espera mantener estables sus dotaciones durante los próximos tres meses, pero un 12% considera aumentarla, mientras que el restante 4% considera que la disminuirá. De esta forma, el saldo arroja una proporción positiva en la expectativa de incremento de la ocupación, de 7,5%.

PRECIOS MAYORISTAS Y COSTOS DE LA CONSTRUCCIÓN: OTRO ROUND DE LAS CORRECCIONES TARIFARIAS VERSUS LA ESTABILIDAD CAMBIARIA

 Esta semana el INDEC completó la difusión de los datos de precios correspondientes al mes de febrero con la publicación del Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) y el Índice del Costo de la Construcción (ICC), reflejando ambos indicadores el impacto de las subas en las tarifas de la energía eléctrica. En lo que respecta a los precios mayoristas, estos experimentaron una variación mensual de 1,7%, 0,2 puntos porcentuales (p.p.) mayor a la observada en el primer mes del año, y superior también a la variación promedio registrada en el segundo semestre de 2016 (1%). Al igual que ocurriera con los precios minoristas, aquí también la aceleración de la inflación (más moderada en  este caso) respondió al efecto de los incrementos en los precios regulados, destacándose el impacto del alza en el precio de la energía eléctrica, que subió 18,2% en el mes, con una incidencia de 0,21 p.p. en la variación total del índice, y las subas en los precios de los cigarrillos (8,8% mensual, con una incidencia de 0,31 p.p.). En particular, neto del efecto de las subas en las tarifas de luz, el dato de febrero habría resultado similar al de enero, 1,5%.

Por otro lado, más allá del efecto puntual en febrero de los incrementos en los precios regulados, la tasa de variación interanual del IPIM volvió a desacelerarse, situándose en 21,6%, contra 25,5% de enero y 34,6% de diciembre. Esto ocurre a medida que van quedando atrás en la comparación los primeros meses de 2016 en los que se sintió el impacto de la devaluación que siguió al levantamiento del “cepo” cambiario y los primeros ajustes en las tarifas de los servicios públicos.

En este sentido, sobresale en la evolución del IPIM el contraste entre la variación mensual promedio que registraron los precios de los productos importados en el primer bimestre de 2016 (12,7%) y la observada en el mismo período de este año, que fruto de la estabilidad que muestra el tipo de cambio se situó en 0,2%, con una variación en febrero de -0,1%. Los datos de inflación de febrero dan cuenta así de los efectos contrapuestos vinculados a la estabilidad que muestra el tipo de cambio por un lado, y por el otro, a los ajustes tarifarios necesarios para recuperar el equilibrio en las cuentas públicas.

 Un comportamiento similar puede observarse en la evolución que muestran los costos de la construcción, donde los precios de los materiales experimentan un avance moderado (más ligados a la evolución del tipo de cambio como otros bienes transables) al tiempo que el rubro gastos generales evidenció un salto puntual producto del ajuste en las tarifas de la energía eléctrica. En concreto, el Índice del Costo de la Construcción registró en febrero un alza mensual de 1,7%, marcando una desaceleración respecto a enero (2,4%), mes en el que incidió la suba de los costos laborales, y una leve alza en comparación con la tasa de variación mensual promedio del segundo semestre de 2016 (1,5%). Al igual que el nivel general, el rubro Materiales presentó una variación de 1,7% (0,2 p.p. menor a la de enero) con una incidencia de 0,61 p.p. en la variación total del ICC, mientras que el rubro Gastos generales subió 11,3%, aportando 1,03 p.p. (casi un 60%) a la variación total del índice. En comparación, en enero, sin cambios en las tarifas eléctricas, este rubro había presentado una variación mensual de 1,4%, con una incidencia de 0,13 p.p. (5%) en la variación del ICC.

Este contraste también se observa en la dinámica de las variaciones interanuales, donde el rubro materiales muestra una desaceleración evidente, 21% en febrero vs. 38% en el pico de mediados de 2016, al tiempo que los gastos generales mantienen tasas de variación elevadas, 51% en febrero contra un pico de 52% en noviembre pasado.

En lo que hace a los factores que se encuentran detrás de la estabilidad que muestra el tipo de cambio, resultan ilustrativos los datos del balance cambiario de febrero conocidos esta semana. Con un balance en el intercambio de bienes que se mostró en buena medida equilibrado, registrando un superávit de USD 252 millones, la oferta de dólares llegó fundamentalmente por el lado de la cuenta capital cambiaria, donde se destacan los ingresos de divisas ligados a emisiones de deuda de privados y provincias en el exterior y a inversiones de portafolio de no residentes (fondos que ingresan del exterior para aprovechar los rendimientos en moneda local, en un contexto en el que las expectativas de depreciación del peso se mantienen controladas).

En cuanto al primero de estos factores, el de mayor peso, en febrero los ingresos netos de divisas provenientes de préstamos del exterior y títulos de deuda de provincias y privados sumaron USD 2.984 millones, el valor más elevado desde junio de 2016 (USD 3.119 millones), aunque una porción significativa quedó depositada en cuentas en dólares.

Las inversiones de portafolio de no residentes, en tanto, dieron lugar a ingresos netos por cerca de USD 500 millones, el valor más elevado desde el levantamiento del “cepo” cambiario. Por otro lado, los ingresos netos de divisas asociados a operaciones del sector público nacional totalizaron USD 2.476 millones, aunque estos fondos usualmente no se canalizan a través del mercado de cambios, sino que son vendidos directamente al Banco Central, no afectando directamente la cotización del dólar.

Por el lado de la demanda de divisas, las compras de dólares para atesoramiento y por motivos de turismo actuaron como el contrapeso principal a los ingresos de capitales del exterior. El primero de estos factores dio lugar a una demanda neta de divisas por USD 1.865 millones, nivel similar al de enero (USD 1.945 millones), que fue el más elevado desde que se levantaron las restricciones en el mercado de cambios en diciembre de 2015. Por su parte, la demanda neta por servicios, en la que pesaron fundamentalmente las compras para turismo y viajes, totalizó USD 908 millones, resultando levemente inferior al dato de enero (USD 1.151), uno de los valores más elevados de los últimos años.

En lo que respecta a las condiciones financieras internacionales (un factor que ha venido favoreciendo la captación de fondos en los mercados externos por parte del sector público y de los privados), esta semana la Reserva Federal de los Estados Unidos implementó una nueva suba en su tasa de interés de referencia, la segunda en los últimos tres meses. En una movida ya anticipada por los mercados, habida cuenta de las cifras que muestran un crecimiento robusto de la economía con una tasa de desocupación que se encuentra cercana a niveles que pueden ser considerados de pleno empleo, el Banco Central norteamericano elevó la tasa de política monetaria en ¼ de punto porcentual, llevándola a un rango de entre 0,75% y 1%.

Además, las autoridades de la Reserva Federal ratificaron que el ajuste en las condiciones monetarias procederá de forma pausada, a razón de tres incrementos anuales, esperándose, por consiguiente, dos incrementos más de ¼ de punto para este año.

Esto último despejó dudas de una eventual aceleración en el ritmo de incremento de la tasa de política monetaria, contribuyendo a la calma que se observó en los mercados en los días posteriores. En este sentido, la tasa de los bonos del Tesoro norteamericano a 10 años, con un vínculo más directo con el costo de financiamiento que enfrentan los mercados emergentes, retrocedió levemente luego del anuncio y sigue ubicándose, en 2,50%, en niveles similares a los que ha venido registrando en los últimos meses, tras el salto que siguió a la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales. En el mismo tono, la prima de riesgo emergente, medida por el índice EMBI+, también se mantuvo estable, ubicándose sobre el final de la semana en 333 puntos básicos (p.b.), no muy lejos del mínimo del año (327 p.b.), ocurriendo algo similar con la prima de riesgo local, que cerró la semana en 449 puntos, contra un mínimo para 2017 de 441 puntos. En vista de esto, el ajuste en las condiciones monetarias en los Estados Unidos no parece ser un factor que vaya a afectar de forma significativa la disponibilidad de financiamiento internacional a nivel local, allanando el camino al cumplimiento del Programa Financiero del gobierno, el cual ya de por si se encuentra en buena parte cubierto.  

Banco Ciudad de Buenos Aires 

Presidente: Javier Ortiz Batalla

Economista Jefe: Alejo Espora

Estudios Macroeconómicos y Sectoriales:

Daniela Canevaro

Esteban Albisu

Francisco Schiffrer

Luciana Arnaiz

Juan Pablo Filippini  

Sarmiento 611 Piso 6 (C1005AAH) 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Gentileza para 

Visto 169 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…