Viernes, 28 Abril 2017 00:00

Empresarios y banqueros creen que los economistas deben bajar su ansiedad - Por Daniel Sticco

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

A más de 15 meses de Gobierno, la economía no alcanza el impulso pronosticado, y se aleja la probabilidad de cumplimiento de las metas de inflación, crecimiento y déficit fiscal

 

Atrás van quedando las expectativas de un claro cambio de escenario económico como el que se tenía a comienzos del nuevo Gobierno, de flujo de inversiones productivas, y regreso al camino que conduzca a la normalización macroeconómica e institucional que habían generado, primero, la participación del presidente Mauricio Macri en el foro mundial de Davos, en enero de 2016 y, ocho meses después, en Buenos Aires, en un evento similar pero con la visita de destacados empresarios e inversores de todo el mundo.

Al menos eso es lo que se advierte en los análisis de los más encumbrados economistas del país, entre los que predomina la línea ortodoxa y que habían sido duros críticos de la política de los ocho años previos al Gobierno de Cambiemos, y sin duda conocedores del campo minado que había dejado sembrado una supuesta política populista. Supuesta porque, lejos de favorecer la inclusión social, fomentó la exclusión, la pobreza, con la aceleración de la inflación, la caída de la inversión productiva y más aún en infraestructura, y con el aislamiento de los mercados internacionales.

La explicación del cambio de humor, que se refleja en severos cuestionamientos a la política macroeconómica, los cuales se centran en: un indiscutible atraso cambiario respecto de la variación de los precios internos al consumo; el alejamiento de la posibilidad de que el Banco Central logre cumplir con la meta techo de inflación del 17% para este año, porque el consenso del mercado la ve en un piso del 22%; y que Hacienda no alcance la meta de baja del déficit fiscal a 4,2% del PBI antes del pago de intereses de la deuda pública, porque también la previsión de crecimiento de la economía fue de un 3,5% como se fijó en el presupuesto; es que "el Gobierno se equivocó en elegir un cuerpo colegiado para las decisiones económicas", y además "está pagando el costo de no haber explicado la real dimensión de la herencia", con más hipotecas que activos.

Los números de actividad, empleo y del movimiento de divisas del primer trimestre del comercio exterior, más aún del turismo, parecen darles la razón a quienes ajustan sus pronósticos a la baja en todos esos frentes, respecto de lo que esperaban originalmente, y alza en materia de inflación y, consecuentemente, de las tasas de interés.

Visión con otra prospectiva

Sin embargo, tanto en el mundo de los negocios, más aún de destacadas personalidades políticas y de empresas que han visitado la Argentina en las últimas semanas, como muchos de los CEO locales de la economía real y del financiero creen: "No hay que mirar rigurosamente las metas, sino más bien la tendencia, sin perder de vista de dónde se viene".

Una reflexión que refleja esa línea de pensamiento la dio el ex presidente de España José María Aznar, más allá de su conocida relación de amistad con el presidente Mauricio Macri: "Avalo el camino que tomó la Argentina. Es más que un cambio, está desarrollando en paralelo tres transiciones: del populismo a la democracia; del intervencionismo a la economía del mercado; y del aislamiento a la inserción en el mundo. Claves: confianza y perseverancia".

Pero también en encuentros privados, encumbrados empresarios de diversos rubros, incluidos de sectores industriales que aún no han ingresado en el sendero de las variaciones positivas, como también banqueros, minimizan el efecto de la posibilidad de que este año el Gobierno tampoco cumpla con las metas que anunció de inflación, déficit fiscal y crecimiento.

Es que en su visión de empresarios y directores de bancos se muestran menos rigurosos que los economistas en el seguimiento de los números finos de cada variable, porque saben bien que la gestión de un país es semejante a la de una empresa en términos muy generales, pero no es igual en particular. Por eso consideran más relevante bajar la ansiedad y mirar el sendero de cada variable que estar pendientes de no perforar los techos. En casi todos los casos perciben claros progresos:

  • 1. La suba de los precios pasó de un ritmo que alcanzó un pico del 46% en julio de 2016 a menos del 30% en el corriente mes y el consenso del mercado la ve en torno a 22% a fin de año.

  • 2. El PBI pasará de caer 2,3% a subir a una tasa real de 2,5% a 2,8%, una diferencia de cinco puntos porcentuales.

  • 3. El déficit fiscal no baja, pero tampoco aumenta, pese a que se redujo la presión tributaria en dos puntos del PBI con la suba del mínimo no imponible de ganancias de los asalariados y cambio de las escalas; la devolución parcial de IVA a los consumos de los sectores con mínimos ingresos; el diferimiento del pago del IVA de las pymes a 90 días; más el impacto del menor impuesto inflacionario.

Por el contrario, hay coincidencia con los economistas ortodoxos en que el tipo de cambio para el comercio exterior está atrasado respecto de la variación de los precios en los últimos doce meses, y algunos hasta arriesgan que debería ubicarse entre 18 y 20 pesos para volver a la competitividad que se tenía hace un año. Sin embargo, tanto empresarios no tan apegados al gremialismo sectorial como banqueros de peso, consideran un mal menor si el Gobierno mantiene la dinámica de desaceleración de la inflación, porque ese es el peor flagelo, no tanto para sus sectores, sino para la sociedad en su conjunto.

De ahí que, cuando se les pregunta sobre qué efecto sobre la credibilidad de los agentes económicos puede tener que el Gobierno no logre cumplir con las metas macroeconómicas que se fijó para este año de elecciones de medio término, responden: "Hay que bajar la ansiedad y no perder la visión hacia dónde se va". 

Daniel Sticco
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 261 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…