Viernes, 19 Mayo 2017 00:00

Se escapó el dólar: ¿y ahora qué hacemos con las Lebac? - Por Pablo Wende

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Luego de la suba de ayer, la divisa acumula un salto de 5% en 30 días y borró las ganancias en pesos. Pese a todo, la “bicicleta” puede dar buenos resultados

 

Se ganó más con la suba que tuvo el dólar en un par de horas que con un mes invirtiendo en Lebac. Es el peligro de la "bicicleta financiera", que ofrece interesantes ganancias en pesos pero cuya efectividad depende de la estabilidad del tipo de cambio. Un "cisne negro", un hecho inesperado como el que sucedió en Brasil en las últimas horas, borra de un plumazo cualquier cálculo previo.

Y esto vale para cualquier inversión realizada en moneda local: desde las Lebac que ofrecen tasas del 25,5% anual, hasta los títulos en moneda local que ajustan por CER o las apuestas en acciones. En todos estos casos hay un impacto negativo a la hora de medir la rentabilidad de la inversión en dólares.

La divisa trepó 2,5% como reflejo de la crisis de Brasil y la sacó barata, ya que el real se depreció más de 8% en la jornada. Y todo indica que la situación política tardará en serenarse. Con este incremento, los últimos 30 días la cotización ya acumula una suba del 5%, con lo que cualquier inversión en pesos se vio negativamente afectada. No es dramático ni mucho menos: la mayoría de los analistas coincide en que el tipo de cambio continúa atrasado en relación a la inflación acumulada.

Cambió el contexto local y el internacional en relación a lo que se vivía hace apenas un mes, en Semana Santa. En el mercado local hay un dólar más alto y tasas también más altas. Y en los mercados internacionales surgieron luces amarillas por la situación brasileña a lo que se agregan presiones sobre Donald Trump por el "Rusia Gate". La sensación entre los inversores es que se terminó la fiesta que habían vivido las bolsas del mundo luego de la victoria de Trump en Estados Unidos.

¿Por qué subió el dólar en el mercado local? Básicamente porque aquellos que venían invertidos en pesos salieron a dolarizarse. Y seguramente muchos que ingresaron divisas al mercado local en las últimas semanas para apostar a la tasa en pesos decidieron pegar la vuelta. El tipo de cambio flexible implica libre movimiento de capitales, por lo que es lógico que sucedan este tipo de reacciones. El tipo de cambio pasa a ser un "amortiguador" ante shocks externos.

La gran pregunta es, obviamente, cómo sigue la película. Lo que se perdió ya quedó en el pasado. Ahora lo que cualquier inversor se pregunta es cómo posicionarse para adelante. Puesto de otro modo, si vale la pena mantenerse en Lebac al 25,5% anual o es preferible dolarizarse.

En el corto plazo la respuesta es compleja. En la medida que continúe la volatilidad en Brasil, es probable que el dólar siga bajo presión y le gane a una inversión en pesos al 2% mensual. Pero experiencias recientes de crisis internacionales demuestran que el impacto es bastante acotado. En el Brexit, en agosto del año pasado, el dólar subió 10% y luego retrocedió. Y tras el sorpresivo triunfo de Trump no llegó a trepar 5% para luego acomodarse.

Por otra parte, la cercanía de las elecciones legislativas también favorece la dolarización de portafolios, ya que se supone que la incertidumbre provocará mayor cobertura para esperar tranquilo los resultados.

Para los que prefieren los plazos más largos, no parece mala opción la apuesta en pesos. Por un lado porque el tipo de cambio ya es un poco más atractivo para aquellos que parten de dólares. Pero en este caso es importante tener en cuenta que no estarán recibiendo $16,20 por cada dólar que vendan sino 15,80, ya que la brecha entre compra y venta es significativa.

El mensaje de fondo que se desprende de las últimas apariciones del titular del BCRA, Federico Sturzenegger, es que las tasas en pesos seguirán altas y continuarán ganándole a la inflación. Y se supone que el tipo de cambio aumentará un poco menos que los precios.

Los supuestos detrás de esta expectativa de tasas atractivas por delante surgen de algunas señales concretas del BCRA. Entre ellas las siguientes:

. Se mantiene la meta de inflación del 17% para el año, lo que obligará a una política restrictiva en lo que resta de 2017.

. También se mantiene el objetivo de 12 a 15% para el 2018, con lo que dicha postura tendrá continuidad en el tiempo.

. Y por último, uno de los objetivos del BCRA es darle más volumen al sistema financiero, lo que necesariamente requiere de tasas de interés más altas, como mínimo que le sigan ganando a la inflación.

Conclusión: aunque luce arriesgado de corto plazo, las Lebac ahora con tasas superiores al 25% siguen luciendo como una opción atractiva, siempre que se esté dispuesto a aceptar cierta volatilidad e incluso pérdidas en el corto plazo.

Pablo Wende

Visto 176 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…