Viernes, 16 Junio 2017 00:00

Competitividad y productividad, de quién dependen - Por Daniel Sticco

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La Argentina no logra retomar con firmeza la senda de crecimiento, y por tanto no genera empleos netos

 

Los datos del mercado laboral del primer trimestre 2017, surgieron del procesamiento de la última Encuesta Permanente de Hogares del Indec, estuvieron muy lejos de satisfacer las expectativas del Gobierno nacional, porque venía observando una recuperación sostenida del empleo en blanco, pero no detectó que fue más la consecuencia de la baja de la ocupación en negro, por aumento de la eficiencia en la tarea de fiscalización, que de una creación neta de puestos de trabajo.

Si bien el Indec aún no logró completar una serie anual de los indicadores laborales porque retomó la EPH a partir del segundo trimestre de 2016, y tampoco hizo ajustes por estacionalidad de cada período, para que puedan ser comparables los datos y tasas de un trimestre con cualquier otro, los empresarios alertan que no están dadas las condiciones para aumentar la dotación de personal, porque prevalecen diversos factores que generan incertidumbre. Lo mismo dicen muchos banqueros y hombres de finanzas que mantienen activas relaciones con grandes inversores del resto del mundo.

En el Ministerio de Trabajo explicaron que "los números de desempleo se mantuvieron en el rango de los últimos cinco períodos, entre 7 y 9% de la oferta laboral, porque aún prevalecen factores de incertidumbre, pese a que se trabaja para generar previsibilidad".

En esa línea se explica que la semana comenzara con la denuncia del presidente Mauricio Macri de la existencia de la "mafia de los juicios laborales", para comenzar a generar consenso de la necesidad de revertir ese cuadro, porque se sabe que es un claro fenómeno que afecta a la competitividad de la producción nacional, al generar imprevisibilidad sobre la evolución de los costos de las empresas.

Pero también, los hombres de negocios resaltan en los encuentros con las autoridades nacionales, como ocurrió esta semana con la multisectorial Asociación Empresaria Argentina (AEA), y la rama industrial en particular (UIA); en el primer caso con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y en el segundo con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, sobre la asfixia impositiva; las altas tasas de interés; y el atraso del tipo de cambio respecto de la inflación acumulada desde comienzos de 2016. Mientras que los funcionarias, destacan la baja productividad de la mayor parte de los sectores productores de bienes y servicios.

Complementarios, más que sinónimos

Usualmente se utilizan los términos competitividad y productividad como si se tratara de conceptos similares, sin embargo no es así, aunque ambos términos se los asocian con la capacidad de una empresa o sector de poder ofrecer un producto al mercado al menor precio posible para satisfacer las necesidades de los consumidores, así como para conquistar mercados externos, en condiciones de lealtad comercial.

La competitividad en una economía con los severos desequilibrios que arrastra la Argentina está estrictamente determinada por la política de Gobierno, en los planos monetarios y fiscales. Mientras que la productividad es de exclusiva responsabilidad de los empresarios.

Entre las responsabilidades de Gobierno, en todos los niveles: nacional, provincial y municipal, que afectan a la competitividad se destacan:

  • 1. La exagerada presión tributaria: Las alícuotas de Ganancias; Ingresos Brutos; Impuesto sobre los activos; al Cheque; IVA; tasas de habilitación, higiene; Sellos; cargas sobre la nómina salarial; entre muchos otros que superan largamente el promedio internacional y no contribuyen a una contraprestación de servicios de calidad.

  • 2. La política monetaria, porque asegurar el Banco Central una tasa de interés real positiva (varios puntos porcentuales por arriba de la tasa de inflación objetivo a un año) no sólo encarece el costo del crédito, sino que su efecto se torna más oneroso cuando se sostiene, como la inflación, en el rango de dos dígitos para las operaciones en pesos, en particular para las pequeñas y medianas empresas. También desalienta el consumo, y con ello la actividad, provocando un aumento del peso de los costos fijos, como ocurre en la mayor parte de los sectores que se desenvuelven con un uso de la capacidad productiva entre 30% y 40% por debajo del potencial comprobado.

  • 3. El atraso cambiario derivado de la política monetaria, y también fiscal, porque el Gobierno nacional eligió financiar un exceso de gasto  público del 20% a 25% sobre los recursos que percibe con el cobro de impuestos, por la vía de colocación de deuda pública en dólares, porque alimenta la oferta de divisas y con ello derrumba artificialmente el tipo de cambio. Se eleva la cotización del peso, porque a pesar del alto proceso inflacionario cada vez se requieren menos unidades de la moneda nacional para comprar un dólar, o un euro; no tanto respecto del real de Brasil.

La lista puede resultar interminable, pero no pueden faltar entre los factores que afectan a la competitividad de las empresas:

  • 4. La deteriorada y limitada infraestructura vinculada con las comunicaciones y el transporte, incluidas las redes viales, como los medios terrestres, aéreos, marítimos y fluviales, y las capacidades portuarias y aeroportuarias; y

  • 5. La incertidumbre que genera la denominada "mafia de los juicios laborales", según la definió el Presidente de la Nación.

Al parecer todos esos factores explican la lenta maduración de las promesas de inversiones que en cada encuentro con líderes internacionales recibe el presidente Mauricio Macri. Todos resaltaron el potencial de crecimiento que tiene la Argentina, uno de los más altos del mundo, con tal vez la excepción de los países africanos; pero destacan que los capitales productivos comenzarán a ingresar de modo generalizado, cuando se despejen las luces rojas que ven en la lista precedente. Sólo vinieron, y en cantidades superiores a las esperadas, para actividades capital intensivas: como energías renovables; y algún nicho del mercado inmobiliario, con los incentivos que dio el blanqueo de activos; y el agro pampeano. No mucho más.

En tanto, entre las responsabilidades de las empresas para revertir la baja productividad en términos internacionales, con la principal excepción del agro pampeano que es una de las actividades pioneras en el uso del denominado paquete tecnológico, sobresalen:

  • 1. La inversión en moderna tecnología;

  • 2. La revisión de los sistemas de producción, para adaptarlos a los tiempos modernos;

  • 3. La capacitación permanente de su personal, pero también la inversión en capacitación de los cuadros que se necesitan incorporar al mundo del trabajo, pero que carecen de instrucción de base;

  • 4. Generar incentivos a la motivación, en un ambiente de bienestar que contribuya a alimentar la sana autoestima del trabajador, con canales claros para la promoción y que eviten las sobreexigencias horaria y de rendimiento;

  • 5. Tener vocación por la innovación y menos temores a la disrupción.

Como en el caso de la competitividad, la lista puede resultar también puede ser más amplia, e incluiría la espera de que la política gubernamental corrija las deficiencias descriptas, porque de lo contrario cualquier esfuerzo desde la microeconomía correría el riesgo de quedar rápidamente diluido.

Eso es lo que desde el mundo de las finanzas resaltan como factor que demora la llegada de inversiones generalizadas a la economía real, porque la sumatoria de atraso cambiario y altas tasas de interés, junto con una demorada reforma laboral y tributaria, han llevado a que la mayor parte de las empresas perdieran valor de mercado. Eso las torna atractivas para la compra por parte de un inversor externo, pero no sólo eso aún no se manifestó, sino que justamente ese escenario desalienta a que sus actuales dueños inviertan en busca de elevar la productividad laboral y de sus establecimientos. 

Daniel Sticco
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 257 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…