Domingo, 27 Agosto 2017 00:00

Ajuste a lo Macri: baja el gasto 10%, la economía crece 5% - Por Marcelo Canton

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Los funcionarios confían en que será todo “viento de cola” en el momento de las elecciones.

 

Si alguien quiere decir que ya empezó el ajuste de Macri, tendrá ahora números para ratificar sus dichos. El gasto público bajará en el último trimestre del año un 10% en términos reales, dicen en el Gobierno. Pero, claro, lo acompañan con un dato de igual impacto: para ese momento, la economía estará creciendo a un ritmo del 5%. ¿Impacto electoral? Los funcionarios confían en que será todo “viento de cola”, mientras los gobernadores del PJ, muchos de los cuales perdieron la elección pero igual quieren desplazar a Cristina de la escena, se preparan para una discusión durísima por plata.

El déficit fiscal primario (ingresos menos gastos) está dentro de los parámetros previstos, pero muchos analistas empiezan a mirar con más atención el déficit financiero. Veamos por ejemplo el informe de ASAP, el instituto que analiza con más detalle el gasto público. Según su último informe, en los primeros 7 meses del año el déficit público llegó a $ 250.694 millones, un 92% más que en 2016. Es que el pago de intereses subió $ 154.521 millones. Pese a que los subsidios bajaron un 16%, en el período los gastos totales crecieron un 35,6%, mientras los ingresos tuvieron un alza del 26,8%. ¿Cómo lo ven en Hacienda? Como una situación que “ya está mejorando”.

En el equipo de Nicolás Dujovne reconocen que en el primer semestre del año el gasto creció a un ritmo del 38%. “Pero en agosto y setiembre lo contuvimos y el alza es del 18%, ya por debajo de la inflación –dicen-. Y en el cuarto trimestre del año crecerá a un ritmo del 10%”. Cruzando esos números con la inflación esperada, continúan los hombres de Hacienda, para fin de año "el gasto promedio de 2017 tendrá una caída del 4% en términos reales”.

Así, aseguran, podrán cumplir con los objetivos de déficit fiscal de este año: 4,2% del PBI. ¿Y el año próximo? “Cumpliremos con el 3,2%”, aseguran. El dato es interesante, porque será uno de los números clave en el proyecto de Presupuesto que el Presidente envíe al Congreso el mes próximo. Pero no todos los funcionarios creen que sea así. Hay hombres más optimistas que Dujovne en la Casa Rosada. Pero todos buscan mantener sus expectativas en un bajo perfil. ¿Por qué?

La explicación arranca en otro número clave del Presupuesto, cuál es el crecimiento esperado. Hoy en el equipo de Dujovne confían en que la economía crecerá en el último cuatrimestre del año a un ritmo del 5%, comparada con 2016. Si, justo para las elecciones. Qué políticamente oportuno para el Gobierno, no?

Con esa tasa de crecimiento habrá un fuerte arrastre para comienzos del año próximo. Entonces se podría superar los números de 2017. Pero en Hacienda no quieren apostar a ello: es que su meta real es que el déficit fiscal baje al 3,2%, “y si ponemos un crecimiento más alto, el gasto también crecería y no es nuestra idea”. “No podemos poner por caso que esperamos crecer al 4,5% porque entonces todos pedirían más”, precisan, por si hiciera falta. Cualquier parecido con la política de subestimar los números de Roberto Lavagna para tener mejores resultados que los prometidos es pura casualidad. Y justamente ahí hay otro punto de conflicto numérico en la discusión final del Presupuesto: ¿cuál será la tasa de inflación a que apuntarán? En estos días se dice que Mauricio Macri prefiere una baja más gradual en ese indicador a cambio de un crecimiento más firme. ¿Lo habrá acordado ya con Federico Sturzenegger?

En medio se abre una discusión millonaria que preocupa a muchos funcionarios: los fondos coparticipables con las provincias. En algún despacho de la Casa Rosada temen que la Corte Suprema falle antes de las elecciones de octubre sobre la demanda de la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano. Estamos hablando de un reclamo de $ 54.000 millones que deberían salir del bolsillo de los gobernadores. Hay analistas que no creen que el tribunal tenga tiempos técnicos para llegar a una decisión así en esos plazos. No habría terremoto financiero federal en pleno tiempo electoral, dicen.

Pero el Gobierno sabe que es una espada de Damocles sobre la pelea con los gobernadores. ¿Qué esperan? Una salida muy a lo Ricardo Lorenzetti, el titular de la Corte: un poquito para acá, otro poquito para allá. En concreto, la Rosada no cree que haya un fallo sobre la cuestión de fondo, sino un amparo que conceda que parte de los recursos discutidos pasen ya a manos de María Eugenia Vidal, mientras que a la vez convoca a una negociación política. “¿Te lo imaginás a Lorenzetti enojando a todos los gobernadores, que son los que mandan en el Senado, que es a su vez quien juzga a los jueces?”, dice un altísimo funcionario. ”Y mucho menos con Lilita Carrió suelta y ganando con el 50% de los votos”, agrega con explícita maldad, conocido el encono entre la candidata de Cambiemos y el titular de la Corte.

Los gobernadores, dicen en el Gobierno, “quieren consolidar” un ingreso que se embolsaron por años, el del Fondo del Conurbano, y resistirán la discusión. ¿Será entonces este el momento de arrancar con el debate de la coparticipación federal? ¿Se pondrá entonces sobre la mesa también la tan mentanda Reforma impositiva, que podría afectar a los ingresos provinciales?

Tiempo al tiempo, es la respuesta oficial. En principio, acordaron con las provincias el Acuerdo Fiscal que pone topes al gasto de los gobernadores. Lo mandarán al Congreso el mes próximo con el Presupuesto. O sea, será ley que los estados provinciales tengan límites en el déficit o en nombramientos de empleados públicos. Esos temas serán los que se debatirán en el Congreso en el tiempo electoral.

En paralelo, la Casa Rosada quiere discutir caso por caso el gravamen que más preocupa a los empresarios, Ingresos Brutos. “No tenemos facultades para regularlo, pero lo vamos a negociar con cada gobernador”, dicen los funcionarios nacionales. Pero ponen plazos: esa mesa de debate no se abrirá antes de las elecciones. “No podemos contaminar el tema con la puja electoral”, dicen.

El siguiente punto de la agenda es el envío al Congreso de la Reforma impositiva, ese enorme paquete cuya justificación teórica supera las 200 páginas. Será también después de las elecciones de octubre y antes de fin de año, dicen los funcionarios nacionales, que se niegan a dar precisiones y acusan de lobistas a empresarios que ya hablan de subas de alícuotas en casos específicos.

Con sonrisas y diciendo que son buenas noticias, la pelea por los números de la economía se tensa. 

Marcelo Canton

Visto 657 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…