Domingo, 10 Septiembre 2017 00:00

Los bonos de fiesta y las exportaciones en capilla - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Hay interés por los títulos argentinos en dólares. La suba de bonos impulsa la baja de las tasas que paga el país

 

Se sigue dando en forma silenciosa pero constante. La suba de los bonos argentinos en dólares después de las PASO encubren una de las noticias económicas más destacas en estas semanas.

Empezando por los números y recordando que cuando suben los títulos bajan los rendimientos: el bono a 10 años conocido como Argentina 2027 cotizó en torno a US$ 108,50 y pasó a rendir 5,7% anual. Hace dos meses ofrecía 6,5%.

El bono a 4 años, Argentina 2020, rinde 4,30% y el 2024, 4,7% anual.

En cifras gruesas, el actual costo de financiamiento es casi la mitad de lo que el país pagaba en el fin del gobierno de Cristina Kirchner y eso es un dato clave para la actividad económica y, especialmente, para el sector privado que está saliendo al mercado a buscar crédito.

Un ejemplo: IRSA consiguió US$ 149 millones del mercado doméstico pagando 5% anual a 3 años para sus proyectos del polo DOT en Saavedra y de Catalinas. Antes pagaba 10% anual.

La baja del costo del crédito, desde ya que favorece al Tesoro Nacional y convalida en el corto plazo la estrategia de financiar el déficit fiscal con los fondos de la colocación de bonos en el exterior.

Dentro del Gobierno, ese abaratamiento del crédito alienta a los funcionarios que se inclinan por la prolongación de la estrategia “gradualista” de reducción del déficit apostando a que el “viento de cola” que las finanzas internacionales le generan a los países emergentes se prolongue. Pero, en esa materia existen más dudas que certezas con la excepción de una: los cambios en las condiciones externas (en la actualidad, liquidez alta y tasas de interés bajas) suelen ser sorpresivos y abruptos. Y de eso también deben tomar nota los funcionarios.

En el Gobierno le están dando las puntadas finales al proyecto de Presupuesto 2018 que debe ser enviado al Congreso en los próximos días.

El cálculo de ingresos y egresos se basa en el objetivo de reducir el déficit fiscal un punto respecto a este año (3,2%%del PBI) con la economía creciendo 3,5%. El objetivo es ambicioso (sería la primera vez en mucho tiempo que habría crecimiento con reducción del déficit) de la mano del financiamiento externo.

Uno de los interrogantes que se fue desvaneciendo en los últimos tiempos es si habrá un ajuste fuerte de las cuentas públicas después de las elecciones.

La decisión política y la fluidez financiera internacional (la tasa de los bonos a 10 años de los EE.UU. tocó un mínimo de 2,07% anual) contestaron por adelantado que la estrategia gradualista ganó el partido antes de la definición electoral.

Mientras tanto, las finanzas se mantienen en el andarivel de las elecciones con las letras del Banco Central dominando el escenario de corto plazo y la quietud del dólar que asegura un rendimiento interesante.

La tasa de las letras rondando el 27,5% anual constituye un argumento sólido para mantener la preferencia de los inversores grandes ante la creencia de que el dólar no le jugará una mala pasada, por lo menos, hasta el 22 de octubre, día de la elección legislativa.

El gradualismo se impone como estrategia electoral pero deja abiertos dos puntos clave para el mediano plazo. Uno de ellos es que cubrir el déficit con financiamiento externo no puede extenderse por mucho tiempo. El otro, es el estancamiento de las exportaciones.

La Argentina ya tuvo muchas (malas) experiencias en materia de dependencia del financiamiento externo para cubrir los gastos internos y el “viento de cola” de las finanzas internacionales no durará para siempre.

El caso de las exportaciones es delicado. En los últimos 5 años el superávit comercial externo desapareció y este año el déficit superaría los US$ 5.500 millones como consecuencia de importaciones creciendo fuerte frente a exportaciones quietas.

Cuando se corra el telón electoral, la economía argentina volverá a demostrar que es la de siempre: repunta con la entrada de dólares hasta que no alcanzan para financiar las importaciones y seguir creciendo. Sería bueno que esas cosas se encaminen con anticipación. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 68 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…