Miércoles, 04 Octubre 2017 00:00

El show de dólares que entusiasma al Gobierno - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Los mercados del mundo están dando sorpresas. Y la Argentina sigue consiguiendo financiamiento de manera fluida

 

El principal índice de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, ayer subía 0,9% a un día de la masacre de Las Vegas, cuando un contador estadounidense de 64 años y sin antecedentes atacó a tiros a una multitud que estaba en un festival de música y dejó, al menos, 59 muertos.

El Dow Jones parece haberse independizado de los temores de parte de los estadounidenses sobre el gobierno de Donald Trump y responde con subas a las amenazas de provocar una explosión nuclear por parte del gobierno norcoreano.

Ese indicador del principal mercado accionario del mundo acumula subas de 1,6% en cinco días, de 4,10% en un mes, de 5,43% en tres meses y de 24,6% en un año. El dinero parece no prestarle atención a los problemas políticos.

Cruzando el océano, el resultado no fue distinto. El índice clave de la bolsa madrileña, IBEX, subía 1,80% en medio de una importante crisis política entre Madrid y Barcelona a raíz del referéndum independentista en Cataluña.

En la Argentina, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires subía ayer 0,9% y coronaba 13 jornadas consecutivas en alza habiendo dejado en septiembre una mejora de 10,5%. El sustento político del mercado argentino es muy distinto al que puede intuirse para los EE.UU o España. Acá el optimismo político sí parece tener su correlato en los mercados.

Un dato relevante para quienes siguen temas financieros y que constituye un indicador de lo que pasa con los activos argentinos es que el destacado y cuestionado bono a 100 años que el ministro de Fianzas Luis Caputo colocara a mediados del año pasado vino subiendo en forma sostenida. Había sido colocado a un precio de US$ 90 y ayer llegó a los US$ 100. El argumento para la suba es entendible: ofrece una renta de 7,125% anual, un rendimiento difícil de obtener en un mundo bañado de liquidez y tasas bajas.

Los mercados del mundo y de Argentina tiene un denominador común: a nivel global sobran capitales y, para sorpresa de muchos expertos, el mundo crece, también crece el comercio global y, el dato clave es que no aparece en el horizonte un riesgo de rebrote inflacionario.

Si el mundo crece y sin inflación, el respetado Banco Central estadounidense, la Reserva Federal, no encuentra motivos valederos para subir la tasa de interés que constituye el "piso" sobre el que se edifica el costo financiero a nivel global.

Los bonos de los EE.UU a 10 años pagan 2,3% anual y sobre esa base la Argentina puede conseguir financiamiento a 4,9% anual y en baja. El Tesoro paga hoy 1,5 punto por encima de Brasil, una diferencia que el Gobierno aspira a reducir sensiblemente en el próximo año.

Para dar una idea del exceso de liquidez mundial vale un dato sobre el que puso foco el presidente del Banco Central de Perú, Julio Velarde, en las Jornadas Monetarias del Banco Central. Dijo Velarde: el dinero que mueven los portafolios financieros representan 125% del producto bruto mundial y los mercados emergentes resultan pequeños frente a un movimiento de 1% de ese dinero.

Para el Gobierno argentino, que aspira a continuar con el uso fluido de financiamiento externo para sustentar la política "gradualista", el dato es tranquilizador. Que se diluya la posibilidad de una suba fuerte de la tasa a nivel mundial prologa la vida del "gradualismo" argentino pero, ¿hasta cuándo? Los economistas que coinciden con las ideas del gobierno aseguran que la estrategia basada colocar bonos en el exterior para financiar el déficit fiscal puede prolongarse por dos años más.

El entusiasmo del mundo financiero adelanta un triunfo del oficialismo en la elección legislativa del 22 de octubre (los bonos argentinos en dólares subieron 12% desde las PASO) y el índice de optimismo que elabora la consultora Management & Fit sostuvo que el optimismo económico subió por tercera semana consecutiva.

Los analistas creen que al Gobierno "se le alinearon los planetas" para llegar a la elección de la mano de una mejora del consumo y de los datos de actividad económica que ahora arrojan cifras positivas y del fogoneo del crédito por parte de los bancos oficiales y de la ANSeS.

El titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso dialogando ayer con el periodista Jorge Lanata dijo" De los dos millones de familias que cobran la Asignación Universal por Hijo, un millón ya pidió el crédito Argenta". El número es llamativo y se suma a los préstamos de esa línea que se están otorgando a los jubilados y a la "incentivación " que está haciendo, por ejemplo, la banca oficial con los préstamos hipotecarios.

El Banco Nación anuncia que está concretando un crédito hipotecario cada "dos minutos" en un alarde de fluida capacidad prestable que, a los efectos de la macroeconomía, contrasta con la política de contracción monetaria que lleva adelante Federico Sturzenegger desde el Banco Central.

La banca oficial se desligó por ahora de la política de astringencia y se acopló a los tiempos y las necesidades electorales del Gobierno sin contemplar que después deberá preocuparse por el repago de tanto préstamo.

El show de dólares que viene de afuera y el bombeo crediticio del mercado doméstico entusiasman al Gobierno que lo único que aspira es a que transcurran rápido los días hasta el 22 de octubre. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 348 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…