Domingo, 22 Octubre 2017 00:00

Toque de atención en bonos, acciones e inflación - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Comienza una nueva etapa también en la economía. Y el objetivo de bajar la inflación a 12% enfrenta muchas dudas.

 

Entre martes y miércoles la Bolsa había bajado 3,4% (después se recuperó) y el jueves y el viernes los bonos en dólares también soportaron una toma de ganancias que se originó en las ventas de fondos de inversión del exterior. Se habló de que el caso de Santiago Maldonado y la nube de incertidumbre que lo rodea habían tenido un reflejo en el mundo del dinero.

Desde ya que los operadores no tenían una información privilegiada, pero la prudencia había ganado espacio después de semanas de suba fuerte de negocios y precios de los activos argentinos. El jueves, por caso, el riesgo país de la Argentina estaba sólo 100 puntos básicos (un punto porcentual) por encima del brasileño, en lo que constituyó la menor diferencia en muchos años.

Lo de la Bolsa de mitad de semana y de los bonos sobre el fin fue un reflejo de la sensibilidad de los operadores después de haber ganado mucho dinero con la trepada de las acciones y los títulos públicos, en lo que representó una apuesta decidida a que el Gobierno saldría bien parado hoy de las elecciones legislativas.

Ese voto a favor de los mercados en las semanas previas a la elección se dio en un marco de mejoras para toda la región por un elevado nivel de liquidez internacional. Pero, también, en el entendimiento de que ante un resultado favorable, el Gobierno encarará las reformas laboral e impositiva de las que se viene hablando desde hace tiempo. Y, sumado a eso, en la creencia de que el traspié inflacionario de septiembre (suba de precios de 1,9%) no lo afectará demasiado.

Cuando el miércoles Federico Sturzenegger reconoció que “está costando bajar la inflación núcleo” (había sido 1,4% en agosto y fue 1,6% en septiembre), puso en la mira uno de los temas más sensibles para la gente y el Gobierno. Los datos oficiales marcan que la inflación anual es de 24,2% y, aunque pueda resultar la mitad que la del año anterior, supera cómodamente la meta del 17% prevista por el Banco Central.

Una pregunta que inquieta es: si con tasas que superan el 26% anual no se logró doblegar la inflación núcleo (no computa ni tarifas ni precios estacionales), ¿cuánto habrá que subirlas para conseguir una baja mayor?

Probablemente surja alguna respuesta en los próximos días. Y más aún después de que el titular del Central haya ratificado la meta de inflación de entre 8% y 12% para el año próximo.

Con tasas altas y el precio del dólar aquietado (sólo aumentó 9,7% en lo que va del año), los índices de precios siguen mostrando rebeldía en varios rubros.

Mientras que alimentos y bebidas suben 21% en un año (IPC -INDEC-GBA), el rubro vivienda aumentó 46,3%, comunicación 36,1% y educación 30,9%, liderando, esos tres rubros, las subas anuales del índice.

En otros términos, ese ranking es una fotografía de los esquemas tradicionales de la Argentina en años electorales en los que, por obra de cierto atraso cambiario, los bienes que se comercializan internacionalmente encuentran en el dólar barato un techo para la suba mientras que los servicios le sacan ventaja.

El dato oficial de los movimientos de la “cuenta capital y financiera del sector público” indica que por ingresos, Letras del Tesoro y préstamos de organismos internacionales en septiembre fue superavitaria en US$ 2.331 millones y que, además, entraron dólares para pasarse a pesos y colocarse en títulos públicos. Con la billetera cargada de divisas, el tránsito hacia las elecciones se alisó. Mañana comienza una nueva etapa. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 103 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…