Domingo, 29 Octubre 2017 00:00

Vaivén de dólares y pesos, ¿y el impuesto a la renta financiera? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El Gobierno abre la discusión sobre los impuestos. El dólar se fortalece afuera y se devalúan las monedas de la región

 

Para experimentados analistas de la política argentina, mañana comienza efectivamente el gobierno de Mauricio Macri.

La convocatoria presidencial a gobernadores, dirigentes sindicales, empresarios y referentes de la política argentina será la línea de largada de un programa de gobierno que tendrá como objetivo cambiar impuestos y regulaciones en la búsqueda de mejorar la competitividad de la economía para tender a un crecimiento sostenido que le permita al país crear empleo y bajar en forma sensible los niveles de pobreza.

El puntapié inicial lo dieron la gobernadora de la provincia Buenos Aires y el Jefe de Gobierno porteño al anunciar el jueves la rebaja del impuesto a los ingresos brutos a cambio de aumentar el impuesto inmobiliario y la tasa de Alumbrado Barrido y Limpieza. Cambiar impuestos que pesan sobre la actividad económica por los que gravan los patrimonios. ¿Serán tan expeditivos el resto de los gobernadores?

El tema es muy sensible porque en los últimos años Ingresos Brutos aumentó en forma importante su peso en la recaudación de casi todas las provincias. Y el cambio no puede representar un salto al vacío. El Gobierno propondrá el gradualismo y los gobernadores pedirán que todo sea aún más gradual ante el temor de perder ingresos.

Mientras el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, avanzaba con la confección de la propuesta, el mundo y el Banco Central empezaron a mover fichas clave para el andar de la economía en los meses que vienen.

La primera de esas claves fue la suba de la tasa de interés de los bonos del Tesoro de los EE.UU. a 10 años que de un rango de 2,20% anual pasó a 2,45% y fue tomado como un primer movimiento sobre lo que puede venir.

La suba de esa tasa fortaleció la cotización internacional del dólar y las monedas de los países emergentes se devaluaron. El peso argentino no fue la excepción.

El dólar mayorista tocaba el viernes los $17,70, y aunque después cedía posiciones, concluía con un alza de casi 1% en la misma semana en la que el Banco Central subía con fuerza la tasa de las Lebac (un punto y medio, para fijarla en 27,75% anual). Federico Sturzenegger salió a absorber más pesos pero el mercado también miraba lo que pasaba afuera y hubo compras de dólares de operadores grandes.

También los bonos argentinos en dólares sintieron el impacto del alza de la tasa norteamericana y especialmente los de largo plazo. El bono de 100 años que había arrancado cotizando en US$ 90 y trepado hasta los US$ 104, el viernes había retornado al nivel de los US$ 100. Pero después repuntó al calor de las informaciones sobre que Jerome Powell, considerado un moderado, sería el reemplazante de Janet Yellen al frente de la Reserva Federal de los EE.UU. Los operadores interpretaron que eso descartaba la posibilidad de un aumento robusto del costo del dinero.

Pero en la Argentina los operadores tomaron nota del grado de sensibilidad de los mercados ante el aumento de los intereses afuera y, más aún, después de venir de un tiempo bastante prolongado de subas y ganancias. Pareciera que ese tránsito ahora sería más escarpado.

El presidente del Banco Central, subiendo la tasa y cambiando el modo de cómputo de los encajes de los bancos ( una medida técnica que los obligará a previsionar mucho efectivo para diciembre) volvió a dejar en claro que la pelea contra la resistente "inflación núcleo" (sin tarifas ni precios estacionales) que no cede de 1,6% mensual será sacando y sacando pesos del mercado.

Sturzenegger resalta el dato de que la base monetaria (dinero líquido) está en el mismo nivel que en enero pero que, a pesar de eso, la inflación no cedió todo lo que pensaba. Y ahora, además, vendrán los aumentos de gas, luz y transporte. ¿Habrá que esperar un nuevo torniquete monetario? La respuesta también estará asociada a la expectativa que se genere en torno a si el Gobierno podrá dar señales de reducciones palpables en materia de déficit fiscal.

​Por otra parte, el mercado se prepara para digerir el anuncio formal de que el paquete de reforma impositiva contemplará un gravamen, de entre 10% y 20%, a la renta financiera de los particulares. Ese impuesto tan temido por el mercado financiero saldría a la luz mañana en la nueva y fundacional etapa del gobierno de Macri. Hay cambios que se avecinan y prometen ser fuertes. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 99 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…