Martes, 05 Diciembre 2017 00:00

El empleo en los dos primeros años de Macri - Por Estefanía Pozzo

Escrito por  Estefanía Pozzo
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde el inicio de la gestión, el total de trabajadores registrados creció 2,2%, aunque el 40% de esos nuevos empleos son monotributistas. La industria, el sector más golpeado. Las fichas del Gobierno están puestas en la reforma laboral.

 

La puerta de ingreso a un trabajo registrado en el sector privado hoy en la Argentina es, principalmente, una oficina, una obra en construcción, empresas de servicios personales o de venta de bienes y servicios. Estos empleos de media o baja calificación explicaron el 55% de los 1,9 millones de las nuevas incorporaciones que se generaron en el primer trimestre de 2017, de acuerdo a datos del Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, entrar en el mercado de trabajo formal no es garantía de continuidad. De hecho, en materia de empleo privado registrado sin contar cuentapropistas, el país está por debajo de los niveles de diciembre de 2015: desde ese momento hasta octubre de este año (último dato disponible) se destruyeron 7792 puestos de trabajo, principalmente en la industria manufacturera.

Estos datos surgen del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la serie más completa de empleo registrado del país. Si se analiza la evolución global, esto es, cuál fue la registración de trabajadores en los dos primeros años de gestión de Mauricio Macri (sin tener en cuenta si es cuentapropista, trabaja en relación de dependencia en el sector público o privado), el resultado es positivo: hay 263.385 nuevos puestos más (netos) de trabajo respecto de diciembre de 2015. 

Del total de nuevos empleos desde diciembre de 2015 hasta octubre de 2017, las ocupaciones principales que más incorporaron trabajadores fueron monotributistas (40,65%), monotributistas sociales (27,55%), asalariados públicos (24,15%) y asalariados de casas particulares (7,64%). Al igual que con los trabajadores del sector privado, ocupación para la que todavía no se recupera el nivel de 2015, los trabajadores autónomos también cayeron, ya que son 13.982 menos que al momento del cambio de Gobierno.

Un dato particularmente llamativo es el aumento de monotributistas que, como se mencionó, explican el 40,65% de los nuevos puestos de trabajo registrados creados durante la gestión de Cambiemos: son 113.075 personas dadas de alta bajo esta modalidad.

José Anchorena, subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales del Ministerio de Trabajo, le explicó a este medio en varias oportunidades que no lo consideran empleo precario y que el aumento se debió a un mayor incentivo para los monotributistas ya que pueden ser beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Un dato interesante es la composición de los aportantes al régimen de monotributo: según cálculos de la AFIP, el 80% de quienes aportan a este régimen pertenecen a las categorías más bajas, que son la A, B y C, trabajadores que declaran ingresos de entre $ 7000 y $ 14.000 mensuales.

 

Si se analiza solamente el acumulado de 2017 los números son mejores. En los primeros 10 meses del año, el único tipo de ocupación que expulsó trabajadores registrados fue "autónomos", algo que desde el Ministerio de Trabajo explican que responde a un cambio de régimen debido a los mayores límites de facturación vigentes para el Monotributo.

La creación de empleo en relación de dependencia del sector privado en lo que va de este año alcanzó a 57.429 puestos, y desde la administración nacional estiman que 2017 cerrará en 80.000 empleos de este tipo.

Resultados sectoriales: la industria, en caída libre

En el desagregado de los 14 sectores que mira el Ministerio de Trabajo, hay cuatro que están por debajo de los niveles de 2015: Industria manufacturera (con una caída de 10,81%), Explotación de minas y canteras (-10,04%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-2,2%) y una leve caída en Transporte, almacenamiento y comunicaciones (-0,31%).

Por el contrario, las 12 restantes registraron un crecimiento respecto de diciembre de 2015: Servicios sociales y de salud (+5,82%), Suministro de agua, luz y electricidad (+4,75%), Enseñanza (+3,33%), Hoteles y restaurantes (+2,66%), Servicios comunitarios, sociales y personales (+2,56%), Construcción (+2%), Comercio y reparaciones (+1,87%), Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (1,29%), Intermediación financiera (0,96%) y Pesca (+0,72%).

 

Según un informe del Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior de la UMET (ODEP), el problema en el empleo industrial no sólo se debe a la acumulación de los despidos sino también a una mayor precarización en ese rubro.

"Se evidencia un proceso de precarización laboral, esto es, una caída de la participación de los asalariados en el empleo industrial a costa de los cuentapropistas y, hacia dentro de los asalariados, una caída de la proporción de los registrados a expensas de los no registrados", indica el documento que compara datos del segundo trimestre de 2017 contra el segundo trimestre de 2015.

Paula Español, directora de la consultora Radar especializada en industria y también directora del ODEP, asegura que a pesar del rebote de la actividad industrial en los últimos meses, la mayor actividad en el sector no se tradujo en creación genuina de trabajo.

"Hay recuperación con una perspectiva a futuro muy delicada, por lo que las empresas tienden a emplear menos. Además, los sectores que están recuperando la producción son sectores menos demandantes de mano de obra, como la siderurgia y el cemento por ejemplo", señala la especialista.

Desde el Ministerio de Trabajo explican con un término especial por qué, a pesar de que se produce un crecimiento de la actividad, eso no tiene impacto en el mercado de trabajo. Según Anchorena, ese rezago se denomina 'hoarding', ya que las empresas suman horas a sus trabajadores o eliminan las supensiones antes de contratar nuevo personal.

Así también lo entiende Nuria Sumel, economista senior de FIEL, quien señala que el empleo "estaba subutilizado" y que lo que sucede primero es que se usan "más horas" de los trabajadores. "Se extienden horas o se reducen suspensiones. No se ve todavía el aumento de la demanda de trabajo porque es caro y hay costos laborales altos", apunta.

Desempleo: jóvenes y mujeres

El 8,7% de la población económicamente activa está hoy desocupada en la Argentina según el Indec. Este promedio general, sin embargo, puede más que duplicarse si miramos los datos buscando en qué grupos de la población la falta de trabajo es más apremiante. Las mujeres y los jóvenes son hoy quienes más complicaciones tienen el país para encontrar empleo.

En el caso de ellas, la tasa de desocupación supera el promedio general: alcanza al 9,5% de las mujeres que buscan activamente trabajo pero no lo consiguen. Y si esa mujer tiene menos de 29 años, la tasa se eleva al 19,5%. En la provincia de Buenos Aires es el récord del país: el desempleo abarca al 22% de las chicas. Para los varones de la misma edad, si bien el desempleo también es superior al promedio general, la tasa es cinco puntos porcentuales menor al de ellas: alcanza al 17,4%.

Balances: ¿negativo? ¿positivo?

"El empleo registrado, hasta el último dato publicado, creció 1,9% desde que asumieron. No es una performance espectacular. Se crearon 230.000 puestos de trabajo, pero el tema es que cuando uno empieza a desagregar qué es lo que creció, lo que se encuentra es que aumentaron los monotributistas independientes, el monotributo social y trabajadores de casas particulares. ¿Qué nos dice esto? Que, menos las trabajadoras de casas particulares, es un empleo de poca productividad. No está denotando que la economía está creciendo", analiza Sumel, la economista de FIEL.

Mariana González, coordinadora del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA - CTA), sostiene que el balance "es negativo". "Existió una destrucción de puestos de trabajo que no fue totalmente compensada con los sectores que empezaron a crecer y además hubo un cambio en la composición del empleo que también puede evaluarse negativamente, porque el empleo asalariado del sector privado es el que más perdió", señala.

La reforma laboral: el Senado tiene la pelota

Luego de casi dos semanas de negociaciones con la CGT, el Ministerio de Trabajo llegó a un acuerdo con la conducción de la Central Obrera para elevar un borrador de reforma laboral al Congreso.

El proyecto contempla una serie de modificaciones a la Ley de Contrato de Trabajo: modifica la base de cálculo de las indemnizaciones (quita el aguinaldo, bonos y premios para determinar el monto de los despidos), elimina la solidaridad en tercerizaciones de empresas de limpieza, mantenimiento, y gastronomía, crea la figura del trabajador autónomo pero económicamente dependiente (con un límite de 22 horas semanales de dedicación) y regula el blanqueo de trabajadores, entre otras modificaciones.

La baja en la carga de las contribuciones patronales, otro de los aspectos fundamentales que la administración nacional remarca como fundamentales para la creación de nuevo empleo (porque eleva el costo laboral "no salarial") quedó en la reforma tributaria.

Según fuentes del Ministerio de Trabajo, el oficialismo negocia contrarreloj para incluir la reforma en el temario de convocatoria a sesiones extraordinarias y tiene la intención de tratarla en el recinto el miércoles 20 de diciembre. 

Estefanía Pozzo

Visto 41 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…