Domingo, 07 Enero 2018 00:00

Bajar las tasas, subir la deuda y versiones sobre Sturzenegger - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Banco Central y los mercados están recalculando sus previsiones en materia de inversiones. El martes es un día clave

 

Mejor estar prevenido para la semana que comienza que, en materia financiera, tiene todas las miradas depositadas en la decisión que adoptará el Banco Central el martes respecto de la tasa de interés que rige las expectativas del mercado.

La tasa de política monetaria está en 28,75% anual y , hasta el jueves 26 de diciembre -cuando el Gobierno anunció la suba de 10% a 15% de la meta de inflación para el año- venía actuando como el "garrote" en la lucha contra la suba de los precios.

Desde aquel jueves las cosas cambiaron bastante, el Banco Central bajó la tasa de las Lebac en el mercado secundario (aunque el viernes la subió un poco), hubo un repunte del dólar (el viernes subía a $18,94 en el circuito mayorista), se anunció el aumento de los transportes que se adicionó a la suba de las tarifas de gas y luz y el INDEC se apresta a dar a conocer la inflación de diciembre que habría rondado el 3% y sería la mayor variación en muchos meses.

Pero a eso se sumó un signo de interrogación enorme sobre cuál será el rol del presidente del Banco Central en esta nueva etapa. Las versiones de la posibilidad de renuncia crecieron el jueves por la noche. Desde el Central y la Casa Rosada desmentían que Federico Sturzenegger fuese a dejar su cargo, pero el mercado había empezado a moverse.

Dólar para arriba en el contado y en los futuros, expectativas de inflación en alza y, en el mercado de bonos, un traspaso de los títulos en pesos a tasa fija hacia los ajustables por CER.

El mercado fue tomando previsiones anticipándose a lo que suponía sería el contenido del comunicado del martes en el que cada palabra tendrá un sentido a analizar. ¿Se irá Sturzenegger? Una respuesta posible es no, si tiene margen para aumentar la tasa de interés en caso de que una suba de la inflación lo requiera. ¿Bajará la tasa pasado mañana?, ¿con que intensidad: 0,50%, 0,75%, un punto? Se abren otras 48 horas de expectativa financiera y rumores.

Fue Sturzenegger el que en muchas oportunidades se encargó de difundir la regla de que si la inflación subía, también lo harían las tasas de interés para fortalecer el esquema de contracción monetaria destinado a combatir la suba de los precios.

Pero ahora se está ante la paradoja de que el Central podría decidir bajar la tasa pasado mañana en el mismo momento en que se difunden datos más altos de inflación y cuando el principal generador de las subas es el Estado.

La Casa Rosada, por caso, reconoce que las subas del gas y de la luz aportaron 1,7 puntos a la inflación del mes pasado y cree que la inflación núcleo, que es la que sigue Sturzenegger para fijar la tasa, habría subido 1,3%, en el entorno de lo que venía haciendo en los últimos meses.

En ese contexto, con las reglas de juego anteriores, no habría margen para pensar en una baja de la tasa de interés, pero ahora el mercado apuesta en forma decidida a que el martes bajará.

Así lo entendió la suba del dólar (el viernes arriba de $19 para minoristas) pero primero lo había anticipado el mercado secundario el jueves donde las Lebac cotizaban a 26,5% anual para las operaciones cortas, más de dos puntos por debajo de la tasa de referencia.

Un interrogante clave es si Sturzenegger bajará la tasa y otros son en cuánto y a qué ritmo la bajará. Desde la Casa Rosada se escuchó decir que el deseo oficial es que la baje "entre 150 y 200 puntos básicos" (1,5 o 2 puntos) y no en dosis homeopáticas, para dejar en claro el objetivo presidencial de que la actividad económica vuelva a crecer en 2018.

En ese sentido, la decisión del Ministro de Finanzas de apurar la salida al mercado el jueves para conseguir US$ 9.000 millones (el 60% de lo que tenía previsto tomar en divisas para todo el año) fue una muestra de que el Gobierno no quiere sorpresas en materia de financiamiento y que insiste en la idea de que el nivel de deuda con relación al Producto Bruto sigue siendo bajo y no implica riesgos.

El resultado de esa colocación de bonos (pagó entre 4,60% y 6,95%) también dejó en claro que conseguir dólares sigue sin ser un problema para la Argentina en materia financiera pero también que prolonga un esquema en el que el Estado toma deuda que después va a financiar gastos en turismo en el exterior, atesoramiento y a pronunciar el déficit de las cuentas externas.

Los US$9.000 millones que logró Caputo prácticamente igualan la salida de divisas para turismo en el exterior de los primeros once meses del año pasado. Es sólo una comparación, pero marca uno de los resultados económicos más categóricos de la Argentina.

También habrá que estar atentos al circuito que sigan esos dólares tomados del exterior. Hasta ahora la mayoría de esas divisas iban a aumentar las reservas del Central, que los cambiaba por pesos que le daba a Nicolás Dujovne (Ministro de Hacienda) para cubrir el déficit, y los pesos sobrantes, a su vez, los absorbía el Central con el alto rendimiento de las Lebac.

Probablemente las Lebac ya no rindan en un futuro cercano tanto como antes, pero también se debe contemplar que el dólar subió y eso les quita potencialidad. Además, en las próximas semanas el Gobierno podría apostar a la estabilidad cambiaria si pone la vista en las paritarias.

Un dólar quieto juega a favor de la estabilidad de precios y sería uno de los ingredientes del escenario oficial en el intento de darle tranquilidad al comienzo de las negociaciones salariales.

En el Gobierno aspiran a que 15% sea la cifra rectora como aumento de los sueldos del año y suficiente para comenzar a enterrar la "cláusula gatillo" de compensación si la inflación supera a la variación salarial.

Una humorada que circula por algunos pasillos oficiales sostiene que el Central está como los GPS: recalculando. Y el martes deberá dar veredicto en un marco fuerte de presiones.

Y el mercado sigue una regla no escrita: "Con Sturzenegger dólar para abajo, sin Sturzenegger puede tener recorrido". ¿Y la inflación? En la Casa Rosada no sienten temor y menos aún después de que Caputo volvió a demostrar capacidad de conseguir financiamiento. En el fondo los mercados suscriben la máxima Maradoniana de: billetera mata galán. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 386 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…