Martes, 06 Febrero 2018 00:00

La meta de inflación es 15% pero hace agua por varios lugares - Por Alcadio Oña

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

En el Tarot, la carta que lleva el número 15 representa a El Diablo. En la quiniela, 15 es La Niña Bonita. Y en el Gobierno, Todo al 15 es la gran apuesta del año o una variable clave que se pretende guíe buena parte de la economía.

 

Cuando a fines de diciembre el alto mando político decidió subir al 15% la meta de inflación no sólo pensó en que era un objetivo mucho más realista que el 10% del Banco Central. Pensó también que en el hecho mismo de ser más realista anida la posibilidad de que funcione parecido a un ancla. Tiempo pasado y tiempo presente juntos.

Dice un analista: “Si logran encolumnar algunas paritarias decisivas detrás del 15%, quizás consigan poner bastante cerca de ahí las expectativas inflacionarias”. Pero por lo que se advierte en varias de las llamadas negociaciones espejo, como las del comercio, SMATA, la construcción y la UOM, la famosa cláusula gatillo ha tomado forma de cláusula de revisión, o sea, de acuerdos flexibles y abiertos a correcciones atadas a la marcha de los índices de precios.

Puesto en limpio, el propio Gobierno está aceptando un artilugio del tipo que se parezca al 15 aquello que en realidad será más del 15. Solo que la indexación hiere finalmente la idea de que los aumentos salariales sirvieran para orientar las expectativas inflacionarias.

“Habrá, en cualquier caso, una partida dura y dentro de márgenes estrechos”, dice un consultor acostumbrado a tratar con gremios industriales fuertes y, a la vez, con empresas de los más diversos colores.

Sobre los márgenes del sindicalismo afirma: “Saben que la huelga es una manta corta, porque en 2017 gran parte de los sueldos caídos no fueron reconocidos. Y saben, además, que Trabajo se reserva el derecho de rechazar acuerdos que considere sacados con forceps o que se hayan ido de largo”.

Las paritarias son libres, pero hasta ahí nomás. Nunca en las formas, siempre de hecho, pasó antes con el kirchnerismo y pasa ahora con Cambiemos.

Sobre los márgenes de los empresarios, el consultor agrega: “Deben moverse igual que en un desfiladero, pues el que se equivoque pierde y corre el riesgo de tragarse los aumentos salariales si se pasa de la raya. Los consumidores cuidan cada vez más sus gastos y el Gobierno puede tirarles por la cabeza la apertura de importaciones”.

Será para ver, entonces, cuánto le rinde a la Casa Rosada el operativo a dos bandas que ya empezó a desplegar. Entre los dirigentes sindicales amigos o permeables a contrapartidas, para que acomoden sus reclamos a la necesidad de estabilizar la economía.

Laten aquí varios peligros de sobra conocidos por ellos. Uno es pagar un pacto demasiado alejado de la realidad con descontento de los afiliados y, de seguido, perder votos ante sus rivales internos. Otro, el avance de las organizaciones de izquierda.

Para los empresarios el peligro se llama conflictos prolongados y, en continuado, resignar ingresos. Las pymes andan con las finanzas muy apretadas y tampoco pueden soportar entreveros demasiado fuertes: están como presas de un juego de pinzas.

Dos cosas hubo en la movida oficial. Una, que salarios al 15% fue una consigna de hierro cuando se decidió corregir la meta de inflación. La siguiente remite a la misma consigna: que allí estuviera el verdadero ancla de la pelea contra los precios. Falló algún cálculo o se sobrestimaron las fuerzas propias.

Con las paritarias adentro vienen varios meses agitados. Sin pretender incluir todo, hay a la vista: aumentos tarifarios en seguidilla e impacto cantado sobre los bolsillos y el humor de la gente; reformas laborales sin trámite feliz asegurado; cambios en los planes sociales capaces de arrastrar piquetes; juicios ya en marcha o próximos a dirigentes sindicales, más la previsible volatilidad del dólar. Salvo error u omisión, con ésto solo ya habría para entretenerse.

El problema, detrás de un combo cuanto menos complejo, es que sigue probándose que la inflación resulta un potro difícil de domar. Como fue siempre aquí.

Si se da por bueno el 2% que una consultora le asigna a enero y se agregan las proyecciones de un relevamiento del Banco Central, el pronóstico para el primer cuatrimestre pinta reservado. Canta alrededor de 7,8%: igual a decir que en cuatro meses se habría consumido la mitad de la meta de todo el año.

De la misma especie, el relevamiento del BCRA levantó la estimación sobre el índice de precios anual. La ubicó en el 19,4%, o sea, cuatro puntos y pico por encima del 15% del Gobierno. Es una brecha grande para una pauta recién estrenada.

No hace falta decir que los dirigentes sindicales conocen estos números, tal cual los conocen en el Gobierno. Y si es por eso, a partir de esos números el propio Central admite “un aumento de las expectativas de inflación”, justo aquello que la nueva meta buscaba guiar. ¿Palo para quienes a fines de diciembre bajaron sus planes de un plumazo?

Camioneros saldrá a la cancha en julio, cuando el grueso de los gremios ya haya cerrado paritarias. Será aun así un test clave, junto a otro de la Casa Rosada: sortear los escollos y llegar con cierto alivio al alivio del Mundial de Fútbol. Es futurología pura, aunque sólo sea cuestión de meses. 

Alcadio Oña

Visto 492 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…