Miércoles, 07 Febrero 2018 00:00

¿En qué me afecta un derrumbe de las acciones en Wall Street? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La fuerte caída de la bolsa de Nueva York el lunes puso en alerta al mundo financiero. Y la Argentina no quedó al margen.

 

La pregunta se la pudieron formular muchos argentinos ayer después de la caída de 4,6% en la Bolsa de Nueva York que, el lunes, puso en alerta al mundo financiero, y la Argentina no fue una excepción.

El índice Dow Jones abarca los precios de las acciones de las 30 empresas industriales más relevantes de los EE.UU. El año pasado subió 30% y este año arrancó con nuevas subas en lo que parecía una pendiente ascendente que no tenía fin, hasta que llegó.

La caída de la bolsa neoyorquina, que actuó como detonante de bajas en todas las bolsas de Occidente, respondió a un amplio número de factores pero el más destacado fue que comenzó a subir la tasa de 10 años del bono del Tesoro de los EE.UU. como consecuencia de un supuesto aumento de la inflación.

Esa tasa del bono del Tesoro que actúa como un "piso" para el costo financiero del resto de los países, pasó en un mes de 2,40% a 2,85% anual y terminó con la ilusión de que la tasa de interés internacional seguiría tan baja como lo vino siendo en los últimos cinco años.

Para la Argentina ¿qué representa? Bastante, por la situación y la política que viene llevando adelante el Gobierno.

La tasa de riesgo-país mide la “sobretasa” que un un país debe afrontar por encima del bono de 10 años de EE.UU. a la hora de conseguir crédito en el exterior.

El riesgo-país argentino vino creciendo desde fines del año pasado. Dio un salto cuando el Gobierno dispuso cambiar el régimen de actualización de las jubilaciones, y otro después del 28 de diciembre cuando aumentó de 10% a 15% la meta inflacionaria para el año.

Esos cambios, unidos a las subas de tarifas de luz, gas y transporte y al 3,1% de inflación en diciembre afectaron la imagen del Gobierno y eso se reflejó en la suba del riesgo-país.

En números, el riesgo-país argentino subió unos 90 puntos desde fines de noviembre y se ubica en 396 puntos que es equivalente a decir a que la Argentina paga por el dinero , como mínimo, cuatro puntos más que la tasa del Tesoro de los EE.UU.

La Argentina enfrenta así un fuego cruzado ya que sube la tasa afuera y también el riesgo-país. De eso, como es obvio, ya tomó nota el ministro de Finanzas, Luis Caputo que en la primera semana del año se anticipó a colocar bonos en el exterior y conseguir US$ 9.000 millones que es prácticamente un tercio de lo que había dicho que necesitaba para todo el año.

En números, a Caputo le faltan US$ 21.000 millones y aspira a aumentar la captación de pesos sobre dólares para tratar de moderar uno de los problemas serios que tiene el esquema gradualista del Gobierno de tomar dólares afuera para cubrir el déficit fiscal en pesos.

El núcleo de la cuestión es que el Gobierno vino consiguiendo dólares que fueron a las reservas del Banco Central que se cambiaron por pesos: la mayor oferta de dólares tiende a atrasar el tipo de cambio y los pesos que van al mercado los terminaba absorbiendo el Central colocando Lebacs.

Ahora Caputo va tras los pesos. El miércoles 31 emitió Letes por $16.000 millones a 181 días que las absorbió la ANSeS. Y el lunes llamó para colocar letes en pesos y dólares y hoy se conocerá el resultado. La búsqueda de pesos cobra relevancia en una Argentina que, como el resto de los países emergentes, tiene cerrado el mercado.

Que el problema se veía venir podrían dar cuenta Aeropuertos y Central Puerto que en las dos últimas semanas debutaron en la bolsa neoyorquina con precios en baja y recolectando menos fondos de los que tenía previstos. Después de esos traspiés, hay varios lanzamientos que quedaron en lista de espera.

Desde ya que el Tesoro, al igual que las provincias que tenían proyectado conseguir U$S 3.500 millones, deberán esperar la reapertura de los mercados para salir a conseguir los fondos que les faltan. Para la Casa Rosada, lo importante es volver a tener abiertas las puertas al financiamiento sin importar demasiado el aumento del costo que pueda implicar.

Con la suba, el dólar (el mayorista quedó en $19,61 aumentando 0,5% respecto del lunes) volvió a coquetear con los $20 en medio del clima de incertidumbre que provocó el tembladeral de los mercados y ayudado por los ataques a camiones con soja en la zona del litoral para impedir exportaciones.

¿El Gobierno está cómodo con un dólar cercano a los $20 o lo preferiría dos pesos más alto? Los funcionarios se resisten a dar una respuesta precisa pero los movimientos de precios y los aprontes para la discusión de las paritarias indicarían que el Gobierno apostaría por mantener al mercado en calma.

Un dato relevante, y previo al derrumbe de Wall Street, es que la expectativa de inflación para este año aumentó dos puntos en el último mes, pasando del 17,4% a 19,4%, y que eso sienta las bases para una regla aún no escrita pero que en algunas empresas (los bancos hicieron punta) va cobrando fuerza: los aumentos salariales del año se atarán a la inflación más allá de que el Gobierno quiera dejar de lado la cláusula gatillo.

La economía argentina parece encaminarse a otro año de funcionamiento con inflación del orden del 20%, como vino siendo la media de los últimos años. 

Daniel Fernández Canedo

Visto 193 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…