Jueves, 22 Febrero 2018 00:00

Prolijo Fest de Moyano complica ahora toda la estrategia salarial del Gobierno - Por Guillermo Kohan

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Será sin duda más difícil para el Gobierno y para el sector empresario sostener desde hoy la rígida estrategia de negociar este año paritarias en torno a 15% y sin cláusula gatillo.

 

Derivación directa de la masiva y muy ordenada movilización que ayer encabezó Hugo Moyano contra la administración Macri, y posiblemente el mayor dolor de cabeza que la movida opositora dispara contra los planes del equipo económico para moderar las expectativas inflacionarias.

Ganaron la calle sin disturbios ni pedradas los sectores más duros de la oposición. Moyano consiguió demostrar que aún está muy vigente en el liderazgo sindical, es capaz de liderar la batalla en la calle contra las políticas oficiales y pudo organizar un acto masivo y sin incidentes a pesar de que los dejaron solo sus detractores dentro de la CGT. Casi un Fest opositor, con organización ejemplar

Quedó claramente dividida la dirigencia gremial, y ayer apareció en escena la nueva central opositora liderada por Camioneros, con las centrales sindicales de izquierda y los movimientos sociales asociados.

Habiendo resultado exitosa la movilización de los duros, quedan más complicados en el frente interno los sectores más abiertos a la negociación. Cuando ganan los halcones, pierden las palomas.

Todo en un escenario económico de malas noticias en el comienzo del año. Se acelera la inflación, golpean los aumentos de tarifas, y el gradualismo comienza a pasar la factura como se observó en enero: pese al esfuerzo para lograr que la recaudación supere a los gastos, cuando toca pagar la cuenta de los intereses de la deuda que se tomó para moderar el ajuste en los primeros años, el déficit real de las cuentas públicas se profundiza sin perspectivas de solución. Ni siquiera después de haber ganado en forma contundente las elecciones, el Gobierno fue capaz de presentar una reforma impositiva atractiva para la inversión y el desarrollo. Los pasivos monetarios, merced al gradualismo económico, prácticamente se le triplicaron al presidente Macri en dos años. Cuando asumió, el stock de Lebacs que le dejó Cristina ascendía a unos $ 350 mil millones. Hoy es casi 4 veces esa cifra. La cantidad de dinero por la emisión directa e indirecta del Banco Central aumenta a 30% promedio, el doble de la ya risible pauta inflacionaria de 15% para este año.

Tal como se dijo en esta columna al inicio de la gestión en 2016, el gradualismo le permitió al presidente Macri evitar una crisis política en el arranque de su Gobierno. Pero ese alivió terminó a los dos años en un dolor de cabeza económico que hoy se hace sentir, y que lo acompañará al Presidente en toda su gestión. No se pueden bajar los impuestos porque el gasto es inflexible a la baja. No se pueden tocar las jubilaciones ni el empleo público. Y ahora, además, ni siquiera se puede devaluar para recuperar competitividad o tratar de licuar el déficit. Mover el dólar de 17 a 20 pesos termina acelerando la inflación y el conflicto social.

Dos semanas después de haber decidido bajar las tasas para devaluar, el Gobierno tuvo que salir como los bomberos a apagar el incendio cambiario con los dólares del Banco Nación. En el tsunami de pesos que hay en la economía, mover el tipo de cambio nominal no mejora el dólar real. La inflación se come la devaluación en pocos meses.

Panorama complicado para los sectores sindicales menos combativos y mayor dificultad para sostener la estrategia de contención en las paritarias. Hoy se sienten más fortalecidos los gremios que vienen confrontando contra el Gobierno. Con la inflación subiendo y la expectativa en torno a 20%/23% para este año, si las clases no empiezan en la provincia de Buenos Aires la responsabilidad no será tan fácil de asignar en forma absoluta a la intransigencia de Roberto Baradel. El gobierno de María Eugenia Vidal tiene menos argumentos para plantarse en el 15% ofrecido sin cláusula de revisión, cuando la Ctera está reclamando 21%.

Conflicto similar en el sector privado con los bancarios. El iracundo Sergio Palazzo quedó fortalecido ayer en la interna sindical al lado de Moyano, pero también su estrategia de confrontación se facilita ante una oferta patronal de 9%, hoy más compleja de sostener. Tampoco le resultará sencillo a Andrés Rodríguez, el dirigente acuerdista de los estatales de UPCN, puede contener a sus bases frente a la pelea abierta de sus adversarios de ATE, que ayer celebraban con Moyano una virtual CGT opositora con ellos como protagonistas.

Es cierto que para el marketing político, las imágenes antiguas de ayer con figuras políticas muy rechazadas al lado de Moyano, puedan consolidar el voto propio para Cambiemos, sobre todo en sectores medios que aún descontentos con la administración Macri, lo seguirán apoyando frente a las alternativas que se vieron en la calle. Claro que para la elección falta mucho. En cambio gobernar es una tarea de todos los días. 

Guillermo Kohan

Visto 280 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…