Viernes, 09 Marzo 2018 00:00

Dólar alterado y sin autoridad - Por Rodolfo Cavagnaro

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Lo más peligroso es que se pone en duda la autoridad del Banco Central con tanta injerencia política.

 

Esta semana hemos vivido una nueva ronda de diferencias entre el poder político y sus injerencias en las acciones del Banco Central. Estamos frente a diferentes visiones respecto de las causas que llevan a aumentar la demanda de dólares, y lo más peligroso es que se pone en duda la autoridad del Banco Central con tanta injerencia política.

La tendencia a dolarizar carteras viene dándose motivada por causas internacionales, pero también por aspectos domésticos. En el plano internacional había influido la posible aceleración de suba de las tasas en EEUU, pero ahora se sumó un elemento agravante: las decisiones del presidente Trump de declarar una especie de guerra comercial a China en el mercado del acero

El mandatario norteamericano anunció la semana pasada que aumentaría los aranceles de importación de acero y derivados para proteger a la industria de su país, que se queja de los precios del producto originario de China y otros países. En lugar de sancionar a los países que pudieran incurrir en prácticas desleales, decidió cerrar el mercado para todos, con lo cual pasa a ser el país agresor y generar tensiones con todo el mundo.

En ese plano, los inversores reaccionaron con nerviosismo, y mientras en el mundo el dólar perdía valor ante el euro, en otros países subía su cotización, mostrando la desorientación de los inversores respecto a las repercusiones que estos anuncios pudieran generar.

En Argentina, con inversores nerviosos, esa fue una excusa para seguir dolarizando carteras. El lunes, cuando por la presión de la demanda el precio superó los $ 20,60 apareció el Banco Central en los últimos tramos de la rueda y vendió unos 30 millones de dólares, haciendo bajar el precio de cierre a $ 20,47. Claramente hubo presiones políticas y el BCRA intervino como “de compromiso”.

Estas presiones se notaron pero el martes el precio volvió a subir, aunque se quedó en $ 20,61. Parecía que el mercado estaba pulseando con el Banco Central para ver hasta dónde permitía avanzar el precio del billete. Es que, con el poder de fuego que tiene la autoridad monetaria, una intervención tan pequeña no es muestra de autoridad.

El miércoles volvió la pulseada y el BCRA no intervenía, consciente de que no se trataba de una corrida sino de un cambio de tendencia, donde también influye la baja de la tasa de las Lebac en el mercado secundario, cada vez más cerca del 25%.

Esta vez, y con una intervención menor, el billete quedó colocado en $ 20,70 pero con mucha desconfianza de los operadores. Está claro que el BCRA no quería intervenir pero las presiones políticas lo llevaron a estas jugadas sin convicción.

Lo grave de estas situaciones es que queda lesionada la autoridad del Banco Central por la intervención política y ahora todos se le van animar y van a pulsear mucho más fuerte. El mercado acepta que el BCRA intervenga, pero desconfía mucho cuando se mete el sector que no debe intervenir.

Rodolfo Cavagnaro

Visto 211 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…