Domingo, 01 Abril 2018 00:00

El desafío del Indec: ir de la "normalidad" oficial a ser una institución ejemplar - Por Francisco Jueguen

Escrito por  Francisco Jueguen
Valora este artículo
(1 Voto)

La confianza vive fundamentalmente de señales. A pesar de que el presidente Mauricio Macri impulsó que haya un equipo intachable al frente de las diferentes direcciones del Indec, con el objetivo de reconstruir el desmantelado sistema estadístico, y de que los números del instituto vuelven a ser usados sin cuestionamientos como principal materia prima para construir escenarios económicos, algunos agujeros institucionales continúan generando temores.

 

En noviembre de 2016, el equipo legal del entonces ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay -curiosamente, uno de los denunciantes de la manipulación del dato del producto bruto interno (PBI) y del pago de cupones a bonistas- presentó un escrito ante la Justicia en el que negó la falsificación de las estadísticas públicas en los tiempos en que Guillermo Moreno tenía una imperturbable ascendencia sobre el organismo. La intención del oficialismo era -sin que la opinión pública se enterara- evitar el pago a los bonistas que reclamaban en los tribunales, porque el retoque de la inflación había cercenado valor a sus acreencias.

A esa decisión se le sumó el beneplácito oficial al sobreseimiento que Moreno recibió semanas atrás, en la causa que estaba abierta en el juzgado del juez Rodolfo Canicoba Corral por haber truchado las estadísticas. ¿Por qué el aval oficial? Por la misma razón. Para no pagar esa deuda, pese a que la historia argentina ya demostró que, aunque sea a largo plazo, siempre se termina pasando por caja. Podría creerse que la especulación oficial es que los principales beneficiarios de una reparación es la Anses, o sea, los jubilados argentinos.

La última novedad llegó esta semana, cuando se conoció el borrador del proyecto de ley de reforma estructural del Indec, que la Jefatura de Gabinete que conduce Marcos Peña viene tejiendo con ideas que arriban desde el Ministerio de Hacienda, pero también desde la cúpula del Indec que conduce el economista Jorge Todesca. Más allá de las innovaciones institucionales que incorporaría dicha iniciativa en construcción -y que aún no tiene fecha de envío al Congreso Nacional- el proyecto deja dudas sobre la futura autonomía política del organismo estadístico. La misma autonomía que fue absolutamente cooptada durante los años del kirchnerismo.

En tierras de Peña, el encargado de delinear el futuro Indec es Fernando Sánchez, actual secretario de Fortalecimiento Institucional, ex diputado nacional y mano derecha de Elisa Carrió. Una de las críticas que le llovieron al "Lilito" esta semana es la de no haber convocado a la comunidad que durante nueve años batalló contra las amenazas y aprietes de Moreno.

Allí están el grupo de ex directores del Indec y también sus trabajadores. La situación laboral de los técnicos, que el borrador del proyecto no contempla, no es menor. En el actual organismo, todavía conviven trabajadores de planta permanente, de planta transitoria, de los llamados "artículos 48" y también los contratados. Se trata de una situación que atraviesa a todo el Estado nacional, pero que es más sensible en el Indec por su historia reciente: la precariedad laboral es muchas veces la base de la cooptación política y el germen para que prospere el acoso estatal.

Pero la principal duda sobre la autonomía del Indec viene del posible nacimiento del Consejo Nacional de Información Estadística (CNIE), encargado de la planificación del Indec y de la evaluación de sus informes. El CNIE estaría integrado por siete miembros, la mayoría del Poder Ejecutivo.

Si bien el CNIE no estaría a cargo de la metodología (esa responsa0bilidad sería del Indec) ni tampoco podría nombrar al director del organismo, tendría el poder (con el voto de sus dos terceras partes) de remover a quién lo dirija. Esto significa que si al actual gobierno o a cualquiera por venir no le gustan las cifras que produce el instituto, podría remover a quien lo dirige. Cerca de Todesca, donde el borrador de la iniciativa no gustó, son más críticos: afirman que el Indec será sólo un instituto entre varios otros del Sistema Estadístico Nacional. Por ende, dejará de ser el rector de las estadísticas para ser solo una pieza más en el engranaje, un organismo operativo. Básicamente, el Indec perderá poder.

El oficialismo dirá que el proyecto tuvo la asesoría del FMI, el G20, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), club al que el Gobierno desea ingresar. El razonamiento es que esta estructura es la que utilizan otros países, aquellos que son "normales" (calificativo de moda).

Pero la Argentina no es un país "normal"; por lo menos, no en las estadísticas. Desde enero de 2007 a diciembre de 2015 se vivieron procesos sin precedentes de desmantelamiento institucional, falsificación estadística y destrucción reputacional a nivel global. Para no perder la confianza recuperada con relación a las estadísticas, habrá que sobreactuar institucionalidad. Para el Gobierno, el Indec deberá ser la vara que supere a la normalidad.

Francisco Jueguen

Visto 225 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…