Domingo, 08 Abril 2018 00:00

Los nuevos motores que impulsan a la economía - Por Dante Sica

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Tres cementeras anunciaron inversiones por US$700 millones en los últimos meses de 2017 para multiplicar la capacidad productiva en sus plantas ante la creciente demanda de la construcción.

 

La industria automotriz tiene previstos US$1.000 millones de inversión que se destinarán a profundizar su patrón de especialización con la mirada puesta en expandir su oferta para conquistar nuevos mercados a nivel global. Sin dudas, estas decisiones son el prólogo de un 2018 que será coronado como un año de inflexión en la industria.

Lo anterior cristaliza la presencia de un modelo que apunta al crecimiento de la mano de la inversión. Este nuevo esquema se sustenta en el protagonismo de sectores que no fueron los tradicionales, por lo menos en los últimos años. Con una economía cerrada y un fuerte estímulo al consumo, el podio sectorial se repartía entre rubros como el textil, calzado y la electrónica de consumo. Hoy, los nuevos motores de la economía son el agro, la construcción, la cadena energética, las comunicaciones y la industria automotriz.

Estos nuevos líderes tienen sus proteínas. Así, impulsados por la avidez de estos motores, la producción de acero crudo aumentó un 27,6%; la de laminados en caliente se disparó el 31,6%; el hierro redondo para hormigón, un 31,3%; la de cemento, un 13,5%, y la de minerales no metálicos, un 13,6% durante el primer bimestre, entre otros indicadores relevados en el último Estimador Mensual Industrial (Indec).

El nuevo escenario plantea cambios y reagrupamientos en la dinámica ejecutiva, se movilizan las cadenas de abastecimiento y las estructuras de proveedores comienzan a despertar de su letargo. La inserción externa, la irrupción de la tecnología y la necesidad de avanzar hacia un modelo de crecimiento sustentable en el tiempo exigen al empresariado comprender mejor la realidad del entorno, del sector y de su propia propuesta de valor para generar una estrategia ganadora de largo plazo.

La densidad industrial es un factor relevante para la cadena de valor automotriz, siderúrgica, química y de la maquinaria agrícola. Sin embargo, en un escenario de mayor apertura, las ganancias de eficiencia y productividad ganan peso, no sólo por la creciente competencia con países centrales sino también por la necesidad de convivir durante algunos años más con un tipo de cambio real bajo en términos históricos. En ese sentido, ganancias de escala y especialización se convierten en una necesidad primordial para alcanzar estándares de competencia razonables al menos a nivel regional.

Dante Sica

Visto 637 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…