Viernes, 25 Mayo 2018 00:00

Se suma dificultad para la economía: ya no se sabe si gana Macri en 2019 - Por Guillermo Kohan

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Se mantiene vigente la tregua financiera con el dólar que no sobrepasa el precio máximo de 25 pesos para operaciones mayoristas, aunque cada vez que se acerca a 24 reaparece la demanda y se retiran los vendedores.

 

La cautela naturalmente continúa, y para mantener a los inversores en pesos la tasa de interés no puede bajar de 38%/40% para pases bancarios o Lebac. En la economía real se reza para que la inflación no llegue a 30% este año, y los precios mayoristas de mayo/junio podrían acariciar los dos dígitos a nivel mensual.

Todo el mundo económico a la espera de novedades con el FMI que deberían clarificarse hacia la semana próxima con las negociaciones técnicas ya comenzadas en Washington, donde los principales interrogantes inmediatos son el monto final del préstamo al que accedería la Argentina, el ritmo de desembolsos que se pacten, y si los dólares del crédito ingresarán efectivamente y con libre disponibilidad en las arcas del Banco Central para aumentar las reservas. Del tema se sabe lo mismo que hace 15 días, poco y nada. Los datos de las últimas horas que circulan en las redacciones de los diarios especializados siguen muy abiertos: hay funcionarios que hablan de un monto de 23.000 millones, otros que puede alcanzar hasta 50.000.

Las metas que han trascendido respecto del ajuste eran incumplibles hasta ahora. Se supone que el déficit primario debería bajar a menos de 2 este año, y cerca de 1,5% en 2019. Por eso otra vez se habla de más impuestos: reponer las retenciones o detener la rebaja programada para la soja y estudiar un impuesto al turismo para desalentar salida de dólares para financiar viajes de la clase media y media alta.

En rigor, lo que no está claro todavía es si el dólar de 25 pesos es suficiente para el ajuste que hoy requiere la economía para reponer la confianza. Si el Gobierno no puede bajar los gastos, el ajuste se hará de todos modos como viene ocurriendo hasta ahora: con más inflación y con más devaluación.

Claro que semejante incertidumbre complica el camino al círculo virtuoso del regreso de capitales. Si no está clara la estabilización cambiaria y sobre todo inflacionaria, es difícil que lleguen dólares a 25, salvo que el premio como ahora sea la súper tasa en pesos.

Todo ese juego de la devaluación contra la súper tasa termina afectando la actividad y aumentando la pobreza.

Una economía miserable para el final del primer mandato de Mauricio Macri, y un serio interrogante respecto de sus chances para mantenerse en el poder después de 2019. Lo cual en sí mismo abre otro interrogante que se suma a la incertidumbre macroeconómica. Ahora también hay incertidumbre política.

Las encuestas que circulan en el Conurbano y que ya están en manos de los intendentes hielan la sangre del Círculo Rojo. En Quilmes, por ejemplo, distrito que Cambiemos le había arrebatado al peronismo, hoy María Eugenia Vidal está con imagen negativa en fuerte ascenso y ya casi empatada con Cristina Kirchner. Atrás de ambas, cómodo, Mauricio Macri

El resultado de las negociaciones con el Fondo parece imprescindible para ir calmando las ansiedades en los mercados de modo de lograr que se reponga el círculo virtuoso de la llegada de dólares e inversiones al país.

Mientras tanto, y aún con el Gobierno prometiendo que está dispuesto a acelerar la reducción del déficit fiscal, nada será como antes. Muchas heridas han quedado tras la corrida cambiaria y crecen incertidumbres hacia delante por el ajuste que viene y por el final de la plata dulce del exterior para financiar el gradualismo.

Todas las reglas básicas que se necesitan para que vuelvan los dólares están hoy en debate. Mirando la historia reciente, por ejemplo el el arranque de la Convertibilidad desde 1991 hasta 1994, ó la recuperación tras el estallido del 2001, entre 2002 y 2005, los procesos de retorno de capitales necesitaron resolver básicamente las siguientes cuestiones para consolidarse:

  • 1) Recomponer poder político: Nadie trae dinero a un país donde no se sabe quién manda. Tampoco si el que manda no se sabe si continúa en el poder. Poder político significa controlar la agenda parlamentaria y el conflicto social en la calle. Nada de esto está hoy muy asegurado. Cuanto menos, está menos asegurado que antes de la corrida y el baño de realismo sobre el bluff del modelo gradual.

  • 2) Reabrir el crédito: es lo mejor que ha resuelto la administración Macri saliendo del default y eliminando el control de cambios en el inicio de su gestión. Pero todos esos pasos positivos hoy están eclipsados por una situación internacional donde la realidad es que se ha trabado y encarecido mucho el crédito para todos los países emergentes, sobre todo para Argentina, por el nivel de recursos que cada año necesita para renovar sus vencimientos. Sin crédito fluido no hay círculo virtuoso de recuperación

  • 3) Sincerar precios y Tarifas, devaluar y estabilizar la moneda: Si bien la administración Macri inició un proceso de sinceramiento de precios, el mismo es incompleto y nunca termina por el llamado gradualismo y porque el proceso inflacionario sigue y se retroalimenta. La inflación genera atraso cambiario y la inestabilidad no termina de asegurarse.

Nadie trae dólares a 25 pesos, si cree que en poco tiempo seguirán existiendo devaluaciones. El precio que hay que pagar es una supera tasa que alimenta el problema y aumenta la incertidumbre

  • 4) Generar rentabilidad para las inversiones: nadie trae dólares a un país si no hay negocios. Hoy Argentina es cara para contratar, cara para invertir, cara para exportar y cara para producir.

La devaluación a 25 pesos trae un alivio pasajero, pero el proceso inflacionario sigue y los costos dejan fuera de competencia al sector privado, salvo en nichos donde todavía existe alta rentabilidad o precios regulados que aseguran retornos compatibles con el riesgo local

No parece en suma hoy cumplirse la regla histórica para retomar un proceso de recuperación económica.

El plan con el Fondo seguramente alejará a la economía argentina del abismo, Pero no aparece claro el camino para recomponer la confianza en un modelo que se quedó sin nafta y cuyos ejecutores, para peor, no tienen antecedentes de haber administrado en la escasez.

Guillermo Kohan

Visto 179 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…