Domingo, 22 Julio 2018 00:00

Con dólares y menos déficit, lo que falta es otra cosa - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Gobierno ratifica que cumplirá la baja del déficit, pero no logra confianza. ¿Cuál es el nivel adecuado del dólar?

 

Nicolás Dujovne anunció que el déficit primario bajó 27% en el primer semestre y que la mejora es más clara si se compara con el Producto Bruto Interno, relación en la que aquel rojo bajó de 1,4% a 0,8% del PBI.

El ministro puso énfasis en destacar que se cumplió y se cumplirá con la meta de rebaja del déficit, confirmando así el compromiso que en reiteradas oportunidades sostuvo el presidente Mauricio Macri.

Por otra parte, en los últimos días la banca oficial vendió dólares en el mercado en forma importante pero el dólar siguió para arriba.

Un comentario del mercado fue que esa suba respondía a que en la licitación de Lebac del martes habían quedado unos $100.000 millones sin renovar y que ese dinero se estaba dirigiendo al dólar.

También se argumentó que el jueves fue un día “difícil” para todos los mercados de la región y que casi todos los países vecinos habían tenido que devaluar sus monedas. La Argentina no quedó al margen a pesar de que el dólar ronda los $27,65 en el circuito mayorista y acumula un aumento de 50% en lo que va del año.

Las reservas del Banco Central bajaronUS$2.300 millones en un mes a pesar de que en las tres últimas semanas el dólar comenzó a estabilizarse.

En la Casa Rosada creen que la estabilización plena del mercado cambiario es cuestión “de semanas y no de meses” y que se logrará a partir del convencimiento de que ahora, “y no como en los tiempos de Sturzenegger”, al decir de un funcionario del área económica, el presidente del Banco Central, Luis Caputo, trabaja con la cabeza puesta en desarmar el stock de Lebac mientras que su ex segundo y actual secretario de Finanzas bajo la gestión de Dujovne (le pidió a Caputo que no se lo llevara al Central a Santiago Bausili) coloca letras del Tesoro en dólares en una jugada que parte del mercado mira con preocupación.

El Gobierno encara una suerte de canje de deuda en pesos por otra en dólares con vencimientos que no van más allá de un año y así aspira a que pueda bajar la tasa de interés en pesos que sigue en 46,5% anual y corta el aliento de las posibilidades financieras de las empresas.

Macri está concentrado en lograr la estabilidad cambiaria que le permita superar la trampa de la suba del dólar que alimenta la inflación y esmerila el poder de compra del salario, pero la realidad se le resiste.

Es curioso que un gobierno comprometido con bajar el déficit fiscal, que ha conseguido un paraguas financiero del FMI de US$50.000 millones y grandes elogios de la titular del organismo y de buena parte de la dirigencia de los países desarrollados, tenga dificultades para lograr una estabilidad cambiaria.

¿Cuál es el nivel que tiene que tener el dólar para doblegar las presiones? Nadie lo sabe, pero no se puede pensar que el actual esté atrasado.

La comparación del índice Big Mac que difundió la Fundación Mediterránea y que toma como referencia el precio del “cuarto de libra” en varios países, ubica al tipo de cambio de equilibrio en torno de $30. Nada que justifique grandes cambios.

La necesidad de recrear expectativas sobre un futuro económico viable no sólo pasa por que el alto nivel del dólar empiece a mover a los sectores que se benefician con esta nueva realidad.

El momento está plagado de presiones y todos los poderes están con el cuchillo en la boca para defender sus posiciones y no ceder ni un paso. Empieza otro mundial.

Daniel Fernández Canedo

Visto 168 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…