Miércoles, 08 Agosto 2018 00:00

Coimas: acciones, bonos y dólar frente a un escenario inédito - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Caen las acciones y en especial las de bancos. El Central no baja la tasa a pesar del dólar más estable

 

Los cuadernos con la descripción de los caminos de las coimas en el kirchnerismo sacuden a la Argentina y las esquirlas recién empezaron a caer sobre la economía. No sorprende que ex funcionarios estén acusados de corrupción ni que estén presos, pero sí que empresarios de compañías de primer nivel lo estén.

La caída de las acciones (el Merval acumuló el martes otro -3,6%) arrastra bajas superiores a 7% en los papeles de los bancos en el segmento de mayor sensibilidad del mercado.

También bajaron los bonos argentinos pero el precio del dólar sigue jugando a favor de la estabilidad. ¿Cómo lo leen los mercados?

La caída de 17% de la generadora eléctrica Albanesi S.A. (su titular continua detenido) es una muestra de las dificultades que tendrán las firmas denunciadas a la hora de conseguir financiamiento.

Cualquier banco, local o del exterior, deberá tener en cuenta la nueva realidad de las compañías que aspiren a participar de obras públicas. ¿Será un cambio real o pasajero?

Nadie tiene una respuesta precisa, pero las compañías deberán esforzarse para mostrar una nueva cara y el Gobierno para extremar la transparencia en la contratación de obras públicas.

Pero el accionar de la Justicia, a partir de una impactante investigación periodística, no logró despejar el nivel de desconfianza que siguen demostrando la debilidad de los bonos argentinos.

La renta que pagan los bonos de un país es un indicador contante y sonante del pensamiento del mundo financiero.

Los bonos argentinos rinden en torno a 8% anual que es un rendimiento en dólares altísimo a nivel mundial y que se relaciona con una elevada tasa de riesgo país.

Eso desemboca en que la Argentina no puede salir a los mercados a buscar fondos en este momento y que si lo hiciese tendría que afrontar un costo muy alto.

El punto se relaciona con la estrategia oficial de avanzar en obras de infraestructura bajo el sistema de Participación Pública Privada (PPP) de las cuales, a contar por las circunstancias, sólo podrían seguir participando las firmas que garanticen traer financiamiento a costo menor al del mercado. ¿Avanzan las chinas?

Por ahora, el Banco Central no tiene entusiasmo para bajar las tasas (ayer la mantuvo en 40% anual) a pesar de que frente a la estabilidad del dólar, está en un nivel de renta también alto.

En julio, por caso, según una comparación de la consultora Econviews, la renta de las Lebac fue de 3,8% que había superado a la inflación y resultó muy rentable frente a la baja del 5,3% que tuvo el dólar.

El presidente del Banco Central suele decir que “no se le puede pedir a la tasa que pelee sola contra la inflación” y por eso está aplicando un esquema de contracción monetaria muy severo que le da frutos en materia de estabilidad cambiaria pero consolida otro “carry trade” que es la ganancia que se obtiene colocándose en pesos frente a un dólar quieto.

Sin embargo, los allegados a Luis Caputo insisten en que no hay vocación para bajar las tasas este mes y que recién podrían pensarlo en septiembre, si es que cede en algo la inflación.

Agosto será otro mes difícil en materia de inflación. Subas en las naftas, cigarrillos, prepagas, colectivos, subte y la luz coronan otro índice del orden del 3% después de que en los siete primeros meses ya acumula casi 20%.

Tasas altas, inflación más alta como consecuencia de una suba del dólar de 40% en la primera parte del año configuran un arsenal que atenta contra el repunte del consumo en otro año par que ya parece jugado en la materia.

La estabilidad del dólar en el último mes es uno de los elementos que jugaría a favor de cierta moderación inflacionaria a partir de septiembre.

El resto va por cuenta de que los salarios y las jubilaciones corren de atrás, bien de atrás, a la marcha de los precios.

Es claro que el Gobierno conoce el resultado y la apuesta, como resaltan los empresarios, es a sincerar variables como el dólar y la decisión de no frenar la baja de las retenciones a las exportaciones de soja para favorecer la llegada de dólares el año que viene.

También a liberar precios, como el caso de los combustibles, para darle señales claras a los inversores sobre que la era de los controles quedó atrás.

El shock 2018 de la economía argentina representa un camino de resultado aún incierto a pesar de contar con un respaldo inusual desde el exterior por parte de los EE.UU. y del Fondo Monetario Internacional.

La caída de la actividad económica es fuerte (la industria retrocedió 8,1% en junio y sólo uno entre 12 sectores tuvo resultado positivo respecto del año anterior) y está a prueba la efectividad de la nueva política cambiaria y financiera.

Los “cuadernos de las coimas” además, y en el corto plazo, agregan incertidumbre sobre la imagen de empresas de larga trayectoria. Todo parece estar a prueba en la Argentina de estos meses en los que la crisis saca a la luz sospechas ocultas durante años.

Daniel Fernández Canedo

Visto 171 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…