Miércoles, 26 Septiembre 2018 00:00

Que el portazo de Luis Caputo no empañe dos temas clave - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Habrá una banda cambiaria que será amplia para evitar un atraso del dólar.

 

La salida abrupta del presidente del Banco Central (aunque en el Gobierno hacía tres semanas que se rumoreaba el tema) desató una ola de preguntas: ¿por qué lo hizo cuando el Presidente estaba en EE.UU.?, ¿por qué, en un día de paro de la CGT? ¿Por qué no esperó el anuncio del nuevo acuerdo con el FMI como lo había hablado con el Presidente?

Luis Caputo le adelantó su renuncia a Mauricio Macri. Dijo que buscó evitar que su dimisión empañe los anuncios que se conocerían finalmente este miércoles después de que el presidente Macri y Christine Lagarde se saquen la esperada foto del acuerdo.

El “portazo” de Caputo desató una suba inicial del dólar y una caída de la Bolsa y los bonos en sintonía con las preguntas sin respuesta y la incertidumbre lógica por cambiar un titular de la autoridad monetaria que tuvo 103 días de una gestión en la que el dólar pasó de $ 28,43 a $ 38,91 con una suba de 37%.

Pero sobre el final de la rueda la película financiera fue distinta: el billete apuntó a la baja, la Bolsa terminó con una suba de 2,6% y mejoraron los precios de los bonos.

Tal vez el mercado interpretó que la entrada de Guido Sandleris, muy cercano al ministro Nicolás Dujovne, despejaba las dos incógnitas principales del momento financiero: cuánta plata adicional estará dispuesto a desembolsar el Fondo en la nueva etapa y cuál será la política para manejar el dólar.

Tres días atrás, tanto la Casa Rosada como el Ministerio de Economía habían salido a desinflar la expectativa de que podrían venir US$ 20.000 millones y arriesgaban un monto cercano a los US$ 5.000 millones adicionales.

Todo indica que la cifra estará más cerca de los US$ 5.000 millones y que eso será decisivo para demostrar ante los mercados que hay un plan consistente y suficiente para afrontar los compromisos de la deuda de 2019 y 2020. Pero la clave para el corto plazo será la modificación de la política cambiaria.

Como adelantó Clarín, habrá una banda cambiaria que, al decir de un alto funcionario, será “amplia” para permitir intervenciones y evitar caer en situaciones de retraso del dólar. Una posibilidad es que esa banda establezca un precio inicial del dólar con un 10% de movimiento para arriba o para abajo.

Dentro de esa “banda” intervendrá el Central con sus reservas en el intento de estabilizar el mercado, pero fuera de ella también lo hará el Banco Nación como refuerzo para frenar un dólar que ya subió más de 100% en el año y cambió de raíz el panorama económico para lo que queda del año y, por lo menos, el comienzo del próximo.

En la visión oficial siempre optimista que, obviamente, evita ahora hablar de independencia del Central, Sandleris tiene el tablero de comando más despejado que su antecesor.

Por lo pronto el dólar ronda los $ 40, la “bomba” de las Lebac está en proceso de extinción y el FMI no le permitirá moverse del compromiso de inmovilizar “la maquinita” de emitir pesos para financiar al Tesoro.

Pero Sandleris sí tendrá la tarea de hacerle perder algo a los que apostaron al dólar en el entendimiento de demostrar que el camino de la divisa no es sólo ascendente.

El flamante titular del Central dijo que su objetivo esencial será bajar la inflación. En otros términos, y en el entendimiento de los economistas profesionales, eso querría decir que las tasas de interés en pesos le deberán ganar al aumento del costo de vida y que éste deberá superar al dólar en los próximos meses. Hagan sus apuestas señoras y señores.

Daniel Fernández Canedo

Visto 152 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…