Miércoles, 10 Octubre 2018 00:00

Un primer, prudente y leve guiño del Banco Central - Por Carlos Burgueño

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El Banco Central, en lo que para el Gobierno fue el día más tranquilo desde que comenzó a aplicarse la "zona de no intervención", aplicó una baja en las tasas de interés por primera vez desde que Guido Sandleris llegó a la entidad.

 

Fue un simbólico 0,001%, llevándola al 73,999%. Un nivel imperceptible, casi inexistente, pero que para los diseñadores del plan de estabilización actual es una señal a todos los mercados, como preparativo para la batalla más importante: la de la próxima semana.

Como si fuera una pelea de boxeo a nivel profesional y por algún título importante, la aplicación en la primera etapa de la "zona" será de 12 semanas (o rounds) entre la primera de octubre y la última de diciembre. Siguiendo la metáfora, el Gobierno pudo sobrepasar el muy importante primer round, el de la semana pasada, con un dólar en alza, pero un aumento de la tasa de interés. Los jueces dirán que, por poco, fue un triunfo por puntos. Comenzó el lunes el segundo round, con un dólar otra vez en baja y circunstancias internacionales (noticias desde Brasil) traccionando a favor.

Se interpretó que llegó entonces el momento de dar una señal a los operadores de todo origen, para mostrar cuál es el norte de la política de estabilización del mercado cambiario: a la caída de demanda de divisas y a mayor tranquilidad de la cotización de la divisa se comenzará a estudiar una disminución de la tasa de interés de las Leliq. Mientras tanto, la orden a todos los funcionarios responsables es no caer en ningún tipo de optimismo y trabajar paso a paso.

Aunque estarán alertas, suponen los operadores del BCRA que esta semana continuará con un ritmo similar de caída de demanda de divisas, y de continuidad en la renovación total de los vencimientos diarios de las Leliq. Al final de este segundo round, lo que se espera es un dólar similar o más bajo que la primera semana, con lo que los primeros 15 días de vigencia de la "Zona" serán tranquilos y con la visión de match dominado. Sin embargo, saben en la entidad que maneja Sandleris que el tiempo más importante desde que comenzó la simbólica pelea se dará el próximo martes y se proyectará al menos hasta el jueves próximo. La agenda marca que el próximo martes 16 se concretará el primero de los últimos tres megavencimientos de Lebac, con un total aproximado de 250.000 millones de pesos para renovar.

Para el equipo de Sandleris, será la primera prueba de fuerza de este tipo desde que ocupa el sillón presidencial; y, con prudencia, se esperan resultados prudentemente optimistas. Se cree que la política de aumento de los encajes anunciada a comienzos de mes, más la continuidad de una tasa de Leliq adecuada y la renovación en la oferta de otras colocaciones en títulos, servirá para que el dinero que está en poder de las entidades financieras y fondos de inversión se reubique sin mayores turbulencias. O que la única turbulencia sea sostener una tasa de interés en niveles actuales.

Fuera del sistema financiero, se contabilizan como poseedores de las Lebac a entidades del Estado (fundamentalmente Anses) y a compañías de seguros; ambos, por diferentes motivos, también aceptarían el menú que ofrezca el Central, con lo que no presionarían la demanda de divisas. El problema radica en los pesos que quedarán liberados en manos de particulares. Es sobre este grupo donde la entidad buscará medir la demanda de dólares del público, en el contexto de la "zona". Entienden desde el BCRA que será el momento clave de los primeros teóricos tres rounds del match, para saber si la estrategia estabilizadora es creíble y si genera confianza en donde la debe generar: en el público. Más si se tiene en cuenta el seguro mal humor que generará la divulgación del dato oficial del INDEC de inflación de septiembre, dato que se presupone será muy negativo.

Para esos días, el Central espera a muchos operadores que, aún agazapados, esperan la oportunidad para volver a la alta especulación cambiaria que les genere la diferencia del mes. Y, mientras tanto, probar qué tan en seria Sandleris y su gente llevan adelante la aplicación de la "zona". Saben desde ambos bandos que en estos días termina la necesidad de muchos privados de hacerse de los peses necesarios para cubrir vencimientos impositivos y obligaciones comerciales, como el pago a proveedores y oxigenaciones del capital de trabajo, y que desde la próxima semana habría más disponibilidad de pesos para pensar en inversiones dentro del mercado de capitales. Desde el rincón oficial se ofrecerán las tasas de las Leliq. Los tenedores de esos pesos deberán resolver si el precio del a divisa, algo deprimido en relación con el inicio de la "zona", es conveniente para una reproducción de las órdenes de compra; o su la tentación de las tasas es convincente.

Carlos Burgueño  

Visto 104 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…