Miércoles, 24 Octubre 2018 00:00

Salarios, dólar y acciones, en un sensible inventario de daños - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

En 20 días de un nuevo plan económico todas las previsiones están en revisión. Las nuevas expectativas

 

El índice Merval refleja la evolución de los precios de las acciones de algunas de las compañías más importantes del país que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Tomando el resultado del último mes, sólo una de las 28 empresas que lo componen, que fue Petrobras, mostró un alza de 15%.

En las restantes 27, el precio de sus acciones bajó entre 13 y 27,5% en una de las peores performances de los últimos tiempos y que se fortaleció al calor del derrame de la suba del dólar en lo que va del año.

Tanto los índices de inflación, como en este caso las acciones, registran en estas semanas la carga de la devaluación del peso que hasta ahora, y después de 20 días de una mayor calma cambiaria, alcanza a 50% como contracara de una suba del dólar de 100% desde enero.

La baja de los precios de las acciones reflejan también parte del costo de la nueva y cruda política monetaria que el gobierno inauguró este mes y que el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, definió ante un grupo selecto de banqueros y economistas como “brutalmente básica”.

Esa política definida y ratificada el lunes pasado por el presidente del Central, Guido Sandleris, se apoya en un sólo instrumento: que la base monetaria (circulante más depósitos a la vista en los bancos) crezca cero hasta junio del año que viene con las excepciones de diciembre y junio del año próximo que aumentará más para permitir el pago de aguinaldos y las vacaciones.

La síntesis de la nueva política es que no haya pesos para que la gente pueda comprar dólares (de hecho la demanda de billetes bajó notablemente) y que por las tasa altas, las empresas y los particulares se desprendan de dólares para poder hacerse de pesos.

Operadores expertos del mercado dicen que la tranquilidad cambiaria de estos días se sustenta en que hay empresas colocando pesos en los bancos y obteniendo tasas del 60%anual, el nuevo ancla financiero.

En medio de la incipiente calma cambiaria de los últimos días, y a su manera, la población en general, economistas, banqueros y hombres de negocios realizan su inventario de pérdidas intentando vislumbrar un nuevo escenario.

El 6,5% de aumento del costo de vida alertó a todos y alentó a Sandleris a abrir el paraguas sobre el índice de octubre (cálculos preliminares indicarían que estaría por encima de 5%) y para que la encuesta de expectativas de inflación anual de la Universidad Di Tella diese un salto hasta 40%, el mayor nivel en los últimos cuatro años.

Frente a ese cambio es que varios economistas estiman que los aumentos de sueldos terminarán entre 30 y 35% y que el retroceso de los salarios reales oscilará entre 5 y 12 puntos a fin de año.

Según un informe del BBVA Francés, la caída del poder adquisitivo del salario no será equivalente a la de la salida de la convertibilidad en 2002, pero sí importante.

Los economistas del banco calculan que los salarios medios quedarán rondando este año en torno de los US$ 800 cuando después del salto del dólar de 1 a 4 de 2002, quedaron en US$ 300.

En el BBVA estiman que la economía caerá 2,4% este año y que el próximo lo hará en 0,3% aunque reconocen estar entre los más “optimistas” del mercado en materia de pronósticos.

En el corto plazo, dentro y fuera del Gobierno la apuesta a la serenidad (en medio de un mundo muy inquieto por las situaciones financieras de Turquía e Italia) tiene dos patas: 1) La aprobación del Presupuesto y 2) qué entre mañana y pasado el FMI apruebe la ampliación del plan de financiamiento.

Si el directorio del Fondo dice OK, la Argentina recibirá un desembolso de US$ 13.000 millones de los cuales el Tesoro vendería US$ 5.700 millones en el mercado y le quedaría un excedente de US$ 5.400 millones.

¿Hasta cuándo alcanza ese desembolso? Las necesidades de financiamiento del país para el año próximo alcanzan a US$ 42.400 millones.

El Gobierno dice que con la plata del FMI y de los organismos internacionales (US$ 22.800 y US$ 4.600 millones) y suponiendo que se renueve el 60% de las Letras del Tesoro y de los préstamos de los bancos, tienen cubiertas las necesidades del año próximo, que será electoral. En 2020, y ese será otro cantar, habrá que salir al mercado a conseguir US$ 6.000 millones pero eso, para la Argentina actual, es larguísimo plazo.

El país lleva 20 días de un nuevo programa económico en el que no existen metas de inflación ni incentivos para expandir ni préstamos ni alicientes al consumo.

Tienen un objetivo claro y definido: frenar una carrera del dólar que parecía interminable y que, según los expertos, sólo podrá vislumbrarse un fin cuando la divisa toque el “piso” de la banda cambiaria (este martes en torno a $34,70) y el Central pueda comprar divisas.

Hasta ahora el freno de mano que generan las tasas de interés de referencia por encima del 70% anual está haciendo su trabajo sobre el precio de la divisa y mellando la actividad en casi todos los rubros de la economía.

La ansiada estabilidad cambiaria está costando muy cara.

Daniel Fernández Canedo

Visto 145 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…