Viernes, 18 Enero 2019 00:00

El dólar duerme la siesta y la economía no logra despertar - Por Silvia Naishtat

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Macri soltó ante un hombre de negocios de primera línea: “Te vas a sorprender, la recuperación será antes y más potente de lo que pensábamos”. Pero persisten las dudas.

 

Norberto Taranto resume en su empresa lo que logra la industria argentina. Desde sus cinco plantas exporta la mitad de lo que produce en juntas, sellados, retenes y tornillos para motores de última generación a Brasil y Alemania. Taranto es de los que viven para la fábrica y hasta bromea que huele a rulemanes. Pero, con una caída en las ventas internas del 40%, bancos oficiales que no le descuentan cheques o le quieren cobrar 75% anual, que es lo mismo, y ventajas impositivas para importados de su rubro, se siente el protagonista de una película que puede terminar mal. “Tengo las manos atadas”, dice.

No es un caso aislado. Entre las textiles, Ayres y Garçon García están renegociando pasivos. Wanama y Ay Not Dead se convocaron. El derrumbe del sector llegó a 36,1% en 2018 y la capacidad ociosa, al 60%. ¿Será lo que el economista Joseph Schumpeter llamaba “destrucción creativa”?

En estos días, la siesta que parece dormir el dólar tranquilizó a los CEO de las multis que rinden cuentas en divisas. Una de esas firmas contó el mensaje a la casa matriz: “No les vamos a pedir dinero, defenderemos la posición de mercado y, si podemos, les giramos utilidades”. Desde EE.UU. les respondieron: “Aguanten”.

Rubén Cherñajovsky, considerado el dueño de la electrónica de Tierra del Fuego, otro sector con ventas por el suelo fue el lunes anfitrión de Mauricio Macri que recorrió tres de sus plantas. Hubo selfies con las operarias y asombro presidencial por el nivel de robotización. “Apoyate en grupos como los nuestros”, sugería Cherñajovsky durante el recorrido. En 2015, Daniel Scioli hizo campaña con los aviones del empresario. Macri retribuyó: “Te vas a sorprender Rubén, la recuperación será antes y más potente de lo que pensábamos”.

Hay, sin embargo, producciones con la oportunidad al alcance de la mano y temen que el tren pase de largo. Otra vez. En cerezas, con el mercado chino abierto de par en par, Argentina tiene en Luján de Cuyo las primeras que aparecen en el mundo. Y en Los Antiguos, Santa Cruz, las últimas de la temporada con un color, calibre y calidad que son envidia global. Se venden a más de US$ 6 el kilo y sólo exportamos 5.000 toneladas frente a las 200.000 toneladas que embarca Chile. Adolfo Storni, titular de Cerezas Argentinas con campos en Río Negro y Chubut, critica la falta de una política impositiva razonable para que ese sector de mano de obra intensiva pueda generar 100.000 empleos.

Por cierto, otros negocios experimentan el extremo opuesto, como el del ex Citibank, Juan Bruchou, que se anticipó en el lanzado de un banco digital tras una vaquita de US$ 15 millones entre amigos argentinos. Es un banco al que se ingresa sólo por invitación y en pocos días sumó 15.000 clientes y a otros miles en lista de espera. ¿Su preocupación? Una mayor velocidad en la baja del gasto.

En la Casa Rosada replican que pocas veces hubo un ajuste como el que se está realizando. En ese ambiente trascendió la propuesta de un funcionario que buscaba imitar al intendente de Córdoba, Ramón Mestre, y planteó publicar las listas de sueldos de los bancos públicos, de los directorios de las empresas aún en manos del Estado y hasta de los empleados de la Afip, además de jubilados de privilegio. Lo sacaron volando. Piensan que podría actuar como un efecto búmeran.

​En ese marco de austeridad y con el objetivo de recortar subsidios, el flamante secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, dejó de lado la tarifa plana para el gas que se destina a los hogares. Era una manera de repartir a lo largo del año la abultada cuenta que llega en el invierno, una iniciativa contaba con el visto bueno de los radicales y de Elisa Carrió.

De acuerdo con el economista Bernardo Kosacoff, este año habrá una lenta y heterogénea recuperación de la actividad que se notará poco en el empleo. En su visión, las buenas noticias vienen por el campo, con su abultada cosecha, y los encadenamientos en la bioeconomía (biotecnologías, fertilizantes, semillas, maquinaria agrícola), la energía, que revertirá su déficit de divisas; varias economías regionales (frutas, vinos y variados productos con dinamismo exportador); los servicios basados en el conocimiento; recursos naturales (minería, pesca); autos ayudados por las buenas perspectivas económicas de Brasil y el turismo receptivo. Advierte: “Este panorama no es ajeno a las turbulencias internacionales, ahora calmadas, pero siempre imprevistas”.

A todo esto, en cierto círculo empresario se sigue con atención a Lavagna. La primera aparición del ex ministro fue en el cóctel anual de Angus, cuyo presidente Alfredo Gusman, oportunamente lo premió por su cabaña La Clo. De allí saltó a una reunión con empresarios de medianos a grandes en una residencia de Belgrano R en la que anticipó que su compañero ideal de fórmula sería el sanjuanino Uñac, que buscaría un pacto social y que estaría, si llega a la Rosada, un solo mandato.

Su operador con el ambiente de negocios, Rodolfo Gil, prepara otro encuentro con compañías top cuando el ex ministro llegue de Cariló.

Ana María Mustapic, profesora de la Universidad Di Tella, define a nuestro sistema político como una democracia competitiva. Suelta que “ex ante no se pueden predecir los resultados de las elecciones. Y eso genera comprensible nerviosismo”.

En la misma línea, Marcela Cristini, economista senior de Fiel, señala: “Los factores políticos podrían afectar los avances por ser un año de elecciones. Sí el horizonte político se despejará, y la actividad mejorara modestamente habrá llegado nuevamente el momento de pensar en reformas que mejoren la productividad, si no el esfuerzo ordenador volverá a fracasar”.

Y el economista que guía a uno de los mayores bancos extranjeros lo pone en estos términos: “Sigue la recesión hasta julio, la recuperación será leve por el apretón fiscal y la tasa que seguirá alta y no hay que descartar el riesgo de la dolarización pre-electoral que, a modo de precaución, adoptan numerosas empresas”.

Silvia Naishtat

Visto 230 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…