Lunes, 21 Enero 2019 00:00

Apagar la maquinita, el arma contra la inflación - Por Ramiro Castiñeira

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Limpiar el placard del BCRA es condición para frenar los precios

 

La inflación llegó a 47,6% en 2018, dejando a la vista que la estrategia oficial para combatirla fracasó en su génesis y, por tanto, mucho antes de aquel famoso 28D. Simple: el Gobierno no paró de emitir dinero, único factor que causa inflación. El resto de los supuestos factores que en el imaginario argentino causa inflación son simples canales de propagación. El dólar, el salario, las tarifas, el supermercado o el tomate no causan inflación, como tampoco causa fiebre el termómetro.

El Gobierno creaba dinero a un ritmo del 30% tanto en 2016 como en 2017. Emitía para financiar al Estado, para comprar y recuperar reservas dilapidadas por la administración anterior. La gran emisión de pesos que ello exigía, la intentaba contener con Lebac. Pero acumular pasivos en el placard del Banco Central tiene también un límite. Previo al estallido monetario, el stock de Lebac alcanzó el equivalente a 70.000 millones de dólares que, a tasas del 27% de ese entonces, ya eran el nuevo y principal factor de creación de dinero.

El dique de Lebac finalmente cedió en 2018 y el tsunami de pesos llegó con virulencia a la costa de los precios. Para cuando bajó el agua, las Lebac renombradas en Leliq quedaron en un monto equivalente a 20.000 millones de dólares, licuación mediante. Pero con tasas de interés de 60% todavía se emiten tantos pesos que eso le pone un elevado piso a la inflación futura.

Por ello, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió dejar de emitir: pidió no financiar al Tesoro, no comprar reservas y también desarmar el remanente de Leliq para frenar a cero la emisión por intereses.

Para ello, el FMI ya habilitó al Tesoro a vender 10.000 millones de dólares del préstamo durante el segundo trimestre de este año, al tiempo que también llegarán los dólares de la soja.

El plan exige que el Banco Central baje encajes y tasas para liberar pesos. Y para quien no quiera quedarse en pesos a las nuevas tasas, en la otra esquina estará el Tesoro ofreciendo dólares. La cuantiosa oferta de divisas evitará el estrés en el mercado cambiario. Esta estrategia no afecta la meta de base monetaria cero; por el contrario, bajar encajes permite sobrecumplirla. "La estrategia busca reducir el actual remanente de Leliq y, en paralelo, bajar a 30% las tasas de interés para fin de año."

En definitiva, el plan del FMI es que el exceso de pesos que se retiene en Leliq con tasas de 60%, descomprima y se encause a los dólares antes que a los precios. Apagar la maquinita y limpiar el placard del BCRA es condición necesaria para ganarle a la inflación.

Ramiro Castiñeira  
Director de Econométrica

Visto 287 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…