Domingo, 10 Febrero 2019 00:00

El “veranito” del dólar y la incertidumbre electoral - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Hay “viento de cola” desde el exterior para los mercados emergentes. ¿Hasta cuándo dura?

 

El “veranito” del dólar sigue marcando la recuperación financiera del comienzo de un año electoral que, según los expertos, proyecta tres etapas.

Esas etapas o fases se bocetan en función de lo que se cree será la entrada de divisas al país y la evolución de la tasa de interés.

La actual tiene características bien definidas y responde a un hecho determinante para el mundo: el titular de la Reserva Federal, Jerome Powell, adelantó y ratificó en varias oportunidades que la suba de la tasa de interés en EE.UU. será pausada.

Esa decisión cambió el sentido del movimiento de capitales a nivel mundial y alivió el panorama externo de los países emergentes.

Después de eso Turquía, Uruguay, Paraguay y varios países más salieron al mercado y consiguieron crédito a tasas consideradas razonables. A la Argentina le tocó sólo una mejora del precio de sus bonos y la baja del riesgo país de un nivel altísimo a 630 puntos.

Podría decirse que ese nuevo “viento de cola” desde el exterior y la política de contracción monetaria con tasas altas del Banco Central fueron determinantes para apuntalar la calma cambiaria de las últimas semanas con un dólar en $37,82 en el circuito mayorista.

Entre muchas, hay dos preguntas que se formulan los observadores del mercado financiero: ¿hasta cuándo dura el “veranito” del dólar? y ¿cuándo y cuánto pesará la incertidumbre electoral en el mercado cambiario?

En estos días la característica es que la tasa en pesos (plazo fijo en 39,6% y depósitos grandes en 40,8% anual) domina el escenario y prevalece la oferta de dólares en el entendimiento de los inversores de que, a corto plazo, la tasa le ganará al dólar.

Estiman que la otra etapa será la comprendida entre abril y junio, cuando el ingreso de los dólares de las exportaciones de granos se haría sentir con intensidad.

En otras palabras, para ese tiempo se cree que, relativamente, también habrá más dólares que pesos dando vueltas y, por tanto, el “veranito” podría tener un alargue.

Esa posición se apoya también en que el Tesoro vendería a partir de abril unos US$8.000 millones del préstamo del Fondo Monetario para hacer frente a pagos del sector público.

Como telón de fondo, los analistas están convencidos de que el Banco Central seguirá adelante y a rajatabla con la política de contracción monetaria y eso debe ser leído como que las tasas de interés superarán a la inflación por bastante tiempo más.

Ya para la etapa que estiman comenzará en junio, los pronósticos son menos contundentes.

Nadie arriesga cuál podrá ser el grado de dolarización preelectoral en esta ocasión que, como en otras oportunidades, se moverá al ritmo de las expectativas que generen las encuestas electorales.

Pero, desde un punto financiero, arriesgan que el escenario estará caracterizado por menos oferta de dólares y más pesos dando vueltas.

En el Gobierno se niegan a hacer pronósticos económicos optimistas pero confían en que, en ese momento, los salarios le puedan ganar algún punto a la inflación.

Y a eso se sumará, como es ya habitual, un resurgir de los créditos Argenta con fondos de la ANSeS para tiempos preelectorales y, más aún, después de los muy malos datos sobre las caídas del consumo y de la actividad económica que se vienen conociendo.

El viento de cola de afuera sigue alentando la calma cambiaria, la mejora de los bonos y las acciones argentinas, y la baja de la tasa de interés. Pero no logra aún dar vuelta la fuerte recesión en que está inmerso el país. Son tiempos defensivos y de pasos cortos hasta ver si la política logra abrir algún nuevo horizonte.

Daniel Fernández Canedo

Visto 73 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…