Domingo, 17 Febrero 2019 00:00

Informe Económico Semanal del Banco Ciudad - N° 484

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Esta semana, se conocieron las cifras de inflación de enero, las cuales mostraron una variación del índice de precios al consumidor ligeramente superior a la registrada en diciembre y a la esperada por el mercado, impulsada por los ajustes en las tarifas de los servicios públicos, pero también por la denominada inflación subyacente.

 

En este contexto, sobre el final de la semana el Banco Central hizo una pausa en la acelerada tendencia descendente que venía imprimiendo a las tasas de interés de referencia, mostrando una mayor cautela ante la evolución del nivel general de precios y un tipo de cambio que pasó a situarse dentro de la “zona de no intervención” dispuesta por la autoridad monetaria.

En lo que se refiere a los datos de inflación, el relevamiento de precios minoristas del INDEC marcó una suba del 2,9% a nivel nacional en enero, superior al incremento verificado en diciembre (2,6%), tras tres meses consecutivos de moverse a la baja. El dato de inflación de enero se ubicó también por encima de las proyecciones privadas, que de acuerdo al último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central anticipaban una variación de 2,5% para el primer mes del año.

En enero, se sintió un mayor impacto de los precios regulados en relación a lo ocurrido en diciembre, con una variación de este rubro que ascendió al 3,4%, en comparación con un 2,6% del mes previo. En este comportamiento incidió el primer tramo de los tres aumentos consecutivos pautados en los servicios de transporte público de pasajeros (colectivo, trenes, y subtes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), al cual se agregaron alzas en agua, telefonía fija y cigarrillos. Para los próximos meses, los ajustes en las tarifas de los servicios públicos continuarán jugando un rol importante en la evolución de los precios internos, previéndose incrementos en las tarifas de electricidad y gas, junto con nuevos aumentos en agua y transporte.

Además del mayor impulso de los precios regulados, el mes pasado también se observó una aceleración en el margen del componente subyacente de la inflación, el cual registró una variación del 3% mensual, en comparación con un alza de 2,7% en diciembre. Los aumentos en los precios de los alimentos tuvieron una incidencia importante en el mes, habiendo registrado un incremento de 3,4%, verificándose una variación superior a la media en el precio de la carne vacuna, cuya oferta se ha visto afectada por las recientes lluvias e inundaciones, en combinación con un sostenido incremento en la demanda, asociado al crecimiento de las exportaciones del sector.

En este marco, en lo que hace al rumbo de la política monetaria, esta semana el Banco Central hizo un alto en la reducción de las tasas de interés de las LELIQ, luego de algo más de dos semanas en las que los rendimientos de estos instrumentos mostraron un pronunciado descenso. En efecto, entre el 25 de enero y el 13 de febrero (este último miércoles) las tasas acumularon un retroceso de 12,6 puntos porcentuales, a razón de prácticamente 1 punto porcentual por día, pasando de 56,60% a 43,97%. En contraste, este viernes la tasa de política monetaria cerró en 44,21%, registrando su primer incremento desde comienzos de año, tras acumular un fuerte recorte desde los niveles de 74% de inicios de octubre o del 60% de fines de diciembre.

Paralelamente, el tipo de cambio pasó a moverse dentro de la “zona de no intervención” (ZNI), finalizando el viernes la cotización del dólar en $38,62 (0,9% arriba de la banda inferior cambiaria). Este comportamiento resulta previsible y en línea con el sostenido descenso en las tasas de interés, el cual tiende a balancear las carteras de los inversores entre posiciones en pesos y en moneda extranjera, contribuyendo a moderar la sobreoferta de dólares en el mercado de cambios y por ende a evitar una apreciación excesiva del peso.

Mirando para adelante, es probable que tras el pronunciado retroceso que experimentaron las tasas de interés en las últimas semanas, la tenencia a la baja tienda a suavizarse en el margen, con una autoridad monetaria que se mostrará atenta a la dinámica de los precios internos, en un contexto en el cual la corrección de tarifas y precios relativos continuará vigente durante todo el primer cuatrimestre del corriente año.

ÍNDICE DE PRECIOS AL CONSUMIDOR: PAUSA EN LA DESACELERACIÓN DE LA INFLACIÓN EN ENERO

En el primer mes del año la inflación se ubicó ligeramente por encima del registro de diciembre, evidenciándose una leve aceleración de la mano de los aumentos en las tarifas de los servicios públicos. El relevamiento de precios minoristas marcó una suba del 2,9% en enero (+49,3% interanual), registrando un incremento respecto al dato de diciembre (2,6%), tras tres meses de moverse a la baja. El dato de inflación de enero se ubicó también por encima de las proyecciones privadas, que de acuerdo al último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA anticipaban una variación de 2,5%. A pesar de la estabilidad que ha mostrado el tipo de cambio, con un dólar moviéndose en torno al piso de la “zona de no intervención” desde el mes de noviembre, los incrementos tarifarios y aumentos en los precios de los alimentos impactaron en la dinámica inflacionaria del primer mes del año.

Los precios regulados fueron los que presentaron el mayor incremento, habiendo registrado una suba del 3,4%, superior al 2,6% de diciembre. En ello incidió el primer tramo de los tres aumentos consecutivos (enero, febrero y marzo) pautados en los servicios de transporte, con subas del 15,3% en viajes en colectivos, 14,3% en trenes y 6,9% en subtes (en el caso de la Ciudad), a lo que se sumaron también alzas en la boleta de agua, en telefonía fija y en cigarrillos.

Más allá del rol que jugaron los precios regulados, el mes pasado también se observó una ligera aceleración en el componente subyacente de la inflación, el cual registró una variación de 3%, en comparación con un alza de 2,7% en diciembre. Los aumentos en los precios de los alimentos tuvieron una incidencia importante en el mes, con un aumento de 3,4%. Los ítems que más se incrementaron fueron la carne y sus derivados (4,9%), bebidas no alcohólicas (4,9%), azúcar, golosinas y galletitas (4,2%), pan y cereales (3,6%), frutas (3,6%) y leche fresca (3,3%). La suba en el precio de la carne se produjo, principalmente, por las intensas lluvias e inundaciones que retrasaron el ingreso de la hacienda a los mercados concentradores y los frigoríficos. Además, el repunte de las exportaciones del sector presionó para la recomposición de los precios. De este modo, el precio de la hacienda en Liniers acumula una suba cercana al 25% en lo que va del año, impactando en los valores que pagan los consumidores.

En contraposición a la dinámica que exhibieron los precios regulados y el componente núcleo de la inflación, en enero se observó una desaceleración en los precios estacionales.

Estos mostraron una variación de 1,1%, muy por debajo del nivel general, marcando a su vez una moderación respecto al dato de diciembre (1,4% promedio).

En este marco, la variación de los servicios superó a la de los bienes (3,5%, contra 2,6%, respectivamente). En la apertura por rubros, la variación más pronunciada se dio en Comunicaciones (7,4%). Le siguieron Restaurantes y Hoteles (3,7%), Otros bienes y Servicios (3,6%), Alcohol y Tabaco (3,5%), Recreación y Cultura (3,5%) y Vivienda y Servicios (3,1%) todos rubros con variaciones que superaron a la del Nivel General. Los que menos aumentaron fueron Salud (2,9%), Equipamiento y mantenimiento del Hogar (2,7%), Educación (0,6%), a la vez que Indumentaria cayó 0,6%.

La dinámica de la inflación para los próximos meses estará influida por los aumentos tarifarios anunciados hasta mayo.

En febrero, aumentarían la electricidad (26,0%), el transporte público de pasajeros (entre 6,5% y 10%) y las prepagas (5,0%).

Para marzo, se esperan subas en electricidad (14,0%) y el último tramo de los aumentos en el transporte público (entre 9% y 15%). En el mes de abril, se incrementaría el valor de la tarifa de subte (10,5%) y se celebra la audiencia pública por las tarifas del gas, que subirían en el segundo trimestre del año.

Finalmente, en mayo se pautaron incrementos en las boletas de agua (26,0%) y de electricidad (4,0%). Estos aumentos tenderán a poner un piso a la inflación en esta primera parte del año.

Banco Ciudad de Buenos Aires  
Presidente: Javier Ortiz Batalla   
 Economista Jefe: Alejo Espora  
Estudios Macroeconómicos y Sectoriales:  
Daniela Canevaro  
Esteban Albisu  
Francisco Schiffrer
Luciana Arnaiz  
Juan Pablo Filippini  
Sarmiento 611 Piso 6 (C1005AAH)  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Gentileza para 

Visto 132 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…