Jueves, 25 Abril 2019 00:00

Ahora el Gobierno debate si romper el pacto de "reservas cuidadas" con FMI - Por Guillermo Kohan

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Ahora todas las miradas se dirigen al Banco Central.

 

Lo que busca saber y tal vez testear en algún momento el mercado es si el Gobierno va a esperar --como lo obliga el FMI-- a que el dólar llegue a 51 pesos para intervenir y salir a frenarlo; o si las circunstancias políticas más la recomendación de algunos allegados a la conducción económica determinarán que Mauricio Macri decida utilizar más libremente las reservas para conjurar una corrida en serio, de agravarse la presión que ayer barrió con los activos argentinos y disparó 4% el dólar en un solo día. Romper el pacto de caballeros que tiene Nicolás Dujovne con el FMI, de mantener "reservas cuidadas" hasta fin de año.

Está claro que si el Gobierno no logra estabilizar al dólar es muy difícil que prosperen los precios esenciales, tampoco bajar la inflación ni mejorar las expectativas. La reelección a nivel nacional y sobre todo en la provincia de Buenos Aires se complica. Crecen las chances de Cristina y el cuadro se agrava en un círculo vicioso muy complejo para administrarlo de aquí a fin de año. Por ahora el Fondo exige reservas cuidadas, como los precios, no se pueden tocar.

En los cafés políticos ayer se especulaba a pleno. Desde la conveniencia de anticipar las elecciones para definir quién manda y evitar una sangría de reservas; a las más variadas galimatías para que se baje Mauricio Macri de la candidatura y sea reemplazado por un acuerdo de Cambiemos con el Peronismo, liderado por María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. El plan V o el plan H, iniciativas que se observan como una traición en el macrismo de paladar negro que rodea al Jefe de Estado.

Volviendo al dólar, cuesta creer que, si la corrida contra el peso se acelera, el Gobierno decida antes de las elecciones quedar en una actitud contemplativa, viendo como sus chances de reelección se alejan minuto a minuto al ritmo de la suba del riesgo país.

Entre las cuestiones que analizan en las mesas de dinero como posibles alternativas, cabe mencionar las siguientes:

  • 1) Que el FMI permita al Gobierno intervenir en la zona de no intervención. Que permita lo prohibido. En castellano, no esperar que el dólar se vaya a 51 pesos para actuar. El argumento es que el Central podría hacerlo con las reservas que tenía de antes del acuerdo, lo que supone no rifar los dólares del Fondo, sino en todo caso los que se habían acumulado antes. Todo en el medio de la polémica creciente con la oposición, la dura y la blanda, que ya está reclamando en voz alta que el Gobierno no despilfarre las reservas y que le deje algo al próximo. El clima promete enrarecerse: Trascendió que desde el kirchnerismo y el massismo se preparan denuncias penales contra la conducción económica y el directorio completo del Banco Central para advertirles que no vendan dólares para financiar la salida de inversores financieros.
  • 2) Usar reservas para recomprar bonos argentinos que hoy están sobre castigados por la llamada doble herencia crítica en materia monetaria y sobre todo fiscal, la que dejó Cristina y la que sumó Macri. Algunos especialistas argumentan que puede costar mucho menos rescatar el Bonar 20 por unos 700 millones de dólares, detener la suba del riesgo país, dar una señal contra el default, y no tener que salir todos los días a apagar un incendio en el mercado de cambios
  • 3) Dar la opción a cobrar en dólares los altos vencimientos de bonos y letras en pesos que se acumulan a partir de mayo y junio. Hay vencimientos en un solo día en pesos, por valores entre 2000 y 3000 millones de dólares. Puede significar un inútil dolor de cabeza si el Gobierno paga con pesos y el mercado todo junto sale a buscar dólares, en un contexto donde el Gobierno solo puede vender 60 millones por día. Allí no hay objeción del Fondo, por cuanto el dinero es para garantizar el pago de la deuda.

También se opina mucho sobre el giro intervencionista en materia económica que tuvo que realizar el Presidente para conformar a sus socios políticos del radicalismo que le reclaman aún más dureza con el establishment. Pero sobre todo como un guiño a la peligrosa ley de Góndolas de Elisa Carrió, protagonista ayer casi de un Cajón de Herminio en el distrito donde Macri tiene más apoyo. Desde luego, los votantes de Macri en Córdoba son también votantes de Schiaretti y lo fueron de De la Sota.

Volviendo al Macri alfonsinista de las últimas semanas, el temor es que los controles de precios, si fracasan, terminen derivando en controles de cambios. Las tarifas, de hecho, ya están congeladas y pesificadas Al fin y al cabo lo reconoció Nicolás Dujovne en su última aparición en la TV cuando le preguntaron qué sentía del pasaje de la Argentina prometida de las inversiones, a la actual de las inspecciones. "Tenemos que estar preparados para tomar las medidas que sean necesarias en el contexto en el que nos toca operar".


Guillermo Kohan

Visto 254 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…