Miércoles, 19 Junio 2019 00:00

Pichetto económico: el sueño del círculo rojo - Por Guillermo Kohan

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Celebró el mundo económico el volantazo político de Mauricio Macri al convocar al peronista Miguel Pichetto para la fórmula presidencial. Los más optimistas lo consideran un verdadero golpe de timón del jefe de Estado, un signo de apertura, revelador de que es consciente de la necesidad de reconstruir poder político para su segundo mandato, y aceptar abrir el juego, como no se observó hasta ahora, a una persona con vuelo propio.

 

Tanto entusiasmo lleva incluso a exageraciones en las comidas empresarias, como que también Macri, si gana las elecciones, debería buscar a un Miguel Pichetto para la jefatura económica o de Gabinete, con un nuevo plan que lo saque de la inflación, de la recesión, lo amigue con el círculo rojo y con los formadores de opinión que todo el tiempo lo cuestionan. Parece mucho para el ánimo del Presidente. Antes que todo, además, habrá que ver quién gana las elecciones.

Pasado el Pichettazo, las inquietudes entre inversores y empresas regresan a la marcha de la economía, el dólar y la inflación; al comportamiento del padrón electoral desde las PASO hasta octubre, las novedades de Sergio Massa y Roberto Lavagna jugando ambos para complicar la reelección del Presidente y eventualmente favorecer a la dupla Alberto-Cristina. También a Tribunales, donde siguen las novedades que impactan en las empresas, sus accionistas y la economía.

En particular al desarrollo de la llamada causa Cuadernos II, en la cual el juez Claudio Bonadío procesó semanas atrás a un centenar de ejecutivos, accionistas y directores de todas las empresas involucradas en la confesión sobre presunta cartelización y sobreprecios del ex titular de la cámara de la construcción, Carlos Wagner. Las actuaciones no están firmes, y quienes siguen el rubro de cerca hace años opinan que no habrá definición en la Cámara hasta que no se conozca quién gana las elecciones. Aún así, la decisión del procesamiento gatilló el sepelio definitivo de los proyectos de PPP en los que estaban involucradas varias empresas ahora doblemente encuadernadas, dado que por normas legales se ven impedidas al acceso de crédito bancario y a los seguros y garantías que se requieren para licitar, adjudicar y comenzar las obras.

Retomando la agenda electoral, va perfilándose un escenario de creciente polarización, que puede convertir las elecciones en una experiencia de doble o triple ballotage, donde el todo por el todo podría tener que jugarse en las PASO, ni hablar en la primera vuelta.

Está cada vez más claro que el resultado de las PASO puede condicionar mucho a la economía en el segundo semestre, que es precisamente cuando se vota en las elecciones de octubre y noviembre, por los puntos. La inflación y la estabilidad del dólar, hoy el punto débil para el oficialismo podría mejorar para cuando se vote en octubre si el resultado de las PASO se interpreta como favorables a la reelección. De allí que el Gobierno debe alentar la polarización al máximo y convertir la PASO en un ballotage. Mauricio, en principio, perdería más votos en las PASO que el frente opositor peronista de Cristina, Alberto y ahora Sergio

Hoy el promedio de la veintena de encuestas que se publican indica que Macri podría perder la primera vuelta, pero que tiene chance en el ballotage. Ninguna encuesta señala al Gobierno perdiendo la primera vuelta. También coinciden en que es delicada la situación de María Eugenia Vidal en Buenos Aires contra Kicillof. Si las urnas en las PASO indican que Macri está mucho mejor o mucho peor de lo que hoy dicen las encuestas, los mercados y la economía responderá en consecuencia.

Allí juegan ahora las decisiones de Massa de sumarse al frente opositor de Cristina, y de Lavagna y Urtubey de competir en un espacio que le resta más votos a Macri que al frente peronista. Además de los votos que el Presidente puede perder por derecha con José Luis Espert, el voto militar y el voto celeste si se presenta Gómez Centurión y Silvia Hotton.

La buena noticia para los que respaldan la reelección es que parece cada vez más probable que el Gobierno llegue a las PASO de agosto con la economía en mejores condiciones de lo visto en la primera parte del año. El escenario internacional vuelve a jugar muy a favor, con precios superiores a los esperados en soja, trigo y maíz. Con otra novedad determinante: la nueva tregua renovada ayer para la cumbre de G20 entre Donald Trump y Xi Jimping que disparó las bolsas mundiales, más las expectativas de anuncios hoy para futura baja de tasas del FED en EEUU. Asegurado también el ultimo desembolso del FMI antes de las elecciones, Macri llega al arranque oficial de la campaña, mes y medio antes de las cruciales PASO con dólar y tarifas congeladas, recuperación no menor en precios de acciones y bonos, inflación a la baja (esperan 2,3% a 2,5% en julio) y algunos síntomas de reactivación del consumo por los planes de estímulo en autos, 12 cuotas en bienes durables y créditos Anses para todos y todas.

Nada definitivo hoy para saber efectivamente dónde está el electorado, si Mauricio Macri es el desastre que relata la oposición, o si como espera el Gobierno, el rechazo a Cristina pesará más que la economía golpeada o los intentos de moderar a la ex presidenta y su facción extrema detrás de las figuras de Alberto Fernández y Sergio Massa. Falta un mes y medio para empezar a saberlo.

Mientras tanto, con Macri mejorado por Pichetto y sostenido por un buen momento internacional el panorama sigue complejo: Argentina tiene el doble del riesgo país que el que necesita para volver a ser un país normal que se financia en el mercado de capitales. Si ganara el frente peronista opositor dependerá quien gobierna. Como diría Pichetto, la discusión será entre capitalistas y comunistas, todos en Puerto Madero, desde luego.


Guillermo Kohan

Visto 179 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…