Domingo, 30 Junio 2019 00:00

Informe Económico Semanal del Banco Ciudad - N° 496

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

 

La cotización del dólar marcó un nuevo retroceso en las últimas dos semanas, acoplándose a una tendencia a la revalorización de las monedas emergentes ante la perspectiva de que se profundice el descenso de las tasas de interés en las economías desarrolladas, en particular en los Estados Unidos.

 

Ello se produce, a su vez, en un marco de fuerte incremento de la oferta de divisas del agro, asociado a la recuperación de la cosecha tras la sequía del año previo, situación que se ve reflejada también en las cifras del comercio exterior, con un nuevo crecimiento del saldo positivo de la balanza comercial durante mayo, y en la evolución de la actividad agregada, que muestra una mejora en el comienzo del segundo trimestre del año.

Por otro lado, con un buen comportamiento de los recursos tributarios, el sector público nacional alcanzó un nuevo superávit primario, profundizando el proceso de consolidación de las cuentas públicas.

En lo que tiene que ver con la evolución del tipo de cambio, la cotización del dólar a nivel mayorista finalizó la semana en $42,45, acumulando durante junio una baja de $2,42 o 5,4%, en lo que fue su mayor caída en los últimos 8 meses. A la estabilidad que ya había comenzado a vislumbrarse en mayo, tras anunciarse que el Banco Central podría intervenir en el mercado, le siguió una creciente liquidación de divisas del complejo agroexportador, junto con un cambio de humor de los inversores tras el cierre de las alianzas electorales y la nominación de los candidatos de los distintos frentes, particularmente del oficialismo. Sobre esa base, en las últimas semanas se agregó una mejora del contexto internacional, con tasas de interés en descenso y perspectivas de una reducción de las tensiones comerciales entre los EE.UU. y China, que incentivaron la búsqueda de mayores rendimientos y los flujos de capitales a las economías emergentes, corriente que profundizó el fortalecimiento del peso.

En lo que tiene que ver con la mayor oferta de divisas, en mayo, el balance comercial registró un superávit de USD 1.373 millones, acumulando en los primeros cinco meses del año un saldo positivo de USD 4.258 millones, el más abultado de los últimos 7 años. Al retroceso que han venido mostrando las importaciones (-28% en mayo), se suma ahora un crecimiento más robusto de las ventas externas, que se incrementaron 16,5%, a partir de una importante alza en las cantidades exportadas (+34,9%). Se destacó la recuperación de las ventas de productos primarios (+61,1%) y manufacturas de origen agropecuario (subieron 4% en monto, pero con un alza de 26,7% en volumen), producto de la mayor cosecha registrada este año, la cual llegaría a un récord histórico de 145 millones de toneladas.

Por otra parte, sobre la base del avance que muestra el sector agropecuario y su impacto sobre otras actividades asociadas, la economía comenzó a mostrar una recuperación en el segundo trimestre del año, con un incremento del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del INDEC del 0,8% mensual en abril, mejora que se sostendría también en mayo de acuerdo a lo que anticipan indicadores privados, como el IGA de Orlando J. Ferreres, que presentó una suba de 0,8% en dicho mes. En la comparación interanual, el EMAE aún capturó un descenso de la actividad en abril (-1,3%), aunque el indicador de Ferreres apunta a una leve recuperación en mayo (+0,3%), en lo que sería la primera variación interanual positiva de los últimos 14 meses.

En lo que hace a los números fiscales, en mayo se observó una nueva mejora del resultado primario, habiéndose alcanzado un superávit de $25.974 millones, frente a un déficit de $7.818 millones en igual mes de 2018. La mejora que muestran las cifras fiscales se vio favorecida por ingresos que volvieron a mostrar un alza superior a la de las erogaciones (53,0% vs 35,5%), acumulando 23 meses consecutivos en los que se sostiene esta tendencia. De este modo, en los primeros cinco meses del año, se alcanzó un superávit primario equivalente a 0,2% del PIB, en lo que fue el primer resultado primario positivo desde el año 2011.

En síntesis, sin ser un factor excluyente, la mejora que muestran los números de la economía en el segundo trimestre del año refleja, en buena medida, la recuperación que ha tenido la producción agropecuaria. Hacia adelante, sin embargo, la continuidad de la recuperación de la economía podría comenzar a descansar en una recomposición del poder de compra de los salarios que permita impulsar gradualmente el consumo, en la medida que se sostenga la estabilidad cambiaria y el retroceso que viene mostrando la inflación en los últimos dos meses, en línea con la novedad que marcan los primeros signos de avance del consumo masivo capturados por algunos relevamientos privados del mes de junio. Esta dinámica se viene dando en un marco de bajo estrés financiero coincidente con la mayor competitividad electoral del oficialismo, el cual tiende a generar un círculo virtuoso, en el que se retroalimentan la tranquilidad financiera, su impacto en la economía real y, consecuentemente, en la situación política, a diferencia del círculo vicioso observado hasta hace tan sólo unos meses.

COMERCIO EXTERIOR: EXPORTACIONES EN ALZA APUNTALAN EL SUPERAVIT COMERCIAL

En mayo, las exportaciones alcanzaron el pico de los últimos cuatro años impulsadas por la cosecha récord, y a pesar de la caída de los términos de intercambio. Gracias al destacado crecimiento en los despachos de productos primarios, las ventas al exterior alcanzaron el nivel más alto desde junio de 2015 totalizando USD 6.017 millones.

De esta manera, las exportaciones crecieron un 16,5% interanual (i.a.) traccionadas por la suba en cantidades (+34,9%) que superó la reversión en los precios de los commodities. Por otra parte, las importaciones continuaron cayendo por el ajuste en la paridad cambiaria y la menor actividad económica, registrando un descenso de 28,0%, hasta los USD 4.644 millones. Así, por noveno mes consecutivo la balanza comercial arrojó un resultado superavitario, en esta oportunidad de USD 1.131 millones.

Al cierre de los primeros cinco meses del año, las exportaciones llegaron a los USD 31.562 millones, en tanto que las compras al exterior totalizaron USD 20.989 millones. El saldo comercial acumula, de esta forma, un superávit de USD 4.527 millones (el mejor arranque desde el año 2012), revirtiendo el saldo negativo de USD 4.543 millones de igual período de 2018.

El alza en las exportaciones se explica casi en su totalidad por la recuperación de las ventas del agro que se beneficiaron de la mayor cosecha registrada este año. Se destacó la recuperación en las exportaciones de productos primarios, que subieron un 61,1% a partir de una importante alza en las cantidades exportadas (95,7%), a pesar de la reversión observada en los precios de los commodities (-17,6%). En particular, los productos que anotaron mayores incrementos fueron las exportaciones de porotos de soja, maíz en grano, minerales de plata y cebada.

También se distinguió el alza en los despachos de Manufacturas de Origen Agropecuario (4,0%), principalmente por la suba de las ventas de aceite de soja en bruto y carne bovina. En contraste con estos datos, las Manufacturas de Origen Industrial (MOI) no presentan grandes cambios, ante un tibio crecimiento de la economía brasileña. Estas cayeron un 0,7%, castigadas principalmente por las menores ventas de vehículos al país vecino.

De hecho, excluyendo los autos las MOI registran un crecimiento del 4,4%. Finalmente, las ventas de Combustibles y energía mostraron una suba del 28,9%, reflejo de mayores ingresos por la venta de petróleo, combustibles y lubricantes (para buques y aeronaves) y gas natural.

Las compras al exterior continúan disminuyendo en todos los usos económicos, tanto en precios como en cantidades (a excepción de los precios de los vehículos). La principal caída se observa en los despachos de Vehículos Automotores (-58,6%), la cual fue suavizada por la variación de los precios (5,6%) que restó impulso a la caída en cantidades (-60,8%).

Esto último, se encuentra en línea con la menor venta de automóviles 0Km en el mercado local (los patentamientos registraron una baja interanual de 56% en mayo). En cuanto al resto de los rubros, también cayeron las importaciones de Combustibles y lubricantes (-41,5%), Bienes de Capital (-37,4%) y Bienes de consumo (-22,1%). Le siguieron en importancia, las contracciones en las compras al exterior de Bienes Intermedios (-16,0%) y Piezas y accesorios para bienes de Capital (-15,1%).

En línea con los indicadores en base devengado publicados por el INDEC, los datos del balance cambiario de mayo reflejaron un nuevo superávit en la Cuenta Corriente. Este sumó USD 236 millones, comparando con un saldo negativo de USD 2.151 millones en el mismo mes de 2018. El comercio de bienes volvió a arrojar un resultado superavitario, con un saldo positivo que alcanzó los USD 2.610 millones, el monto más elevado desde mayo de 2012. El balance por servicios mantuvo su mejora en términos interanuales, sobre la base de una menor demanda de divisas vinculada al turismo en el exterior, donde se observa una caída de 42% en el déficit en comparación con igual mes de 2018. Por otro lado, los datos del balance cambiario reflejaron un crecimiento en la demanda de dólares para atesoramiento, la cual totalizó USD 2.496 millones, aunque esta sigue situándose lejos del récord de mayo de 2018 (USD 4.616 millones).

NIVEL DE ACTIVIDAD: BUENAS PERSPECTIVAS EN EL COMIENZO DEL SEGUNDO TRIMESTRE

Según las estimaciones del nivel de actividad publicadas esta semana por el INDEC, la economía comenzó a transitar el segundo trimestre del año en terreno positivo, registrando una mejora durante el mes de abril. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) anotó una suba de 0,8% en su medición sin estacionalidad (s.e.) frente al mes de marzo, cuando la actividad económica tocó un nivel mínimo. De esta forma, la demanda agregada comenzó el segundo trimestre en alza (traccionada fundamentalmente por el notable desempeño del agro), frente a un primer trimestre en el que el Producto Bruto había arrojado un resultado levemente negativo de -0,2% desestacionalizado, en relación al último cuarto de 2018. En cuanto a su variación interanual, el EMAE capturó una baja de 1,3% en abril, moderando con fuerza el ritmo de caída en comparación con el trimestre previo (-5,8% i.a.) y acumulando un descenso de 4,6% en los primeros cuatro meses del año.

Las estadísticas privadas apuntan a una continuidad de la recuperación de la economía durante el mes de mayo. De acuerdo al Indicador General de Actividad (IGA) de Orlando J. Ferreres, el nivel de actividad habría vuelto a crecer en mayo medido sin estacionalidad, en un 0,8% respecto al mes de abril, lo cual determina un posible resultado positivo para el crecimiento del Producto durante el segundo trimestre, en línea con las proyecciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que lleva adelante el Banco Central. Estas últimas proyectan una mejora de 1% sin estacionalidad frente al primer trimestre del año. En cuanto a la comparación anual, el IGA de Ferreres registró la primera suba interanual en la actividad económica (de 0,3%), después de 13 meses consecutivos de caídas, marcando un quiebre en la dinámica de contracción de la actividad.

Asimismo, complementando el análisis con las estimaciones de producción industrial que publica FIEL, en su Indicador de Producción Industrial para el mes de mayo se observa una suba mensual de 1,8% s.e., verificándose también una desaceleración en el ritmo de caída interanual, generalizada en la mayoría de las ramas industriales.

En relación al desempeño de las distintas actividades económicas relevadas por el EMAE, el sector primario (el agro junto con la pesca) registró una fuerte expansión en abril, compensando buena parte del impacto negativo de otras actividades. El sector agropecuario presentó una suba de 40,2% interanual, con una incidencia de 3,5 puntos en el crecimiento del índice general, siendo el sector de mayor dinamismo durante 2019, con una cosecha récord para esta campaña en el orden de los 130 millones de toneladas entre soja, maíz y trigo. Este resultado también impacta favorablemente en las actividades conexas como ser el transporte de carga y algunas industrias relacionadas (en particular la maquinaria agrícola, sustancias químicas, etc.) que, aunque todavía en baja en relación a un año atrás, reflejan una desaceleración en su ritmo de caída. El transporte, por caso, pasó de caer 4% en promedio durante el primer trimestre a una contracción de 0,8% en abril. Por otro lado, la producción industrial (-8,5%) junto con el comercio (-11,6%) y la intermediación financiera (-13%), son los rubros que mostraron las caídas más acentuadas en abril.

RESULTADO FISCAL: SE CONSOLIDA LA RECOMPOSICIÓN DE LAS FINANZAS PÚBLICAS NACIONALES

Los datos fiscales correspondientes al mes de mayo siguen reflejando los avances en el proceso de consolidación de las cuentas públicas, habiéndose alcanzado un superávit primario de $25.974 millones, frente a un déficit de $7.818 millones en igual mes de 2018. A pesar del incremento en los pagos por intereses, el déficit financiero presentó un descenso de 10,2% en términos reales en relación a mayo de 2018, situándose en $38.634 millones. La mejora que muestran los números fiscales se vio favorecida por ingresos que volvieron a mostrar un alza superior a la de las erogaciones (53,0% vs 35,5%), acumulando 23 meses consecutivos en los que se sostiene esta tendencia. Como resultado de estos números, en los primeros cinco meses del año se alcanzó un superávit primario de $36.819 millones, aproximadamente 0,2% del PIB, lo cual representa una mejora de 0,5 puntos respecto a igual período de 2018.

En lo que hace puntualmente a la evolución de los ingresos, el crecimiento de los recursos tributarios (+55,2%) se vio favorecido por el aporte de los derechos de exportación, que registraron un crecimiento de 351%. De hecho, estos aportaron una cuarta parte del crecimiento total de los ingresos tributarios, impulsados por los derechos adicionales establecidos en septiembre de 2018, el alza del tipo de cambio, y los mayores volúmenes exportados vinculados a la normalización de la cosecha agrícola. Por otro lado, se registró también un incremento importante en el impuesto a las ganancias (52,7%), favorecido por los ingresos extra que aportó el revalúo fiscal, entre otros factores puntuales. El IVA y el impuesto a los débitos y créditos bancarios también presentaron variaciones significativas, con aumentos de 52,2% y 50,6% respectivamente.

Más allá de un comportamiento favorable por el lado de los ingresos, la contención del gasto primario sigue siendo clave en el proceso de consolidación de las cuentas públicas. En mayo, tanto los subsidios económicos como los gastos de capital presentaron una suba acotada (10,0% y 20,4% respectivamente). Entre los primeros sobresalió la desaceleración observada en los subsidios energéticos, que luego de haber crecido a un ritmo de 191% en los primeros cuatro meses del año, registraron en mayo un alza de 22,5%, reflejando el efecto sobre las cuentas públicas de los ajustes tarifarios que se llevaron a cabo en la primera parte del año.

Las prestaciones sociales, por su parte, se incrementaron un 38,4%, destacándose el aumento en la Asignación Universal para Protección Social (la anterior Asignación Universal por Hijo), que creció 70,7%, como resultado del aumento de 46% otorgado a cuenta de la movilidad de todo el año. En conjunto, el alza de 35,5% del gasto primario en mayo resultó equivalente a una contracción en términos reales de 13,8%, por lo que en el primer cuatrimestre del año la caída ajustada por inflación ascendió a 13,5%. De esta forma, para dicho período, el gasto primario acumula un descenso de 23% respecto a los máximos de 2015, situándose en los niveles más bajos desde el año 2010.

Banco Ciudad de Buenos Aires  
Presidente: Javier Ortiz Batalla
Economista Jefe: Alejo Espora  
Estudios Macroeconómicos y Sectoriales:  
Daniela Canevaro  
Esteban Albisu  
Francisco Schiffrer  
Luciana Arnaiz  
Juan Pablo Filippini 
Sarmiento 611 Piso 6 (C1005AAH)  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gentileza para 

Visto 144 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…