Imprimir esta página
Jueves, 11 Julio 2019 00:00

Los planetas se alinean, pero sigue el 'paso a paso' - Por Marina Dal Poggetto

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde el anuncio de la ampliación de Cambiemos un mes atrás, los planetas se alinearon para el Gobierno.

 

La señal de la Fed no sólo es de paciencia como en diciembre, sino que anticipa que bajaría las tasas de interés generando un aumento en la búsqueda de riesgo que revalorizó prácticamente el precio de todos los activos financieros, en particular los de países emergentes más dañados, como Argentina. En el último mes, el rendimiento en dólares de las Lecap alcanzó a 15%, el índice merval en dólares subió 29% y el riesgo país se redujo más de 200 pbs desde el pico de 1.000 pbs.

Si bien las preocupaciones por el riesgo de recesión siguen presentes a nivel global, el manejo de la agenda internacional por parte de Donald Trump carece de la diplomacia de sus antecesores, y la volatilidad sigue reaccionando a las noticias que van apareciendo, lo cierto es que en el interín los riesgos se han venido postergando y lo que vuelve a primar es la liquidez con la tasa de interés a 10 años de los bonos del tesoro de USA en torno a 2%.

Es esta combinación de liquidez con un cambio en el esquema de polarización que venía alentando el gobierno, lo que en las últimas semanas volvió a dar aire a la economía.

Los brotes verdes que habían aparecido en enero y febrero, que se marchitaron en marzo y abril y volvieron a aparecer en junio, se sostienen de la mano de los distintos dispositivos de impulso al consumo que viene llevando adelante el Gobierno. La convalidación de paritarias apuntando a que los salarios le ganen a la inflación, los subsidios directos a la compra de autos (Plan 0 Junio que se extendió a Julio) y fundamentalmente el impulso al crédito dirigido (Ahora 12 financiado con baja de encajes y Argenta financiado con desarme de depósitos de la ANSeS), empiezan a reflejarse en una mejora en las ventas, fundamentalmente de durables que se suma a la normalización de la cosecha y al impulso a algunos sectores que habían recibido una fuerte señal de precios con la devaluación.

Lo que parecía imposible, si no se generaba "confianza" frente a un esquema monetario y fiscal extraordinariamente rígido, empieza a tener efecto sobre el consumo de durables (los más afectados por la recesión), sobre la confianza del consumidor y las encuestas. No necesariamente sobre el PIB o las importaciones, dado el manejo de stocks con tasas de interés muy altas.

Los datos de inflación también mejoran en el margen. Nuestro relevamiento de precios para junio se ubica en 2,6% y los primeros datos de julio apuntan a un número más cerca de 2% que de 3%, llevando la inflación interanual a la zona de 53%. Todavía son números muy altos, sobre todo, cuando se tiene en cuenta que a diferencia de los primeros meses del año cuando las tarifas impactaban sobre los precios, en junio y julio prácticamente no hay aumentos en tarifas y la inflación core se ubica por sobre el nivel general.

Como venimos diciendo, atrasar el dólar es la única medida que permite en simultáneo impulsar el consumo y moderar la inflación. Si bien dista de ser un esquema consistente a mediano plazo, y sigue teniendo riesgos ciertos en el corto plazo si el mundo y/o las encuestas desvían el equilibrio, de momento ayuda y no poco.

Por lo pronto, a diferencia de enero y febrero, el BCRA se mostró mucho mas cauteloso en la baja en la tasa de interés. Por un lado, puso un piso de 58% durante todo julio y anunció que no compraría dólares aun si su precio toca la banda inferior congelada en $39,75 desde abril pasado. Esto alienta el carry que en alguna medida financia una todavía muy elevada formación de activos externos (fuga de capitales).

Por otro, anunció una baja de encajes permitiendo una compresión de spreads entre la tasa de interés de las Leliq y la de plazo fijos que, en simultáneo con la mayor competencia generada por la posibilidad de hacer operaciones vía internet sin disponer de una cuenta en el Banco, viene sosteniendo estas últimas en la zona de 48%.

Y de momento, el Banco Central no sólo no vendió dólares, sino que compró US$1.200 millones al Tesoro (poco más de un tercio de los que éste vendió al mercado para hacerse de pesos, los u$s 60 millones diarios que empezó a vender el 1ero de abril bajo la autorización del FMI), sino que además aumentó la posición compradora en futuros. La discrecionalidad para intervenir en el medio de las bandas conseguida en medio del pánico generado apenas el dólar empezó a flotar en marzo, más la venta de dólares del tesoro y ahora la liquidez global, ayudan.

¿Se sostiene? No es seguro. La incertidumbre electoral sigue jugando con un mercado que a pesar del viento de cola valúa en forma binaria el resultado electoral. Ex ante el riesgo país de la fórmula de Juntos por el Cambio es mucho menor que el riesgo país de Frente de Todos, y los precios de los bonos hoy asignan a la reelección una probabilidad mucho mayor a la paridad que muestran las encuestas.

La respuesta está asociada a si la dinámica financiera termina por convalidar el cambio de ciclo económico y tuerce el resultado electoral a favor de Juntos por el Cambio. O si por el contrario, la dinámica de las encuestas y/o el resultado de las Paso desfavorable al gobierno, obliga al BCRA a vender dólares para desacoplar el impacto del riesgo país sobre el mercado cambiario. Si la presión se sostiene, puede limitar la escalada del dólar, pero a costa de una mayor contracción monetaria que puede terminar chocando con el programa fiscal (si la recesión complica el resultado fiscal) y financiero (si además se complica el supuesto de roll over de la deuda de pesos y dólares).

Si bien cada vez falta menos, los escenarios múltiples para lo que resta del año se sostienen, y dejan un punto de partida distinto para quien tome las riendas en 2020. Paso a Paso.


Marina Dal Poggetto

Visto 155 veces
Marina Dal Poggetto

Latest from Marina Dal Poggetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…