Viernes, 12 Julio 2019 00:00

Marcos Peña, Nicolás Dujovne y Guillermo Dietrich continuarán, si gana Mauricio Macri - Por Marcelo Bonelli

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Presidente necesita un buen resultado en las PASO para mantener un elemento clave: la estabilidad del dólar.

 

Mauricio Macri ya empezó a evaluar el armado del gobierno, en caso de que gane en octubre. Está eufórico con los avances en las encuestas y dedicó algunas reuniones a pensar su futuro Gabinete, de obtener la reelección.

Tendría decidido algunas pocas, pero fundamentales cosas: Nicolás Dujovne continuaría como ministro de Hacienda.

Mantuvo hace unas semanas un diálogo íntimo sobre la cuestión con el Presidente. Macri lo interrogó: “¿Estás dispuesto a seguir?”. Dujovne respondió: “Vivimos la mala época, quiero vivir la buena que se viene”. Y reconfirmó: “ Yo sigo, si vamos por las reformas estructurales”. La conversación ocurrió antes del viaje a Osaka. El ministro reflejó su euforia, en su escala previa en Wall Street: dijo que Macri gana en primera vuelta y que se vienen las reformas pendientes antes de diciembre.

La continuidad de Dujovne implica otra cosa: Guido Sandleris seguiría en el BCRA. Guillermo Dietrich mantendría el Ministerio de Transporte y Marcos Peña sería ratificado como “zar” de la Jefatura de Gabinete. Andrés Ibarra -de extrema confianza- continuaría, y también lo haría Patricia Bullrich. Existen dudas en la Cancillería: Macri trabaja para incorporar a Juan Manuel Urtubey en ese ministerio, y lograr su apoyo en un -si hiciera falta- eventual ballotage. Sobre la continuidad del resto de los ministros hay dudas. Rogelio Frigerio será candidato a la prestigiosa presidencia del BID y está en duda Dante Sica.

Sica y el canciller Faurie ganaron espacio, después del cierre del acuerdo con la Unión Europea. Pero podrían acompañar en una nueva tarea -no de ministros- , vinculada a la implementación del convenio. Así, Macri sostendría la troika que maneja las decisiones de la Casa Rosada: el Presidente, Peña y Dujovne. Se mantendría el núcleo duro y la apertura a otras fuerzas, quedaría para ministerios menores. A excepción de la Cancillería.

Alberto Fernández no trabaja en el armado de un eventual gabinete. Repite en privado: “No tengo referentes económicos”. Habla con Guillermo Nielsen y con Emmanuel Álvarez Agis, pero su resistencia a blanquear esa situación obedece a una cuestión: no meter un tema urticante en medio de la campaña electoral. Existiría un acuerdo secreto entre él y Cristina, por el cual la ex presidenta armó -a su antojo- las listas y Alberto tendría amplitud para conformar un gabinete propio. Todos apuestan todo a polarizar. Fernández sabe que en un ballotage sus chances entran en zona de riesgo.

En cualquier caso, el Presidente necesita un buen resultado en las PASO, para mantener tranquilo un factor clave para su reelección: la estabilidad del dólar. En Wall Street decidieron apostar fuerte en el carry trade, porque en sus informes dicen que Macri va a reelegir. Están haciendo jugosas ganancias. En Manhattan tienen una “regla de oro” para manejarse con esta nueva bicicleta:

  • - Una diferencia de sólo 5 puntos entre Fernández y Macri, no alteraría las colocaciones en la Argentina.
  • - Una diferencia de entre 6 y 7 puntos, podría generar alguna inquietud.
  • - Una distancia mayor a 7 puntos, provocaría turbulencias.

Por eso Macri dio la orden de acelerar la campaña y lograr unas PASO con la menor diferencia de votos. Guido Sandleris le prometió a la Casa Rosada que tiene preparada una batería de medidas para el peor escenario. El BCRA podría vender dólares futuros por la friolera de US$ 6.000 millones. También puede activar las ventas al contado aprobadas por el FMI. El acuerdo fue técnicamente tan malo, que ahora el Central no puede salir a comprar billetes y fortalecer las reservas. Las de libre disponibilidad son de US$ 20.000 millones. El directorio del FMI aumentaría este viernes esa cifra en US$ 5.400 millones. La “alianza estratégica” de Macri con el Fondo facilita todo en Washington. Habría sido impensable tanta ayuda externa, sin una decisión clave: la intención de la comunidad política internacional de que Macri sea reelecto.

Las últimas encuestas privadas abonan ese camino. Pero en la intimidad de Olivos son muy cautos. María Eugenia Vidal pone paños fríos a tanta euforia: es realista. Porque los trabajos del “laboratorio Pro” son menos exitistas. Se trata de encuestas que sólo manejan Macri, Peña, Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Jaime Durán Barba. La información se conoce entre un puñado de hombres de negocios. Esos documentos internos concluyen que Cambiemos viene subiendo y puede terminar ganando. Pero que a un mes de la elección está 6 puntos - a nivel nacional- debajo de la fórmula Alberto-Cristina.

Los informes dicen que Rodríguez Larreta gana ampliamente con el 45 % de los votos en la lista con Macri. También afirman que María Eugenia Vidal triunfa sobre Axel Kicillof. Pero en la lista completa -incluyendo a Macri- Juntos por el Cambio estaría 6 puntos abajo.

Así se dividiría el voto - con la lista completa - en la provincia de Buenos Aires: en el primer cordón urbano el oficialismo pierde por unos 4 puntos. En la tercera sección la brecha llega a 10 puntos, pero en el interior de la provincia Macri gana por 7 puntos.

Ahora el “combo” daría una diferencia de entre 5 y 6 puntos a favor de Fernández a nivel nacional. Pero los “cinco grandes” de Cambiemos se entusiasman con un secreto: dicen que Alberto se mantiene estable y Macri viene subiendo y acortando en las últimas semanas. Esta información se conoce en los bancos de Nueva York. Este jueves, en Manhattan, la conducción de YPF tuvo un alivio: la jueza Loretta Preska no dio lugar a la petición de Burford de resolver, en una acción sumaria, su demanda por 3.000 millones de dólares.


Marcelo Bonelli

Visto 148 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…