Miércoles, 07 Agosto 2019 00:00

Apuntalan al dólar tras el lunes negro por la pelea EE.UU.-China - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Hay variantes importantes en la economía global. En Argentina suben las tasas como reaseguro para la calma cambiaria

 

Si algo está claro dentro y fuera del Gobierno a las puertas de las PASO es que la pelea entre EE.UU. y China lejos de ser coyuntural es por la supremacía mundial de los próximos 30 años entre la primera y la segunda economía del planeta.

Por tanto, habrá que acostumbrarse a los coletazos de esa disputa que bañará de problemas a los países emergentes.

Disminución del crecimiento mundial, caída del comercio y baja de los precios de las materias primas (muchos analistas apuntan al petróleo) son sólo algunas de las posibles consecuencias.

Por otro lado, Donald Trump ya elevó su crítica a la Reserva Federal (FED) por considerar que la baja de un cuarto de punto en la tasa de interés de referencia de la semana pasada es insuficiente para consolidar el crecimiento de los Estados Unidos.

Ahora, y después de la suba de aranceles para más importaciones chinas, los operadores financieros creen que, en la reunión del 17 de septiembre, la FED se verá obligada a bajar otro 0,25% la tasa para ubicarla en 2% anual.

Así la guerra comercial EE.UU.-China tiene para los países emergentes y para la Argentina en particular un doble efecto cruzado: una posible mejora de las exportaciones de productos primarios (aunque con el fortalecimiento del dólar a nivel mundial debilitando los precios) y un alivio ante la posibilidad de afrontar financiamiento más barato.

Una de las particularidades del mundo financiero actual, y que se profundizó en las últimas semanas, es que cada vez más países le ofrecen tasas de interés negativas a los ahorristas.

Así, si alguien colocaba ayer 100 euros en un bono del tesoro alemán a 10 años le ofrecían un interés de menos 0,52% anual. Le devolverían menos plata. O en otros términos, el inversor pagaría para que le tengan su dinero.

Pero no sólo se trata de Alemania. El listado de países que ofrecen tasas negativas en sus bonos al plazo mencionado es el siguiente: Suiza, Alemania, Holanda. Dinamarca, Japón, Austria, Finlandia, Suecia, Francia, Bélgica, Eslovaquia, Irlanda y Eslovenia. Si eso no se llama exceso de fondos y, por tanto, mercados con posibilidad de apalancamiento, vaya a saber cómo se denominará.

Para la Argentina ese ranking es comprometedor y más aún cuando se comprueba que Grecia paga algo más de 2% por colocar sus bonos. Y Brasil, 4,5% anual.

Un mundo sin inflación y con claros excedentes financieros presenta un desafío para el crecimiento global y una oportunidad para los emergentes, pero la Argentina parece estar lejos de poder aprovecharlo.

El dólar acá cedió posiciones después del lunes negro y el mayorista cerraba el martes en $45,30 con una baja de 0,42% respecto al día anterior y una suba de 1% en la semana.

El resultado generó alivio en el Banco Central, aunque el costo no fue menor: habían vendido dólares a futuro y subido la tasa de las Letras de Liquidez (Leliq) a 62,28% anual (viene de 59,60% hace diez días) ratificando la política de reducir la cantidad de pesos en circulación en el intento de que no vayan al dólar.

Aunque el Central tiene al dólar con freno de mano, en el último mes subió 8,3% dejando en claro que la inmovilidad cambiaria es imposible en tiempos preelectorales y más aún cuando soplan vientos arremolinados desde afuera.

En la visión oficial hay dos puntos a favor sobre una posible calma cambiaria en el cortísimo plazo: buena parte de los inversores extranjeros partieron y el proceso de dolarización ya se produjo.

Con esa base, el Gobierno aspira a que el mercado cambiario tenga un comportamiento similar al de los vecinos, en especial al real brasileño que viene moviéndose en forma menos volátil que el peso frente al ventarrón internacional.

Pero los reaseguros técnicos respecto del precio del dólar serán puestos a prueba de la sensibilidad política. Si bien esta semana está prohibida la publicación de encuestas sobre el posible resultado de las PASO del domingo próximo, los operadores suelen conseguir información privilegiada para adelantarse al escrutinio.

Como contrapeso está la idea de que el 11 de agosto votarán los argentinos y el 12 los mercados. Una pregunta obvia es si los operadores esperarán hasta el lunes o anticiparán sus decisiones de cartera.

Los asesores vienen sugiriendo prudencia desde hace semanas y las estrategias defensivas de los inversores grandes se acoplaron al "vuelo a la calidad" de los capitales del mundo que buscaron refugio en los bonos del tesoro de los Estados Unidos. La tasa de riesgo país en 888 puntos es un reflejo.

El bono del tesoro norteamericano a 10 a años de plazo rinde 1,708% anual, una tasa bajísima producto de que esos títulos fueron demandados con fuerza en los últimos meses.

Un detalle importante de la pelea EE.UU.-China es que China es el mayor tenedor a nivel país de aquellos bonos. Los chinos tienen 6% del total de los títulos de una Reserva Federal que, a su vez, sólo cuenta con el 12% de los bonos emitidos.

El cruce de las dos potencias se presenta como una constante para los próximos años con consecuencias imprevisibles sobre la economía global.

Sobre el caso argentino, el domingo a la noche empezará a escribirse otro capítulo cualquiera sea el resultado de las PASO en las que se medirán las fórmulas Mauricio Macri- Miguel Ángel Pichetto/ Alberto Fernández- Cristina Kirchner.


Daniel Fernández Canedo

Visto 108 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…