Viernes, 09 Agosto 2019 00:00

La frágil economía excede la incertidumbre política - Por Maximiliano Montenegro

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

En un marco de polarización total, elecciones PASO del domingo se han convertido para el Gobierno en una elección de "vida o muerte", que definirán en buena medida -como dice el propio Mauricio Macri- el "camino a octubre" de la economía y, en consecuencia, la probabilidad de ser reelecto o de dejar el poder.

 

La prolongación de la recesión, la fragilidad de la estabilidad cambiaria y la implosión del denominado "espacio del medio" terminaron por configurar la importancia del 11 de agosto.

Si los encuestadores no fallan esta vez en el trazo grueso y la polarización extrema se confirma, las fórmulas de Macri-Pichetto y Fernández-Fernández podrían acaparar cerca del 80% de los votos. Si fuera así, la matemática electoral indica que el 27 de octubre podría definirse la elección presidencial porque alguno de los candidatos superaría el 45%. Como antecedente, en agosto de 2015, el FPV y Cambiemos concentraron casi el 69% de los votos: 38,7% a 30,1%. Las PASO del domingo actuarían como primera vuelta.

Dentro de la Casa Rosada "esperan" un escenario en el que los Fernández estén como máximo tres o cuatro puntos arriba. Como ése es el escenario al que apuestan los "mercados" (los principales bancos de inversión), en el oficialismo creen que en ese caso hasta octubre se desplegaría una dinámica favorable: baja del riesgo país, estabilidad cambiaria, desaceleración de la inflación, mejora lenta tanto del consumo como de la actividad.

Por el contrario, admiten que, si los Fernández quedaran siete puntos o más arriba, ese resultado sería "difícil de dar vuelta en octubre". Por dos motivos. El primero, matemáticamente, en un escenario mucho más polarizado que en 2015, la probabilidad de triunfo de Alberto Fernández (superando el 45%) en octubre se multiplicarían.

El segundo, se dispararía un "circulo vicioso" en la economía: presiones sobre el dólar, venta de reservas del BCRA, suba todavía más de la tasa de interés, inflación firme y menor consumo.

No hace falta un análisis sofisticado para darse cuenta de que Macri se juega un pleno en esta elección, confiando en su laboratorio electoral.

Si el resultado del domingo lo "sorprende", seguramente deberá revisar toda su estrategia para llegar a octubre. En ese caso, por ejemplo, ¿sería sensato seguir diciendo que el principal candidato de la oposición es un "defaulteador serial" y que aplicará un cepo?

Según la consultora Macroview, tras las PASO, entre agosto y noviembre de 2015, en cuatro meses, el Banco Central de Cristina Kirchner, para evitar una devaluación, con cepo, vendió u$s 8000 millones con un dólar de $ 30 a valores actuales (aplicada la inflación desde entonces y descontada la inflación de EE.UU.), más u$s 15.000 millones en dólar futuro.

Hoy el dólar está arriba de $ 46 y hay menos pesos en circulación con qué comprar dólares. Es el argumento de Nicolás Dujovne y Guido Sandleris para garantizar estabilidad cambiaria hasta octubre.

Las "reservas netas" del Banco Central -descontado los depósitos privados en dólares del encaje bancario que se contabilizan como reservas, el swap de monedas con China, el préstamo del FMI para el fortalecimiento de las reservas y otros pasivos- suman unos u$s 16.500 millones. En teoría, el visto bueno del FMI para vender dólares de las reservas para calmar el mercado cambiario es sobre este monto.

Si se disparara por la "incertidumbre política" una mayor dolarización por atesoramiento, retracción de la oferta de los exportadores y corrimiento de una parte de los depósitos a dólares, ¿cuántas reservas estaría dispuesto a vender el Banco Central?, ¿a qué tipo de cambio?, ¿cuánto podría subir todavía la tasa de interés en lo que resta de la campaña electoral? y ¿cuál sería la reacción del FMI después de tres o cuatro semanas de ventas de reservas?

Entre septiembre y octubre, además, vencen más de u$s 5000 millones de Letes en dólares y otros u$s 6500 millones en bonos en pesos. Todo lo que no se renueve de esa deuda de cortísimo plazo, con vencimientos ya en el próximo Gobierno, habría que pagarlo con reservas. Nadie en el Gobierno quiere imaginarse lo que sería vivir la experiencia de ese "camino hacia octubre".

Ahora bien, si Macri lograra el domingo una buena elección, si la moneda siguiera en el aire, es evidente que tampoco el tránsito hasta la primera vuelta sería por una cómoda autopista.

La incertidumbre política es uno de los factores de la coyuntura económica, como también lo es la "volatilidad internacional". El tercer factor es la fragilidad económica del "plan llegar".

Salvo en el campo, la economía real de los centros urbanos seguirá fría en los próximos tres meses. Tres datos imposibles de revertir en tan poco tiempo lo confirman: en el último año, según la Secretaría de Trabajo, se perdieron 168.700 empleos asalariados formales.

El salario real se redujo 12% en 2018 y acumula una caída de otro 3% en los primeros cinco meses del año. El crédito al sector privado (personales, prendarios y tarjetas de crédito) lleva 15 meses de caída, con una contracción de 35% en términos reales.

El derrumbe del crédito al sector privado es la contracara de la Leliq, que el BCRA coloca a los bancos para que le entreguen los pesos de los depósitos, en lugar de prestarlos, y no den vuelta así en otras manos con el riesgo de que corran al dólar.

Esa dinámica es insostenible más allá del corto plazo: la tasa de las Leliq de nuevo arriba del 63% (con una la inflación proyectada para los próximos 12 meses de 30/33%, una tasa real de alrededor de 30 puntos) y los bancos pagando a los pequeños depositantes arriba del 50%.

Si la tasa sigue en 60% este año, el BCRA "pagará" $ 615.000 millones de interés de las Leliq, emitiendo más Leliq. O alguien logra recrear la confianza de los argentinos en el peso, o los ahorristas tarde o temprano se darán cuenta.

¿Cuál es el plan del próximo presidente (sea Macri o Alberto) para recuperar esa confianza y bajar fuerte la tasa de interés?

No será tarea sencilla para ninguno: son dos candidatos presidenciales a los que los argentinos con ahorros, dada la "historia reciente", desconfían.

De ser reelecto, Macri cargará en la mochila con el impacto que generó en los ahorristas en pesos la mega devaluación del último año. Mientras que Alberto Fernández, si bien ya estaba fuera del Gobierno, deberá lidiar con el recuerdo del cepo al dólar que aplicó Cristina Kirchner en su segundo mandato.

Maximiliano Montenegro

Visto 181 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…