Lunes, 26 Agosto 2019 00:00

Deuda: Alberto F., entre Hamilton y Rodríguez Saá - Por Guillermo Laborda

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

En 1790, Alexander Hamilton, el primer secretario del Tesoro norteamericano, hizo su Informe sobre Crédito Público que le había solicitado el presidente George Washington.

 

La deuda ascendía u$s 80 millones, sumando los pasivos externos, domésticos y la deuda de los estados. Los ingresos ascendían a sólo 5 millones de dólares por aranceles o tributos y sólo servían para cubrir los gastos de operación del gobierno. Los tenedores de bonos habían pasado la deuda a especuladores. No tenía crédito externo y el papel moneda que emitía el Congreso Continental carecía de valor. Hamilton, de 32 años, hizo una fuerte defensa del pago de las deudas y asumió la de los estados para construir la reputación de la nación en lugar de defaultearla. Lo criticaron por pagarle a especuladores. Hizo una simple pero brillante argumentación: en tiempos de emergencias la joven nación debería salir a pedir prestado; en tiempos de guerras las necesidades podrían ser mayores. Para pedir dinero en buenos términos o bajas tasas a futuro, era necesario mantener el pago de las deudas. Estados Unidos hoy debe mucho a Hamilton. Es el país que puede endeudarse más barato o por mayores montos en el planeta.

Por las declaraciones que viene efectuando Alberto Fernández, el candidato que apunta a ganar cómodamente las elecciones del 27 de octubre, se puede asumir que está más cerca de Hamilton que de Adolfo Rodríguez Saá. Pero al sentarse en el sillón de Rivadavia encontrará altas necesidades de financiamiento, acceso limitado a los mercados, economía en recesión y una posición fiscal comprometida. Pero siguiendo a Hamilton, peor será no pagar vencimientos. Sufriría nuevamente todo el país (Nación, provincias, empresas, personas) y por varios años otra cesación de pagos. Cuando se resta la deuda con el Fondo Monetario Internacional y la deuda con el ANSES, se llega a que Argentina adeuda casi 50% de su PBI. No es impagable. Hay que saber moverse.

En las conversaciones de Guillermo Nielsen con hombres del mercado financiero, el economista destaca que "la voluntad de pago es total". Habla de canje de deuda voluntario de bonos para extender vencimientos. Para evitar malos entendidos, el lenguaje de los candidatos debería evitar palabras que comiencen con "re", como restructuración, "reprofiling" u otras que pueden aludir a decisiones unilaterales de la Argentina. Después del 27 de octubre o a lo sumo tras el 10 de diciembre, Alberto Fernández viajaría con su equipo económico a Nueva York para calmar inversores.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, es quien tiene que transitar el camino hasta las elecciones presidenciales. Son nueve semanas. Esta semana vencen u$s 1600 millones en Letes. Juega a favor del flamante ministro que ya en 2008-2009, en el Banco Central con Martín Redrado, pasó días de stress financiero por la crisis internacional y salida de depósitos y dólares. Precisamente Redrado criticó el accionar del BCRA el día después de las PASO, desde un punto de vista técnico dado que se dejó subir al dólar en una jornada de escaso volumen, tan sólo u$s 500 millones. Podía haber intervenido más el BCRA, poco monto, limitando así el pánico post PASO. La relación del economista con Alberto Fernández es muy buena dado que se conocen desde los ´90 cuando uno era Superintendente de Seguros y otro presidía la Comisión Nacional de Valores. Pero no hubo ni hay ofrecimientos. Tampoco deseos de hacerse cargo de una economía que caminará con un precipicio a sus costados.

Uno de los fantasmas que asustan a inversores es el ingreso de La Cámpora al gobierno y su posible injerencia en las decisiones económicas. Puede ser un error comparar los últimos años de Cristina Fernández de Kirchner con lo que pueda suceder si ganara las presidenciales Alberto Fernández porque La Cámpora estará en otras tareas. Se estima que hay 16.000 cargos por cubrir entre la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires. Si se restara la Ciudad, dado el posible triunfo de Horacio Rodríguez Larreta, son 13.000 los puestos. Es para el Guinness de los récords. Son secretarios, subsecretarios, directores, titulares de empresas o bancos públicos, entes de control…La obesidad del Estado argentino hace que quienes ganen elecciones tengan dificultades en cubrir puestos aun incluyendo a militantes.

La Cámpora tiene a la provincia de Buenos Aires con Axel Kicillof. También a Mayra Mendoza en Quilmes, quizás a Juan Debandi en Tres de Febrero y a Anabel Fernández Sagasti en Mendoza. No va a tener demasiados candidatos para cargos nacionales dado que asumirán en provincias o municipios. Los fantasmas estarán ocupados en otras áreas.

Comenzó la visita de la misión del FMI. No debería haber problemas con su desembolso. Caso contrario, todos pierden: Macri, Alberto Fernández de ganar elecciones, y el propio staff del FMI. Lacunza ya anticipó que cumplirá las metas trimestrales. Quizás la mayor pérdida que deja la salida de Nicolás Dujovne del Ministerio de Hacienda es su estrecha relación con el Tesoro norteamericano, con el secretario Steven Mnuchin. Son semanas en que ese contacto de whatsapp cobra más relevancia.

Las amenazas en estas nueve semanas son por ejemplo declaraciones estilo Felipe Solá proponiendo desdoblamiento del tipo de cambio o una Junta Nacional de Granos. Son más, los de Solá, mensajes buscando llamar la atención al "head hunter" de Alberto Fernández, "busca cargo", que propuestas a aplicarse. Es como el que levanta la mano en el área a la espera del centro. También vienen más movimientos en la Justicia. Se estima que Julio de Vido pasará a prisión domiciliaria, aunque hay quienes ven en esa decisión una mano invisible del gobierno para alertar en plena campaña lo que sucedería si pierden elecciones.

La marcha del sábado sirvió para reforzar equipo de campaña oficial. La reversión del resultado de las PASO es casi como aguardar un milagro. Más cuando se toma en cuenta que quienes no votaron el 11 de agosto son mayormente jóvenes, que no son propensos a votar a Macri precisamente. "Hay que exorcizar más al votante de Alberto que buscar a nuevos votantes" confiesan en Casa de Gobierno.

La situación hoy de la Argentina es casi como lo que se está viendo en una escena de "La odisea de los giles" y la reacción de los espectadores. En tiempos del corralito, en la película, un personaje sostiene: "no podemos estar peor que esto". Y la platea estalla en risas.

Guillermo Laborda

Visto 95 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…